Miercoles, 23 de Octubre del 2019

Exhiben negociazo de Grúas Jesús en Tecamachalco solapado por autoridades (FOTOS)

Lunes, 07 Octubre 2019 01:29
Exhiben negociazo de Grúas Jesús en Tecamachalco solapado por autoridades (FOTOS)

La empresa controla el arrastre de vehículos en las carreteras estatales y federales del Triángulo Rojo desde Tecamachalco gracias al soborno que da a policías federales, estatales y municipales, además de trabajadores de la Secretaría de Movilidad y Transportes

Carlos Rodríguez / Tecamachalco

@Diario_Cambio



(—Primera de tres partes—)


Grúas Jesús es una de las empresas más denunciadas por corrupción y cobros excesivos en Tecamachalco y los municipios del Triángulo Rojo que opera en complicidad con personal del Ayuntamiento de Marisol Cruz García, Fiscalía General del Estado (FGE), corporaciones policíacas de los tres niveles de gobierno y Secretaría de Movilidad y Transportes (SMT).


Productores, comerciantes, empresarios y particulares son víctimas a diario de cuotas colosales que pagan a diferentes empresas de arrastre de vehículos en el municipio de Tecamachalco. Los afectados no tienen dónde denunciarlas ya que todas las corporaciones policíacas están involucradas en dichos abusos.


Mientras que las empresas grulleras reciben millones de pesos en ‘jugosas’ ganancias, reparten ‘moches’ que les permiten seguir trabando bajo un sistema de corrupción que nadie ha frenado desde pasadas administraciones estatales y municipales.


Las empresas grulleras


En Tecamachalco están instaladas cinco empresas de trasporte y arrastre que cubren varios municipios del Triángulo Rojo, entre las que destacan el duopolio de Grúas Bolaños y Grúas Jesús, estas dos se disputan el servicio en carreteras estatales y federales con otras tres más pequeñas: Grúas Tecamachalco, Grúas Oscarín y Grúas Luna.


Las empresas Grúas Jesús y Grúas Bolaños son las que más denuncias tienen por supuestos cobros excesivos que alcanza hasta los 120 mil pesos por unidad sólo por el servicio de arrastre, pero los afectados también tienen que pagar el inventario y los días que permanece su vehículo en el corralón.



El tiempo que permanezcan las unidades retenidas depende de las autoridades, quienes autorizan la liberación que puede llevar días, meses y hasta años; en algunos casos el pago de los servicios supera el valor total de cada del automóvil, cuyos afectados prefieren dejarlas abandonadas en los corralones, donde luego son desmantelados para su venta en partes.


Grúas Jesús, entre las más corruptas y abusivas


La empresa Grúas Jesús cuenta con tres corralones, uno cerca de un conocido hotel, el segundo cerca de la carretera federal Puebla-Tehuacán, en el barrio de San Juan, y el tercero en la matriz instalada en la Avenida 9 Poniente número 1507, entre 15 y 17 Sur, en el barrio de San Sebastián.


Jesús Peralta Fuentes es el propietario de Grúas Jesús, pero antes de dedicarse a este negocio durante muchos años trabajó como ayudante de Alfredo Bolaños.


Después de trabajar como grullero migró a la Unión Americana, durante cinco años laboró como indocumentado donde logró una amasar una pequeña fortuna. A su regreso a Tecamachalco abrió un negocio de venta e instalación de audio para automóviles sobre la Avenida 9 Poniente, en el barrio San José.


Fuentes cercanas a Peralta Fuentes informaron a CAMBIO Regionales que tuvo un acercamiento con su ex patrón Alfredo Bolaños C y decidió invertir en esa empresa que estaba en quiebra, pero los negocios salieron mal por un supuesto fraude y rompieron relaciones.


Jesús Peralta, conocido como ‘El Jessie’, pretendía poner su propio negocio de arrastre y traslados de vehículos pero la inversión era millonaria y su capital no era suficiente. De manera extraoficial se sabe que se integró a una banda de huachicoleros en Tecamachalco encabezada por Miguel Ángel N, alias ‘El Pantera’, donde su fortuna creció con la distribución y venta ilegal de combustible extraído a ductos de Pemex en el poliducto Minatitlán-México.


Después del supuesto plagio de su hermano y su cuñado, quienes también estarían vinculados a la banda de huachicoleros, ‘El Jessie’ decidió retirarse de las actividades ilícitas.


El 29 de mayo del 2017 Miguel Ángel N, alias ‘El Pantera’, antiguo patrón de ‘El Jessie’, fue asesinado en la junta auxiliar de San Mateo Tlaixpan, perteneciente al municipio de Tecamachalco.


En ese mismo año, Jesús anunció su negocio de Traslados y Arrastres en Tecamachalco con razón social Grúas Jesús, llevándose a algunos trabajadores de Grúas Bolaños e hizo un convenio con el ex presidente municipal Inés Saturnino López Ponce.


Hasta la fecha se desconoce el número de unidades con las que cuenta Grúas Jesús, sin embargo algunas camionetas con las modificaciones necesarias para su funcionamiento de arrastre y traslado oscilan los dos millones de pesos.


Convenio con alcaldesa


El 4 de diciembre del 2018, a un mes y medio del inicio de la administración de Marisol Cruz García, sus mismos empleados del Ayuntamiento denunciaron que el dueño de Grúas Jesús le habría pagado 45 mil pesos a la alcaldesa por la exclusividad en el arrastre de vehículos infraccionados e involucrados en hechos de tránsito en el municipio.


El monopolio ya no sólo era de la empresa Bolaños, sino que entró a la competencia Grúas Jesús, quienes devoran con los servicios a las otras empresas de grulleras entre las que están: Óscarin, Tecamachalco y Luna, además de otras ‘pirata’ que funcionan en el municipio.


Los negocios y conflictos crecieron cuando CAMBIO Regionales dio a conocer el supuesto convenio entre Cruz García y Grúas Jesús, por lo que el convenio de exclusividad fue suspendido. Elementos de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad municipal recibieron órdenes de sus mandos de sólo ocupar el servicio para asuntos municipales a la empresa Grúas Oscarín.


El 8 de abril del 2019 CAMBIO Regionales nuevamente exhibió los actos de corrupción de servidores públicos de la administración de Cruz García, donde publicó imágenes que exhiben al comandante de la Policía municipal, Jesús Andrade Beristain, recibiendo ‘moches’ de la empresa Grúas Óscarín.



Tras el escándalo se destapó una ola de corrupción que involucró al director Héctor Hugo Hernán Ricalde Hernández y el comandante Jesús Andrade Beristain, mandos de Seguridad Pública de Tecamachalco, donde también salió a relucir que cobraban a empresarios, proveedores de cerveza, refresco y abarrotes por el servicio de vigilancia, protección y custodia de transporte de carga; como resultado, ambos mandos fueron cesados de sus cargos.


Involucran a corporaciones de los tres niveles de gobierno


Desde las quejas y denuncias que han realizado empresarios y particulares afectados por cobros excesivos en los servicios de las empresas de grúas, autoridades federales y estatales iniciaron las investigaciones sobre las corporaciones y servidores públicos involucrados en abusos y actos de corrupción.


Detectaron que Agentes del Ministerio Público de Tecamachalco, personal y policías de Investigación reciben sobornos por parte de las empresas de grúas por exclusividad en la contratación de servicios, incluso para acelerar o atrasar la liberaron de vehículos que están a disposición por asuntos legales.


También detectaron negocios de corporaciones policíacas de los tres niveles de gobierno, entre los que están involucrados elementos de la Policía federal División Caminos, Policía estatal y Vialidad del Estado, mismos que cuentan con el contacto directo con las empresas de trasporte de arrastres y traslados.



Información proporcionada a CAMBIO Regionales señala que cuando localizan vehículos abandonados con reporte de robo en territorio de Tecamachalco u otros municipios del Triángulo Rojo, también cuando localizan bodegas clandestinas donde hallan vehículos almacenados, buscan al mejor postor para el arrastre.


El modo de operar es el siguiente: los oficiales se comunican con las empresas grulleras, dan detalle de la cantidad de vehículos recuperados y cada empresa ofrece un 'moche' por cada unidad. La empresa que ofrece más dinero es la elegida para dar el servicio.


Trascendió que por cada unidad las corporaciones policíacas federales, estatales o municipales reciben entre cinco a 20 mil pesos, según modelo y número de los vehículos transportados.


El dinero que pierden de los ‘moches’, que las empresas de grúas pagan a los elementos policíacos, son cargados a los dueños de las unidades para liberar y recuperarlas.


Corrupción alcanza a Secretaría de Movilidad y Transporte


Ante el aumento de empresas grulleras y corralones en Tecamachalco, la Secretaría de Movilidad y Transportes (SMT) también le entró al ‘negocio’, según trabajadores de las empresas de arrastre.


Actualmente los grulleros se reparten por horas los servicios en carreteras federales y estatales, es decir las 24 horas del día son divididas entre las distintas empresas para tener derecho a dar el servicio a vehículos. Se instalan en puntos específicos de la autopista Puebla-Orizaba, carreteras federales y estatales en espera de que algún vehículo sea infraccionado o se involucre en algún accidente.



En caso de que no se utilice el servicio de la grúa, las autoridades obligan a los infractores de pagar cantidades de entre dos mil a seis mil pesos sólo por el arribo al lugar donde fue solicitado el servicio, argumentando que es por el concepto de pago de gasolina.


Para esto, los grulleros también se ‘mochan’ con el personal de la SMT para no perder su derecho a las guardias en las carreteras del Triángulo Rojo.


 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico