Lunes, 23 de Septiembre del 2019

Helicopterazo fue inusual, pero pasarán semanas o meses antes de conocerse las causas: SCT (FOTOS)

Jueves, 24 Enero 2019 02:10
Helicopterazo fue inusual, pero pasarán semanas o meses antes de conocerse las causas: SCT (FOTOS)

El helicóptero AgustaWestland 109S en el que viajaban la gobernadora Martha Erika Alonso, el senador Rafael Moreno Valle y tres personas más, cayó de cabeza con un ángulo invertido de 60 grados, formando un cráter donde se enterró la cabina de tripulantes, reveló el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT),  Javier Jiménez Espriú.

Carlos Cózatl

@cr_cozatl



A un mes del accidente aéreo en el que perdieron la vida la ex gobernadora de Puebla, Martha Erika Alonso, su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, y tres personas más, las autoridades federales aún no consiguen explicar las causas que originaron el siniestro, donde la única certeza con la que cuentan es la forma 'inusual' en cómo cayó la aeronave, lo cual ha dejado más dudas que respuestas.


Durante una rueda de prensa, el titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Javier Jiménez Espriú, informó que aún no se cuenta con una línea de investigación ‘sólida’ acerca de los acontecimientos del pasado 24 de diciembre, por lo que no se puede especular con lo que pasó aquel día; sin embargo, no descartó ninguna hipótesis.


Lo que pudo explicar fue que a sólo 10 minutos de su despegue, la aeronave se precipitó al vacío en 15 segundos, desde 10 mil pies de altura, cayó de picada, impactándose con los terrenos de cultivo en la zona de Santa María Coronango, en un ángulo de 60 grados, lo que ocasionó que terminara con las hélices debajo de la nave, quedando la cabina sepultada en un ‘cráter’.


¿Qué pasó el 24 de diciembre?


El pasado 24 de diciembre, de acuerdo con la versión oficial y la bitácora del viaje, una aeronave partió del helipuerto de  la Torre Ejecutiva de Las Ánimas, en dirección a la Ciudad de México. En la misma viajaban la entonces gobernadora del estado, Martha Erika Alonso, el senador Rafael Moreno Valle, el asistente personal de éste, Héctor Baltazar, y los pilotos Roberto Coppe y Marco Tavera, como parte de la tripulación.


Con un clima ‘ideal’ para la aeronavegación, el helicóptero AgustaWestland 109S, con matrícula XA-BON, inició su vuelo con comunicación con la Torre de control del Aeropuerto Internacional de Puebla, marcando hora y lugar de destino, partiendo aproximadamente a las 14:30 horas.


Tan sólo a 10 minutos de su despegue, la aeronave se precipitó al vacío en 15 segundos, desde 10 mil pies de altura, cayendo de picada.


La Torre de control del Aeropuerto de Puebla intentó comunicarse hasta en nueve ocasiones con el piloto, sin embargo, nunca recibió respuesta, por lo que iniciaron su búsqueda en la zona.


Testigos que presenciaron el siniestro llegaron al lugar del impacto para tratar de rescatar a las víctimas, de las cuales se supo su identidad con la confirmación del presidente Andrés Manuel López Obrador a través de redes sociales, sobre el deceso de los servidores públicos y sus acompañantes.


En realidad, no lo sabemos: peritos


Un día antes de que se cumpliera el mes del ‘accidente’ aéreo, durante una rueda de prensa, el subsecretario de Transportes, Carlos Morán Moguel, señaló que las pesquisas continúan, pero ya no en el lugar de los hechos, pues ya fueron recopiladas las partes más importantes de la aeronave y que se mantuvieron almacenadas en un hangar del Aeropuerto Internacional de Puebla, bajo resguardo de la Fiscalía General del Estado (FGE).


“Hubo un evento lamentable y encontramos el helicóptero en una posición especial, cayó casi verticalmente con el rotor principal hacia el suelo, hubo una vuelta. No sabemos cuál fue la causa, si fue una falla de uno de los componentes o una maniobra del piloto, o una situación meteorológica”, señalo el titular de la SCT.


En este lugar, los representantes de las diferentes comisiones internacionales de Canadá, Italia, Estados Unidos y la Asociación Europea, que ayudaron con los peritajes, reconstruyeron en un 80 por ciento la aeronave, sin contar el fuselaje, para poder determinar las causas del desplome, situación que no lograron.


“En realidad no lo sabemos”, fue la explicación que los peritos dieron al subsecretario Morán Moguel, antes de embalar las hélices del helicóptero, que serán analizadas en distintos laboratorios especializados. El rotor principal y sistemas de transmisión a Italia, los motores a Canadá y a Estados Unidos, los actuadores lineales y la DAU.


Por esta situación, Jiménez Espriú, aseguró que dar una hipótesis  o especular sobre los hechos del pasado 24 de diciembre sería una ‘irresponsabilidad’, por lo que esperarán a que los dictámenes finales de cada país lleguen para ser incorporados al expediente de la Dirección de Aeronáutica Civil, que será la encargada de dar el dictamen final, el cual podría tardar algunas semanas o hasta meses.


Empresa SAASA contaba con documentación en regla


A pesar de que la empresa Servicios Aéreos del Altiplano SA de CV (SAASA), propietaria del helicóptero AgustaWestland AW109S desapareció 24 horas después del desplome de la aeronave, de acuerdo con los datos del  secretario de la SCT, Javier Jiménez Espriú, ésta contaba con toda su documentación en regla, al igual que la aeronave.


“La empresa tenía sus certificados vigentes y en orden”, dijo Jiménez Espriú, sin revelar si la empresa propiedad de los hermanos Torre Mendoza está siendo investigada tras su comportamiento sospechoso, al eliminar cualquier rastro de su existencia y operar, al menos durante sus primeros años de vida, en San pablo Apetatitlán, Tlaxcala, donde las autoridades municipales no cuentan con ningún registro de ella y su domicilio es el mismo que ocupa la empresa Ecoindustrias San Rafael.


Asimismo, el funcionario federal aseguró que la aeronave, matrícula XA-BON, contaba con dos mil 74 horas de vuelo, permisos en regla, al igual que su mantenimiento por parte de la empresa Rotor Flight Services, asentada en el Aeropuerto de Toluca.


FGE, sin información de las necropsias


Luego de que Javier Jiménez Espriú detallara que los resultados de las necropsias están en poder de la Fiscalía General del Estado (FGE), durante una rueda de prensa, el encargado de despacho negó tener los resultados.


“El médico forense es una entidad que no depende de la Fiscalía General del Estado (FGE), pero hemos estado recibiendo todos estos dictámenes y como los vayamos recibiendo los iremos compartiendo con la Federación”, recalcó el funcionario estatal, señalando que el entregar los resultados depende del Tribunal Superior de Justicia (TSJ).


En cuanto a sus actividades en la zona de impacto, la dependencia aseguró que recogió declaraciones de varios pobladores de la zona, de las cuales, de acuerdo con la información del gobierno oficial, sólo uno de los entrevistados relató que vio fuego en la aeronave antes de caer en ‘picada’.


 

  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico