Tuesday, 18 de May de 2021


Si yo fuera Blanca, Lastiri, Doger, Zavala, Lalo, Tony o Rafa




Written by 

Alguien alguna vez dijo que la minigubernatura poblana de 2016 no le interesaba a nadie, después otro magistrado en política repercutió que la buena no era la de ese año sino la de 2018, así la absurda idea fue creciendo como bola de nieve al grado que hoy la hicieron tan grande que creen que sólo a un idiota le interesaría relevar a Rafael Moreno Valle. O sea que le hacen fuchi.

No hay que estar tan seguros de esa dispepsia política. Veamos. Si yo fuera Juan Carlos Lastiri me interesaría que el minigobernador fuera Juan Manuel Vega Rayet, si fuera Blanca Alcalá querría que la presidiera Víctor Giorgana, si fuera Enrique Doger apostaría por Jorge Ruiz Romero, si fuera Javier López Zavala impulsaría a Gerardo Mejía, si fuera Eduardo Rivera me gustaría para José Antonio Díaz García y si fuera Tony Galy o el gobernador la querría para Jorge Aguilar Chedraui.

 

 

La brevedad del minigobierno del desdén no debilita ninguno de los proyectos aquí referidos; y me refiero al de Lastiri, Blanca, Doger, Zavala, Eduardo y al de Moreno Valle y Gali, al contrario, los robustece en sus posibilidades de ser mandatarios de 6 años. Torpes serían si se olvidaran de la elección de 2016 para aferrarse a la de 2018.

 

 

Una cosa es que los jefes de los proyectos muestren indiferencia, amnesia y apatía por suceder al mandatario en turno y otra muy distinta que no les interese. Por eso mismo no debe extrañarnos que en los tiempos venideros comiencen a levantar la mano los enviados de corto tiempo a Casa Puebla. Y deben hacerlo, al destape del primero de ellos, porque en la medida que se rezaguen concederán ventajas al oponente.

 

 

Para términos prácticos puede deducirse que el grupo político que logre ganar la minigubernatura de un año ocho meses tiene la oportunidad de ampliarlo a casi ocho si se mantienen unidos. Pero mientras son peras o manzanas, todos ellos, sueñan con encabezar un periodo administrativo de gobierno más largo que el de Moreno Valle. Júrelo.

 

 

Aunque habrá que tomar en cuenta un defecto del ser humano. El ejercicio del poder suele proyectar a las personas tal y como son. Los que fueron amigos pueden dejar de serlo. Y lo que se construyó puede destruirse para edificar algo nuevo. Todo está en que el enviado al minigobierno no desconozca a su jefe como ha ocurrido. Andrés Manuel López Obrador desconoció a Cuauhtémoc Cárdenas como jefe de gobierno del DF, Marcelo Ebrard a López Obrador y Miguel Ángel Mancera a Ebrard. Aquí en Puebla Enrique Agüera le jugó rudo a Enrique Doger en la BUAP y Mario Marín a López Zavala en la elección de 2010.

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus