Wednesday, 17 de July de 2019


¿Con quién irá el PRD en 2015?




Written by 

Pronosticar con qué partido se aliará el PRD en 2015 es riesgoso. Los perredistas afines al gobernador Rafael Moreno Valle se encuentran felices, porque por primera vez creen estar en la posibilidad de aliarse con el PAN o el PRI en las federales venideras; ya les gustó el modelo de alianzas y de remuneración económica y, lógico, por ahí quieren seguirle, pero no, el funcionamiento de la política a conveniencia local suele no ser tan ingenua.

Lo ocurrido la semana pasada con el PRD y el PRI para aprobar la reforma hacendaria fue una señal divina en los cielos del perredismo morenovallista, tan fue así que hicieron correr la especie de que ahora competirán contra el PAN de la mano del priismo con el afán de mostrar que pueden aliarse con quien quieran, ignorando críticas bisoñas sobre ética y moralidad. Cantinfleando el asunto habría que decir que sí pero no.

 

 

Simplemente desde el inicio de esta semana ya se habla de que el PRD regresará al regazo del PAN en la misma Cámara baja, ahora para rechazar la iniciativa de Seguro de Desempleo y Pensión Universal de Enrique Peña Nieto. Y de confirmarse esta nueva conducta bipolar, ¿ahora qué connotación o significado le darán los perredistas morenovallistas al entreteje nacional? Que dice mi mamá que siempre no.

 

 

Casi veo a Eric Cotoñeto, el dirigente del Sol Azteca en Puebla, relamiéndose los bigotes y saboreándose la alianza con uno u otro partido como buen tianguista de la política. Sin embargo la realidad suele ser distinta a la fantasía, incluso a veces cruel. Si analizamos brevemente lo que ocurre en las altas esferas del perredismo con la disputa por la dirigencia nacional, nos daremos cuenta que la probabilidad de que el PRD vaya solo o aliado en 2015 depende en gran medida no de los “Cotoñetos” sino de quién releve a Jesús Zambrano.

 

 

Echemos un vistazo. Son tres los que aspiran a asumir el partido por ahí de marzo del año entrante: Carlos Navarrete, Marcelo Ebrard y Carlos Sotelo. De los tres el que podría oponerse a las alianzas es uno: Ebrard, por su proyecto de 2018. A los otros dos, ciertamente, no les importaría establecer acuerdos políticos y económicos con el PAN o con el PRI, porque lo suyo es el pragmatismo, no por nada pertenecen a Nueva Izquierda.

 

 

Pero en caso de que Marcelo llegase a adjudicarse el liderazgo nacional del Sol Azteca y decidiera la soledad para las federales, me parece que el perredismo poblano sería de los más raspados del país, no por el grado que tienen de presencia en el estado sino porque se sabe que Cotoñeto y sus secuaces se echaron a dormir en la hamaca con la comodidad de que el gobernador les resuelve todos sus pendientes partidistas a través de las alianzas. Ya se verá en marzo para dónde jalará el perredismo local, que debe estar haciendo changuitos para que no sea Marcelo.

 

 

 

Rate this item
(1 Vote)
comments powered by Disqus