Friday, 26 de April de 2019

Por las entrañas del poder
Con la misma lenteque retrataron a Israel Pacheco hace unos días, con esa misma lente deberíamos retratar a otros líderes sindicales de Puebla y del país que lucran con la vida laboral y biológica de aquellos a los que representan. Israel Pacheco puede servir de cátedra universitariay hasta de sermón de un cura para ejemplificar lo que no debemos ser como sociedad. ¿Por qué? Porque la suya es una historia de excesos, mentiras, nepotismo y complicidades políticas que rayan lo absurdo.
Miércoles, 02 Abril 2014 00:00

El premio del 2016 lo dará el PRI en el 2018

La muy probable razón de por qué un priista de abolengo estaría dispuesto a ser candidato a la gubernatura en 2016 es obvia, aunque haya muchos que no la vean o no la entiendan, porque aquel que se sacrifique ese año casi seguro repetirá en 2018, y eso es algo que no se ha dicho, pero que se esparcirá como el polvo en cualquier momento
Inició la aventura. Cuando se cumplan los primeros cien días de Tony Gali como presidente de Puebla se habrán cumplido también los primeros cien de su proyecto de llegada a la gubernatura de 2018. Dicen, los filósofos de banqueta, que lo difícil es empezar y que lo que venga despuéssiempre serámenos complicado. Y puede ser, a lo mejor, sin embargo en el caso de Tony esos cien días es evidente que no le suman sino que le restan a su meta gubernamental.
Hasta este día la minigubernatura de 2016 tiene, cuando menos, dos hercúleos tiradores del lado del PRI (sin considerar a Tony Gali­ cuyo corazón priista a veces lo traiciona). Uno, Enrique Doger Guerrero. Y dos, Blanca Alcalá Ruiz. Y se sabe que están haciendo amarres en el inframundo político. Y se sabe que le andan talachando duro a ras de suelo. Y se sabe que están haciendo compromisos con mengano y perengano. Y hacen bien. Y se les aplaude por entrones. Y por demostrarque no son egoístas.
El embrollo en el que se metió el consejero electoral Víctor Cánovas Moreno no merece ningún análisis reflexivo ni sesudo sino más bien una porción abundante de adjetivos calificativos. Y explico. Por más vueltas jurídicas que se le dé al tema, irremediablemente regresa uno al mismo punto de partida, ¡cómo es posible que tipos como él que se supone son auténticas chuchas cuereras, científicos del engaño y mapaches legendarios cometen babosadas de semejante magnitud!
Miércoles, 19 Marzo 2014 02:53

Dementes o amantes del peligro

La valentía de abrir tantos frentes como sea posible no es recomendable porque trae consigo múltiples riesgos. Y si observamos detenidamente los frentes que ha abierto el gobierno poblano y el PAN en los últimos días nos daremos cuenta que son más de los que pueden controlar si alguno de ellos, o varios, se salieran de curso.
La designación de Héctor Antonio Alcudia Goya como vocero del gobierno de Puebla es un movimiento de ajedrez. No es un capricho, un invento ni una ocurrencia en el área de comunicación. Tampoco una tontera. Rafael Moreno Valle quitó a Fernando Alberto Crisanto y puso a este señor para enfrentar y mitigar el escándalo de Oceanografía que le enloda desde los tobillos hasta el cuello.
Miércoles, 05 Marzo 2014 02:11

¡Pues te la comes!

Como chamacos malcriados están tratando a los priistas poblanos. Aaah no se ponen de acuerdo en quién sea su nuevo dirigente estatal, bueno pues para que se les quite les seguimos dejando a su Coco, Pablo Fernández del Campo. Nuestra madre nos lo hizo alguna vez, no te gusta la sopa, ¡pues te la comes!
Lo que está pasando en Puebla en cuestiones políticas es digno de observar y analizar. Un gobernador que a futuro significa un peligro al gobierno peñista es un gobernador al que apremia debilitar e incluso, dependiendo de qué grupo se quede con el PAN nacional, eliminar. De momento con disminuir su fuerza es suficiente, con acotar su operación es preciso y con golpearlo es conveniente.
En Puebla se tenía la idea de que Enrique Peña Nieto y Rafael Moreno Valle eran grandes amigos. Se sabía que alzaban las copas juntos en sus ratos felices y que utilizaban sus apócopes en vez de los nombres de pila para comunicarse entre ellos, uno le decía Quique y el otro le contestaba Rafa, y que los ja, ja, ja, de los entrañables carnales inundaban los espacios de la residencia oficial de Los pinos. Eso se decía.
Todos tienen un Chapo que meter a la cárcel. Enrique Peña Nieto ya metió al suyo, pero ¿y los demás? La iglesia, por ejemplo, pudo hacerlo con los padres Maciel y Nicolás Aguilar, y no lo hizo; el PAN, PRI y PRD pueden hacerlo con los legisladores, alcaldes y gobernadores corruptos y tampoco lo hacen; y los mandatarios estatales en funciones, pueden meter a su Chapo en sus antecesores ladrones o en algunos integrantes de su gabinete y se abstienen de hacerlo.
Lunes, 17 Febrero 2014 00:00

Lo que sea de cada quien, ay la lleva

Rafael Moreno Valle es un tipo listo. Su estrella es brillante y de seguir alumbrando con la misma intensidad de ahora no se dude que pueda lograr el propósito de convertirse en candidato presidencial para 2018. Los que le conocemos en Puebla le sabemos sus muchos defectos, sobre todo egocéntricos, pero él como sus asesores de imagen están sabidos que lo importante no es como lo veamos nosotros sino como lo vea y lo compre el resto del país.
Miércoles, 12 Febrero 2014 00:00

Ciego, sordo y agachón

Podríamos decir que Eduardo Rivera Pérez fue un alcalde incomparable y que se extrañará su relevo en la presidencia municipal de Puebla, pero no es cierto, la verdad es que fue un alcalde timorato, falto de carácter y sin personalidad para convivir con el Ejecutivo estatal que le tocó alternar por caprichos del destino. Fue vergonzoso ver como en su primer Grito de Independencia lo ningunearon en Palacio Municipal sin que se ofendiera.
Lunes, 10 Febrero 2014 00:00

Los enemigos de mi enemigo son mis amigos

Que aparezca Fernando Manzanilla tomándose un café en los portales de Puebla no es novedad, que lo haga en el estadio Cuauhtémoc echándole porras a La Franja tampoco, que lo vean sentado en una banca del parquecito del Carmen saboreando un riquísimo helado de Amaretto con nuez sería hasta cierto punto habitual, pero resulta insólito verlo arropado por los enemigos políticos de Rafael Moreno Valle e incluso discrepa de muchas de las razones por las que rechazó ser diputado.
René Juárez Cisneros, “El Negro”, encueró a un priismo corrupto y pecador, a un priismo que se vende y se entrega por dinero, a un priismo desleal con su partido y sus partidarios, a un priismo traidor y mercenario, a un priismo prostituto y padrote, y no conforme con exhibirlos en su propia cara todavía le aplaudieron y vitorearon, en palabras coloquiales los nalgueó y los vareó, sin el menor rubor priista. A eso se le llama estilo de ataque.
Por más que el gobernador Rafael Moreno Valle y el presidente Eduardo Rivera Pérez se esfuercen en declarar que Puebla es un estado seguro y libre de violencia y narcotráfico, la verdad es que después de la balacera en el bar La Patrona la sociedad piensa exactamente lo contrario, es decir, ahora ya compara el olor de la Puebla del mole y los dulces típicos y la del cuerno de chivo y la R15.     En lo que va del sexenio morenovallista no había ocurrido algo así, por eso habrá que observar el comportamiento de la Puebla de antes y después de las armas automáticas de grueso calibre. ¿Cuál fue la reacción del gobierno? La estamos viendo. El presidente municipal negó la presencia del crimen organizado y luego la acepto. El gobernador refirió La Patrona como un acontecimiento aislado y luego reforzó el tema mediático de la seguridad con espectaculares, boletines y gráficas.     Sin embargo la circunstancia les juega en contra tanto al gobernador como al presidente pues el atentado pudiendo haber ocurrido en alguna de las tantas avenidas secundarias ocurre en La Juárez y, por eso, lleva implícito un mensaje retador, temerario e incluso de divulgación que cualquier persona puede descifrar sin necesidad de ser policía, detective o perito en temas de seguridad.     Las noticias que el poblano ha recibido desde que se desató la guerra contra el narcotráfico, lo mismo en Monterrey que en Michoacán, en Tamaulipas que en Veracruz y en el Distrito Federal que en Guerrero, han sido similar al del bar La Patrona, comandos armados que disparan a quemarropa en establecimientos y negocios y que después desaparecen sin dejar rastro.     Ellos como autoridad, Moreno Valle y Rivera Pérez, hacen bien en llamar a la calma y al sosiego pero la percepción que la gente tiene de su entorno es más fuerte que cualquier afirmación gubernamental anexada con palabra de caballero. Los asaltos a cuentahabientes bancarios, el secuestro, el robo a casa habitación, los asesinatos, los ejecutados y las experiencias de despojo a plena luz del día con lujo de violencia, fueron coronados la semana pasada con la sorpresiva aparición de los cuernos de chivo en el corazón mismo de la ciudad.     Las declaraciones del gobernador y del alcalde de Puebla en referencia a la balacera en La Patrona y su redoble mediáticoen temas de seguridad contradicen su forma de ver las cosas, proyectan nerviosismo, preocupación y hasta se atreven a advertir que no tolerarán la presencia de grupos de autodefensa, cuando eso sólo ocurre donde las autoridades ya fueron rebasadas por el crimen organizado y no creo que sea el caso de Puebla. ¿O qué saben ellos, que no sabemos nosotros?