Miercoles, 23 de Octubre del 2019

Morena, la fuerza política que implosiona: todos contra todos

Domingo, 23 Diciembre 2018 19:25
Morena, la fuerza política que implosiona: todos contra todos

El partido de izquierda es la ‘cenicienta electoral’ al convertirse en la primera fuerza política en Puebla, pero esta es una historia que no perfila un final feliz, ya que al tomar el poder, la institución evidenció una marcada ruptura entre bases y advenedizos

Berenice Martínez

@bereymar



Morena se convirtió en la primera fuerza política en Puebla, pues ganó los ayuntamientos más importantes del estado y 22 de 26 diputaciones locales; sin embargo, al tomar el poder evidenció rupturas entre las bases y ‘arribistas’, como Luis Miguel Barbosa, cuyo objetivo es adueñarse del partido a través de sus incondicionales Gabriel Biestro y José Juan Espinosa. Asimismo, hubo pleito con los militantes de la base, como Claudia Rivera Vivanco, alcaldesa de Puebla. Además, hasta el momento el partido no tiene dirigente estatal.


La pugna interna quedó al descubierto después de la elección del primero de julio, cuando Gabriel Biestro obtuvo la diputación plurinominal y debió dejar la dirigencia estatal antes del 15 de septiembre, fecha en que ingresó al Congreso del Estado. Pero tuvieron que pasar tres meses para que el Comité Nacional de Honestidad lo obligara a presentar su renuncia.


Morena abrió las puertas a ciudadanos sin partido, ex militantes del PAN, PRI y PRD (como Barbosa y la actual regidora Rosa Márquez), que en febrero pasado hicieron largas filas para registrarse y ser elegidos candidatos a diputados locales o presidentes municipales, aunque no todos fueron salpicados por la ola de Andrés Manuel López Obrador.


El hoy presidente de la República hizo ganar a casi todos, desde José Juan Espinosa, Claudia Rivera -actual alcaldesa de Puebla-, Karina Pérez de San Andrés Cholula, Felipe Patjane -empresario y actual edil de Tehuacán-, hasta a Luis Alberto Arriaga, incondicional de Espinosa que ganó la alcaldía de San Pedro Cholula. A pesar de ello, no hizo triunfar a Barbosa, el candidato fallido que quiere volver a competir por la gubernatura en la elección de 2024.



Barbosistas vs claudistas


El pleito al interior de Morena lo encabeza la presidenta nacional Yeidckol Polevnsky, quien clavó su espada en contra de la presidenta municipal de Puebla en la asamblea informativa que el 16 de diciembre organizó Barbosa. Ahí evidenció su furia con la morenista, pues la llamó ‘arrastrada’ e ‘inexperta’ por haber acudido a la toma de protesta de la gobernadora Martha Erika Alonso.


La lideresa escucha, como aseguran en el partido, al candidato fallido que se ha enemistado con una centena de morenistas de base, entre ellos Edgar Garmendia y Claudia Rivera, que quieren a toda costa mantener al instituto político como movimiento, sin grupos internos ni arribistas como José Juan Espinosa, quien busca desestabilizar con descalificaciones.



Morena, la fuerza política que se implosiona


La ola ‘lopezobradorista’ se observó el 8 de febrero cuando casi mil personas se registraron por los 217 ayuntamientos y por una curul en el Congreso del Estado. En la fila se encontraron Claudia Rivera, Paola Migoya, Violeta Lagunes, Laura Cid, Rosa Márquez y Libertad Aguirre, estas dos últimas son actualmente regidoras del ayuntamiento de Puebla.


Sin embargo, sólo una mujer ganó la candidatura en una ‘sospechosa’ encuesta que hasta la fecha no es pública. En el trayecto por la presidencia municipal hubo descalificaciones de Migoya contra Rivera, incluso en redes sociales se emprendió una campaña de desprestigio contra la segunda al cuestionar su orientación sexual.



Derrota de Barbosa fracturó a Morena


La derrota de Miguel Barbosa colapsó a Morena, pues comenzaron las descalificaciones entre José Juan Espinosa y Yeidckol Polevnsky contra Rivera, el diputado federal del PES, Fernando Manzanilla, que llamó ‘incontrolable’ a Espinosa y Biestro, quien se deslindó de las críticas y ataques del diputado local del PT contra la alcaldesa capitalina.


Desde febrero a la fecha, el partido ‘lopezobradorista’ en Puebla ha evidenciado su fractura interna desde quienes acusaron a Biestro y Barbosa de vender candidaturas en municipios e inflar el padrón de militantes, a pesar de que el registro fue suspendido en todo el país el 19 de agosto por instrucciones del CEN con el fin de evitar infiltrados. 



Biestro se aferra al cargo: lo deja tres meses después


Gabriel Biestro se negó por tres meses a dejar la dirigencia estatal de Morena, pues desde el 15 de septiembre debía dejar el cargo, pero fue hasta el 4 de diciembre que por fin presentó su renuncia, obligado por la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia.


Su argumento era que Yeidckol Polevnsky le había pedido seguir en la presidencia del partido hasta que designara a un delegado, sin embargo, el Consejo Estatal se impuso y el 2 de septiembre eligió al secretario general Edgar Garmendia como dirigente interino, quien hasta la fecha no es reconocido por la líder nacional morenista. 


Garmendia contra Biestro


Biestro inició la disputa con Garmendia, apoyado por Barbosa, quien se autonombró líder moral de los morenistas, pero no de las bases como Claudia Rivera, Saúl Papaqui, Laura Cid y Abelardo Cuéllar por mencionar algunos.


El repudio hacia el ex candidato revivió el 16 de diciembre cuando dejó entrever que quería competir otra vez por la gubernatura en 2024, por lo que aglutinó a organizaciones para disfrazar su candidatura permanente con recorridos por el interior del estado.



Mamá de Claudia en Secretaría de Morena


Con la renuncia de la actual diputada Leonor Vargas a la Secretaría de Organización del partido, Eloísa Vivanco, mamá de Claudia Rivera, se apuntó para ser la sucesora por el método de prelación, dado que es la suplente de la legisladora.


No obstante, el nombramiento de esa Secretaría está en el tintero, igual que los titulares de Diversidad Sexual que dejó Rivera; de Derechos Humanos, que presidía Margarito Rojas Parra, quien ingresó al gobierno municipal, así como el sustituto de Carmen María Palma Benítez, quien es regidora y ocupaba la Secretaría de Difusión y Propaganda en Morena.



Armenta vs Barbosa, la anulación que no fue


En el escenario hipotético de que el TEPJF anulara la elección de gobernador, morenistas como Alejandro Armenta, José Juan Espinosa, Gabriel Biestro y Héctor Alonso se apuntaron para ser considerados como gobernador interino. Entre ellos, el apellido que más sonó fue el de Armenta, pero para candidato a gobernador en caso de que los comicios se anularan, lo cual no ocurrió.


Cuando su nombre ocupaba columnas periodísticas, Armenta repitió una y otra vez que nunca le quitaría la candidatura a Barbosa, pues aseguró que si hubiera querido habría arrebatado aspiraciones a diputaciones federales, locales y gubernatura pero en el PRI, su antiguo partido político.