Jueves, 05 de Diciembre del 2019
Jueves, 18 Octubre 2018 04:15

¿Equilibrio de Poderes?

¿Equilibrio de Poderes? Escrito Por :   Luis Antonio Godina

La titular de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga, compareció ante el pleno de la Cámara de Diputados, con motivo de la glosa del sexto informe de Gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.


 

Y lo que menos ocurrió en la sesión de los diputados fue el análisis del informe de Gobierno.

 

Los legisladores pudieron haber preguntado sobre la Política Nacional de Vivienda, los resultados del Registro Agrario Nacional, los subsidios a fondo perdido del Fonhapo, los créditos de Fovissste o Infonavit, el Programa de Rescate de Espacios Públicos, los apoyos a organizaciones productivas o a mujeres, los cuartos rosas, en fin, los programas que la Sedatu desarrolla.

 

Pero eso no ocurrió. Los diputados decidieron utilizar su tiempo para acusar a la secretaria de corrupción, de contratos irregulares con base en los documentos de la Auditoría Superior de la Federación publicados por un medio de comunicación.

 

Las cámaras del Congreso son espacios democráticos donde lo que debe prevalecer es el debate y la exposición de ideas, todo enmarcado en condiciones de respeto y equidad.

 

Así han sido siempre los debates, las comparecencias de los funcionarios del Ejecutivo, los trabajos legislativos.

 

Ayer vimos un escenario diferente. La presidenta en turno de la Mesa Directiva, Dulce María Sauri Riancho, dio a conocer un dato al cerrar la comparecencia; habían hecho uso de la palabra 100 diputados.

 

La Cámara de Diputados es un contrapeso del Poder Ejecutivo, tiene facultades de investigación, cuenta con una comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación, por lo que no es necesario aplastar a un funcionario del Ejecutivo con 100 intervenciones de legisladores.

 

Lo deseable es que el Poder Legislativo ejerza su poder sin aspavientos, con responsabilidad y profesionalismo, y los legisladores profundicen en los temas, se empapen de conocimientos y cuestionen con bases al Ejecutivo.

 

Lo de ayer fue un ejercicio largo que no sirvió para obtener información, fueron ocho horas de argumentos, y en las últimas dos la secretaria Robles sólo escuchó, pues ya no podía hacer uso de palabra.

 

Las comparecencias pueden mejorar su formato porque son un ejercicio de transparencia y rendición de cuentas, los funcionarios del Ejecutivo deben llegar sabiendo que serán cuestionados y con la información en la mano, y los legisladores deben prepararse para preguntar.

 

Sólo así tendremos mejores Poderes de la Unión y un mejor sistema democrático.

 

comments powered by Disqus