Miercoles, 23 de Octubre del 2019
Miércoles, 07 Noviembre 2018 03:15

Democracia

Democracia Escrito Por :   Luis Antonio Godina

Las elecciones de ayer en Estados Unidos nos permiten ilustrar que los electores castigan y premian a los gobiernos, gobernantes, políticas públicas.


 

Al momento de escribir este texto, las encuestas señalaban que la Cámara de Representantes tendría mayoría demócrata, y el Senado mantendría una mayoría republicana.

 

De confirmarse los pronósticos, podríamos ver –en Estados Unidos— un gobierno dividido que, en claro contrapeso, se oponga a las decisiones del presidente Donald Trump.

 

Y es que el que los demócratas obtengan mayoría en la Cámara de Representantes no es un dato menor.

 

Desde ahí podrán combatir las políticas que consideren equivocadas o dañinas para su país del presidente Trump.

 

Y es que la democracia entrega a los ciudadanos la posibilidad de elegir a sus gobernantes, pero también la de arrepentirse de lo hecho, de cambiar el sentido del voto, de optar por una opción distinta, de castigar políticas públicas que se consideren dañinas para el país.

 

En democracia, hay gobiernos que cuentan con mayorías en sus órganos legislativos y hay los que tienen minoría.

 

Las teorías en torno a qué gobierno es mejor, si uno con control total, u otro con contrapesos, abundan.

 

Lo cierto es que la democracia entrega el poder a los ciudadanos y son ellos los que, con la fuerza de sus votos, deciden el rumbo de una nación. Si consideran que el rumbo por el que van es erróneo, simplemente votan por corregirlo y apoyan a una fuerza política distinta, a un candidato diferente.

 

Hoy, los triunfadores de una elección no pueden sentirse confiados o con un respaldo eterno.

 

Los votos obtenidos en una jornada electoral son, pasado el tiempo, un simple dato estadístico, porque lo que va a contar para el futuro son los resultados y la conducción de una nación.

 

Nada más, pero nada menos.

 

comments powered by Disqus