Viernes, 14 de Agosto del 2020
Lunes, 09 Abril 2018 03:06

La carrera por la gubernatura de Puebla está pareja y no otra cosa

La carrera por la gubernatura de Puebla está pareja y no otra cosa Escrito Por :   Jose Zenteno

Una encuesta electoral es mucho más compleja y profunda que la sola lectura de la intención de voto. El talento y compromiso del encuestador cuentan mucho a la hora de descifrar los factores que inciden realmente en la decisión de voto de los ciudadanos. Por eso siempre reclamo que los encuestadores ‘nacionales’ vienen a provincia, hacen las encuestas que alguien les contrata, publican la parte de sus trabajos que interesa a sus clientes pero eluden explicar el contexto que ellos leen a través de sus investigaciones y que dan lugar a sus resultados. Creen que en provincia sus datos son verdad absoluta e incuestionable por el sólo hecho de llevar su logotipo en la portada de un periódico.


Nuestra filosofía es diferente. Cada vez que MAS DATA publica una encuesta nos jugamos el prestigio ganado durante años y en múltiples elecciones. Por eso procuramos cuidar todos los detalles desde el diseño del cuestionario y la muestra, hasta el análisis y la interpretación de los resultados. Con esa consciencia es que hacemos nuestro trabajo sin importar el nombre del cliente o la circunstancia política en que nos toque trabajar. Y sí, siempre damos la cara por nuestros datos, los explicamos y hasta el momento no hemos fallado.

 

Hoy publicamos nuestra segunda encuesta de la temporada electoral del 2018 en el estado de Puebla. En este nuevo estudio utilizamos un cuestionario que nos permita dar seguimiento al utilizado en la encuesta de diciembre pasado, en el que incorporamos variables que a nuestro juicio nos ayudan a explicar buena parte de la conformación de las preferencias electorales. Veamos algunos resultados.

 

Variables del contexto político y social

 

La cercanía al exgobernador Rafael Moreno Valle es uno de los factores que inciden en la decisión de voto. En diciembre del 2017 el 18.1 por ciento de los encuestados prefería a un candidato a gobernador que fuese cercano al ex gobernador, en marzo de 2018 la proporción se redujo a 14.8 por ciento, una pérdida de base electoral de 3.1 por ciento para el grupo en poder. Mientras que quienes votarían por alguien que NO sea cercano al ex gobernador Moreno Valle pasó de 57.7 por ciento en diciembre pasado a 60.2 por ciento en marzo, un incremento del 2.5 por ciento.

 

Cuando preguntamos por el género del candidato que preferirían los informantes, encontramos que la preferencia por una candidata mujer se redujo casi 5 puntos, al pasar de 23.2 por ciento en diciembre a 18.4 por ciento en marzo. La preferencia por un candidato del género masculino se mantuvo estable al subir solo 0.6 por ciento. Los que se declararon indiferentes al género del candidato pasaron de 57.9 a 61.2 entre diciembre y marzo.

 

Los ciudadanos que prefieren a un candidato capaz de combatir la delincuencia o uno que sea capaz de generar oportunidades económicas son prácticamente los mismos en ambas encuestas. En este aspecto encontramos que la mitad se inclina por la agenda económica  −44.0 por ciento de los informantes−, mientras que la otra mitad elige el combate a la delincuencia  −42.9 por ciento−. 

 

Variables del contexto electoral

 

Es innegable que el PAN ha pagado los costos de los ataques que recibió su candidato a la presidencia de la República, Ricardo Anaya. La proporción de informantes que dijo identificarse con Acción Nacional se redujo significativamente ente diciembre y marzo, al pasar de 15.8 a 7.4 por ciento. El PRI también perdió algo de su base al pasar de 10.9 en diciembre a 9.3 por ciento en marzo. En contraparte, los identificados con MORENA crecieron de 9.0 a 12.5 por ciento en el mismo periodo. Los ciudadanos independientes que no se identifican con algún partido político aumentaron en forma significativa al pasar de 57.5 a 64.9 por ciento en 4 meses.

 

La intención de voto para gobernador del estado por partidos políticos, sin candidatos, también tuvo cambios importantes. El PAN perdió 7 puntos de intención de voto como partido al pasar de 16 a 9 puntos, el PRI se mantuvo con 10 puntos de preferencia y MORENA creció de 12 a 15 puntos. Estos cambios pueden deberse a factores nacionales como el fortalecimiento de la candidatura de Andrés Manuel López Obrador y el debilitamiento de Ricardo Anaya, al igual que a otros factores domésticos como al matrimonio que une a la candidata Martha Erika Alonso con el ex gobernador Rafael Moreno Valle.

 

El rechazo a votar por el PRI sigue siendo el más alto entre los partidos existentes al alcanzar el 28.6 por ciento de la muestra. El segundo partido más rechazado es el PAN con 7.9 por ciento de las menciones, seguido por MORENA con el 5.9 por ciento. Observamos una disminución del rechazo a todos los partidos políticos, en este aspecto el PRI tiene un respiro ya que le disminuyó en 8 puntos el porcentaje de informantes que jamás votarían por ese partido para gobernador del estado de Puebla. A pesar de que se redujo el rechazo al tricolor, ello aun no se traduce en un incremento de las preferencias por ese partido ni por su candidato.

 

La mención espontánea del nombre de quién le gustaría a los informantes que fuese el próximo gobernador del estado de Puebla es un empate entre los 3 candidatos más importantes. Martha Erika Alonso obtuvo 6.8 por ciento de menciones, le sigue Enrique Doger con 4.2 por ciento y Luis Miguel Barbosa con 3.4 por ciento. Es importante notar que en conjunto apenas suman 14.4 por ciento de menciones espontáneas, lo que demuestra un bajo posicionamiento de los 3 candidatos y también de sus campañas que apenas duraron 11 días.

 

Como ya hemos comentado en otras ocasiones, en MAS DATA utilizamos el método de boleta y urna simuladas para recoger la preferencia electoral. Nosotros no presionamos a los informantes para que nos revelen una preferencia y por supuesto tampoco inducimos ningún tipo de respuesta. En esta encuesta nos manifestó una preferencia el 47.2 por ciento de los informantes, de los cuales el 15.8 por ciento dijo que votaría por Luis Miguel Barbosa, candidato de MORENA, PT y Partido Encuentro Social, el 14.4 por ciento por Martha Erika Alonso de Moreno Valle candidata del PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Pacto Social de Integración y Partido Compromiso por Puebla, y el 12.0 por ciento por Enrique Doger, candidato del PRI. Le siguen Alejandro Romero candidato del Partido Nueva Alianza con 1.9 por ciento y Michel Chain con 0.9 por ciento. El 2.1 por ciento manifestó que anularía su voto.

 

En términos estadísticos los 3 candidatos de arriba de la tabla se encuentran en rango de empate técnico ya que la diferencia entre el puntero y el tercer lugar es de apenas 3.8 puntos porcentuales, equivalentes 171 mil votos. La variación más importante la encontramos en las preferencias de Martha Erika Alonso de Moreno Valle, quien vio reducida su intención de voto en 3.7 puntos, mientras que Luis Miguel Barbosa captó esos votos al subir 3.3 puntos, todo ello en el periodo de diciembre de 2017 a marzo de 2018. Las variaciones son lógicas si analizamos el escenario político en que se ha desarrollado la competencia por Casa Puebla: una gira de 5 días de Andrés Manuel López Obrador que ocupó buena parte de atención de los 11 días que duró la precampaña y un arranque errático de la candidata oficial que dedicó muchos tiempo a dar explicaciones de por qué se quitó el apellido de casada. Mientras que el candidato del PRI aunque minimizado por sus adversarios, conserva una base electoral que le permite competir y estar al acecho para ganar espacio en las preferencias ciudadanas.

 

Mañana continuaremos con el análisis de las variables y algunas conclusiones que extraemos de esta encuesta.

comments powered by Disqus