Sábado, 20 de Julio del 2019
Viernes, 16 Noviembre 2018 01:53

El lenguaje de la Estrategia para la Seguridad y la Paz

El lenguaje de la Estrategia para la Seguridad y la Paz Escrito Por :   Yaxa Michel

Lo que el equipo de transición de AMLO presentó el miércoles pasado por la tarde fue la línea comunicacional para vender la Estrategia para la Seguridad y la Paz. Recuerde, todo esto es lo que se dice, cómo se comunica, no lo que se hace en realidad.


 

Aparentemente, el objetivo es generar la sensación de que el gobierno de AMLO atenderá el tema de inseguridad con una perspectiva “humanista”, no bélica, con valores y de raíz.

 

El cambio de la línea discursiva es fundamental: los términos de guerra se sustituyen por los de paz. No es lo mismo dedicarte a perseguir criminales que a la construcción de la paz; ni mucho menos a hacerle la guerra al crimen organizado; aunque en los hechos tu trabajo sea el mismo.

 

Muchos filósofos a lo largo de la historia han abogado por el uso del lenguaje como herramienta para alcanzar la paz. Diversos psicólogos y neurocientíficos confirman que con tan sólo modificar el lenguaje se puede generar bienestar. AMLO lo sabe, ha sido un maestro en aprovechar y usar el lenguaje a su favor; y la Estrategia para la Seguridad y la Paz no es la excepción.

 

El lenguaje moldea las percepciones y el comportamiento. Imagínese, con este cambio en el lenguaje vamos a pasar de una guerra entre un mexicano defendiéndose de otro mexicano, a la negociación a favor de la convivencia pacífica de todos los mexicanos. Visto así, pues lo segundo es más deseable. A lo mejor en los hechos se siguen haciendo las mismas cosas, sólo que ahora se van a contar diferente.

 

Lo paradójico del asunto es que, al mismo tiempo, veremos coexistir un lenguaje que divide entre ‘fifís’ y ‘chairos’, pobres y privilegiados, pueblo y élite; y el lenguaje de la paz que implica la búsqueda de la emancipación humana, la dignidad, el respeto y la inclusión. Así que no se sienta mal si de repente se siente bipolar, esquizofrénico o confundido.

 

El lenguaje es hipócrita. Seguramente lo aprendió desde la primaria, cuando la niña favorita de la maestra actuaba muy linda frente a ella y nada más se daba la espalda la maestra le daba un pellizco o un pisotón. El lenguaje de la paz puede ser negativo si de facto se perpetúan las injusticias. Pero ojo, los medios y la oposición jugarán un papel fundamental en brindarle realidad a los dichos.

 

En términos periodísticos y de medios, se sabe que la guerra vende más que la paz. Las noticias sobre enfrentamientos, tragedias de pérdida y muerte tienen mayor cobertura. ¿Será que las acciones para la construcción de la paz tendrán menor cobertura?

 

La vieja escuela política siempre le apostó a que, si los medios no cubrían una nota, si una nota no se publicaba, entonces pasa desapercibida y no existió. Le apostaban ¿o le apuestan? a que al disminuir la cobertura de notas sobre inseguridad, “guerra contra el narco”, feminicidios, etcétera, se genera una falsa sensación de que las cosas mejoran, de que se disminuye la inseguridad, de que los pocos casos que se reportan son aislados.

 

Entonces hay que tener cuidado con el discurso oficial de paz. Los medios no deben hacer que la paz adquiera un valor inapelable. Se requiere que sean lo más objetivos, críticos y neutros en el lenguaje; ya que si usan el lenguaje de paz pueden coadyuvar en la construcción de un discurso y una historia que en los hechos sigue siendo la misma que la de la guerra.

 

comments powered by Disqus