Lunes, 14 de Octubre del 2019
Viernes, 17 Agosto 2018 02:39

¡Es niñaaaaaaaaaaa!

¡Es niñaaaaaaaaaaa! Escrito Por :   Jose Luis Ramirez

Advertencia: El contenido de esta columna es vulgar, machista y grosero. En esta ocasión no hablaré de ningún asqueroso político, ni de ningún medio de comunicación, ni mucho menos de algún movimiento wannabe  de esos que se dan en Puebla.


 

Hace exactamente ocho meses recibí una de las mejores noticias que no olvidaré en la vida. Saliendo del gimnasio se me ocurrió la grandiosa idea de ‘caerle’ a mi novia de sorpresa a su casa (aunque esa sorpresa estaba disfrazada de lujuria y pasión).

 

Toqué la puerta y luego le chiflé, tardó un poco en abrirme y salió con cara de que había pasado algo, le pregunté si todo estaba bien y me dijo ¡sí! Y luego un –oye (todos los ‘oye’ van disfrazados de noticias que son capaces de apagar la libido, aunque no me importaba porque ya quería encuerarme de todas formas) de repente me enseñó una prueba de embarazo (anteriormente había librado como 50), pero ésta tenía dos rayitas y como 30 minutos después su papá llegó con una prueba de sangre que confirmaba lo que ya sabía: ¡Estaba embarazada y el pequeño embrión juguetón ya llevaba cuatro semanas!

 

Aún seguía pensando cosas pecaminosas, pero por un momento recordé Brasil 2014 y #noerapenal. El tiempo se paró, pude escuchar el verdadero silencio, las manos me sudaron y en cinco segundos lo primero que le pregunté a mi novia fue Ok ¿En qué escuela [email protected] vamos a meter?

 

De inmediato supe que mis gustitos de comprarme tenis LeBron, visitas semanales a Mix Up, gastar 100 pesos en pan de dulce y acabármelos en una noche habían terminado. Era hora de volverme una persona responsable con ese embrión que ya llevaba un mes jugueteando en la panza de mi novia, así que mis quincenas las comencé a dividir en utensilios para el embrión, gastos para el parto, consultas, medicinas y 300 pesos mensuales para jugar Progol todos los días (por cierto visiten www.tipsters.com.mx)

 

Ser papá no es nada fácil, mucho menos cuando lo primero que preguntas es ¿a qué escuela lo vamos a meter? Y fue ahí cuando decidí no contarle nada de nuestro bebé a nadie, es más, ni mi mamá sabía que hoy va a ser abuela. Ahora yo tendría que hacerme responsable de todo y estaba solo porque quería, pero era hora de volverme un padre responsable, nada de que recurriera a mi familia o a mis amigos para que me ayudaran. Hoy el 55 por ciento de mi dinero va para los gastos de un bebé, cuido más mis tenis, me uní a la cuenta familiar de Spotify y sólo compro 30 pesos de pan de dulce.

 

Para el cuarto mes de embarazo la bebé ya tenía su bañera, un shampoo ricitos de oro, jabones con olor a bebecito, pomada para sus nalgas y estaba por completar lo del parto, cuando una mañana de sábado a mi novia le diagnosticaron desprendimiento de placenta y amenaza de aborto -jamás había visto llorar a una mujer como lo hizo ella y sentir tanta impotencia- así que la tomé de la mano, le dije que todo iba a estar bien, fuimos a consulta y le recetaron mil cosas (es más, sólo recuerdo la palabra progesterona dando vueltas por mi cabeza una y otra vez) ¿les había comentado que esa quincena sólo tenía dos mil pesos porque nada de esto estaba en nuestros planes? Esa misma noche esos dos mil pesos desaparecieron en medicamentos y sólo quedaron 20 pesos que utilicé para jugar Progol y como sacado de un cuento de hadas me gané  mil 800 pesos (la foto la guardo con cariño en mi Instagram).

 

Mi consejo es: nunca tengas amenaza de aborto y si la tienen jueguen Progol.

 

Los meses pasaron y todo se acomodó casi a la perfección, el embrión libró el peligro, pero mi novia no la pasaba tan bien; desde la miss Carmen que me daba clases de catecismo nunca había visto que a una mujer se le saliera el empeine del zapato. Hay días que trato de analizar todo lo que pasó desde que me enteré que seríamos padres y ver las cosas con tintes picositos (frese de señor) ¡Ah pero ya soy señor!

 

Milagrosamente salí bueno para las apuestas así que decidí invertir 300 pesos mensuales y armar parleys diarios con 10 pesos, es más, emprendí mi portal con recomendaciones y noticias deportivas para apostar con otros dos amigos (saludos René y ‘Perico’, los quiero mil) ¿ya les dije que entraran a www.tipsters.com.mx? Entre apuestas y ahorros pude cubrir todos los gastos de ese embrión juguetón que estuvo a punto de no decirme papá ¡Qué ilógico suena apuestas y ahorros! ¿no? pero bueno, a mí me funcionó.

 

Creo que esta era mi oportunidad de oro para irme por lo menos dos semanas a Europa, ir a Las Vegas, engañar a mi novia con Jem Wolfie y regresar en banca rota o comprarme por lo menos seis pares de tenis Jordan  ¿saben algo? Europa y esos Jordan edición Space Jam junto con otros seis pares LeBron pueden esperar, jamás cambiaría a ese embrión que algún día leerá este texto, ese embrión que hoy es un bebé y mañana será una mujer feminista, machista, maestra, jugadora de basquetbol o la portada de mayo de Playboy, tiene toda mi admiración y respeto. Algún día leerás este texto y te darás cuenta que no habrá nada que no puedas hacer porque tú ya lo pudiste todo.

 

Te ama, tu papá.

 

Pd: tu mamá también te ama, pero hoy se enojó conmigo, entonces como estamos enojados mejor no digo nada porque se enoja y hace rato me dijo ¡ya no me hables porque ya me voy a dormir! y mañana ya naces bebé, entonces seguramente debe estar nerviosa ¡algún día lo entenderás!

 

comments powered by Disqus