Martes, 23 de Julio del 2019
Viernes, 30 Noviembre 2018 05:02

¡Hasta siempre, Tony Gali!

¡Hasta siempre, Tony Gali! Escrito Por :   Jose Luis Ramirez

Advertencia: el contenido de esta columna es vulgar, grosero, no cobra ‘tlacoyazo’, y tampoco tiene convenio con ningún partido político.


 

Hace 22 meses, un hombre carismático de platinada cabellera tomó el poder de un estado endeudado, lleno de crimen, injusticias y mucha maldad. Tony Gali fue el encargado de trabajar un changarrito llamado Puebla, que un Rafael Moreno Valle enfermo de poder dejó a la deriva, como señora de Lomas de Angelópolis que paga el gym y deja de ir.

 

Hace poco más de seis años, la disputa para encontrar al próximo gobernador del estado de Puebla estaba muy reñida, y la neta recuerdo que casi nadie quería votar ¿los candidatos? Javier López Zavala y Rafael Moreno Valle, dos hombres tan diferentes pero con mucho parecido.

 

El primero era un ciudadano chiapaneco que no tenía el más mínimo sentido por el buen vestir y con el que empezó el declive del PRI en el estado de Puebla, el segundo era ahijado de Elba Esther Gordillo, un ex priista que se fue al PAN porque era menospreciado en las filas del tricolor; eran hombres aparentemente tan distintos pero igual de apáticos y faltos de carisma.

 

El resultado de esas elecciones todos lo conocemos: una de las peores en cuanto a la participación de los poblanos y que tuvo como ganador al panista Rafael Moreno Valle, al que mucho le ayudó que los ciudadanos estuvieran encabronados con el PRI por el todavía calientito caso  Lydia Cacho-Mario Marín.

 

Puebla, entonces, tuvo a un gobernador porque la gente odiaba al PRI y no votarían por ellos, mas no porque Rafa fuera la mejor opción para dirigir Puebla. El tiempo pasó y todos sabemos lo que pasó durante su mandato, el término ‘feminicidio’ se volvió trending topic, tuvimos que agregar la palabra huachicol a nuestro diccionario ‘pipope’, las balas de goma resultaron ser altamente letales y una rueda de la fortuna se convertiría en el nuevo Agua Azul de los ‘mirreyes’.

 

El reinado de Rafa era igual de oscuro que el de Scar en El Rey León, es más, ni si quiera sabía bailar ¿se acuerdan cuando bailó con unas señoras en un evento del gobierno y luego una de ellas le dio un beso y se lo limpió? #porquesoychavitobien.

 

Un día se le hizo fácil irse y estar a punto de dejar el estado en manos del PRI con Blanca Alcalá, pero hubo una persona que levantó la mano para tomar el puesto que Rafa estaba a punto de dejar, ¿su nombre? Antonio Gali Fayad, un hombre de sedosa y platinada cabellera que igual sabía manejar Puebla que cantar.

 

Siempre he pensado que Tony Gali es un rock star en las filas del PAN, vaya, el Partido Acción Nacional le queda chico, es como la secretaria tierna dulce y bondadosa que le hace falta a Diario CAMBIO, el amigo que llevaba un sándwich extra a la escuela para dárselo a otro niño al que su mamá no le ponía lunch, Tony Gali es como el amigo que va y saca cinco mil pesos del cajero y lo pone para seguir la peda y nunca te va a cobrar porque sabe que el valor de la amistad no huele a papel moneda. Tony Gali era capaz de poner chingona una fiesta de jovencitos de 20 años que estaba de hueva con la simple ayuda de un karaoke

 

Tony Gali era el hombre que podía decir que ‘era barrio’ sin tener que meterse de lleno a un discurso político de hueva para tener cercanía con la gente, y, a diferencia de Rafael Moreno Valle, Tony sí comía, convivía y saludaba de mano a las personas sin necesidad de tener que llevar un gel antibacterial de bolsillo.

 

En próximos días, el señor Gali se despide de su mandato al frente del estado de Puebla y los poblanos tendremos que chutarnos lo que posiblemente será una segunda elección, lo poco o mucho que hizo por el estado la historia se lo reclamará algún día, lo cierto es que son pocos los políticos que no le tienen asco ni miedo  a darse un baño de pueblo, para gobernar también hay que salir a trabajar y no estar aplastados en un sillón dando órdenes, y su propuesta de política debería ser una clase a enseñar para todos los panistas de este país, que dan hueva con su discurso derechista y doble ‘moralino’.

 

Se va el único panista que merece mi respeto, que la historia lo juzgue y no mi columna ¡Hasta siempre, Tony! ¡Qué viva el lord del pavimento hidráulico!

 

 

comments powered by Disqus