Jueves, 21 de Noviembre del 2019
Viernes, 23 Marzo 2018 02:20

Los tiempos en la época de #Ladyhumilladora

Los tiempos en la época de #Ladyhumilladora Escrito Por :   Jose Luis Ramirez

Advertencia: El contenido de esta columna es vulgar y grosero. No pretendo subirme al tren del mame (me caga usar esa expresión) pero en el tema Vielka Pulido no comulgo con los medios de comunicación.


Vielka Pulido, y omitamos esa mamada de #Ladyhumilladora, es el clásico ejemplo de cualquiera de nosotros haciendo una pendejada de adolescente y seguramente muchos van a decir ¡Ay no, yo de chavito sí molestaba a mis amigos pero no llegaba a ese grado! No mames, absolutamente todos cometimos pendejadas en la secundaria, prepa y en la actualidad las seguimos cometiendo, porque en algún momento de nuestra vida pecamos de abusivos con otra persona, sólo que no nos grabamos.

 

La primera vez que vi el video de Vielka pensé que estaba ante una Regina George de Huexotitla, desde luego que se me hizo exagerado y estúpido que le pidiera a la otra niña que “había insultado la dignidad de su familia” que se pusiera de rodillas como si estuviera adorando un burrito de la taquería La Lupita en 2009.

 

Con el paso de la horas los videos, memes, noticias y hasta publicaciones de ex alumnos míos a los que alguna vez entrené basquetbol comenzaron a llenar mi time line y es que todo indica que Vielka es el clásico ejemplo de niñ@ fashion poblano que “se lleva bien con todo el mundo” pero ese mismo mundo la quiere ver sufrir.

 

En la actualidad los medios de comunicación están más preocupados por caerle bien al lector que por hacer su propia forma de periodismo. Subir el video de Vielka, hacer una nota y ponerle una cabeza que diga Conoce a #Ladyhumilladora les genera visitas cuando los días de noticias electorales están  muertos y si a eso le aumentamos su punto de vista moralino que ‘entrena’ a la sociedad para que puedan juzgar a Vielka como lo peor y se vuelva viral la nota citando su fuente ¿está cabrón no?

 

Seguramente hasta esta parte de la columna muchos estarán diciendo ¡Ay, ya vas a defender a esa perra! (aunque esto sí lo escuché mientras escribía este texto, GG Saludos)  fíjense que no, no la voy a defender, más bien el motivo de esta columna es para cuestionarnos sobre ¿Quién chingados somos para ser los jueces de un acto entre dos niñas de 16 años?

¿Desde cuándo la sociedad en Puebla se volvió la ‘Santa Inquisición’ de los videos virales? Y ¿Dónde chingados estaban las feministas que defienden su género cuando comenzaron a divulgar los videos e imágenes sexuales de Vielka?

 

Puebla es uno de los estados que puede presumir que tiene pirámides, molito almendrado, table dance frente a una iglesia y también a una de las sociedades más hipócritas y doble moral de todo el país que señala con el dedo cuando otro se equivoca. Lo que hizo Vielka no tiene nada de nuevo y por favor, no nos hagamos tontos, porque en algún momento de la vida también hemos sobajado al prójimo aunque sea para decirle naco, sólo que como nosotros no nos grabamos eso nos hace mejores personas.

 

Pedir disculpas siempre es lo mejor y aunque no lo sientas o por lo menos te da una nueva oportunidad para reintegrarte a la sociedad, el pedo ahora es que Vielka quiera reintegrarse a la sociedad porque las redes sociales ya la catalogan como una niña problema y una p..ta porque ya roló su pack.

 

Pero bueno… vivimos en Puebla ‘de los Ángeles’. El único estado de México con  la autoridad de juzgar porque tenemos muchas iglesias, estamos más cerca de DIOS y eso nos da poder divino terrenal para juzgar a niñas como Vielka. Ya saben si me quieren mentar la madre Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o en mi Facebook/donjoseluisvarela, nos vemos el próximo viernes.

 

comments powered by Disqus