Miercoles, 23 de Octubre del 2019
Miércoles, 30 Mayo 2018 03:19

Desbandada tricolor

Desbandada tricolor Escrito Por :   David Peral Rodríguez

Es probable que el tiempo determine la extinción del PRI como lo conocemos, en el peor de los escenarios, Meade conseguirá un poco más de 15 puntos, los congresos estatales estarán divididos entre el Frente y Morena, los ayuntamientos se van mostrando cada vez más morenistas con la fuga priista de caciques y operadores.


 

Despertó dormido, las ideas no le cruzaban entre su razón y el ímpetu silencioso de pasados mal gastados, sabía que sólo tendría una oportunidad para regresar a la escena pública de su estado, entonces decidió aventurarse, caminó con pasos agigantados al risco de Morena, se entregó, se lanzó con Andrés Manuel, juró ser gobernador y quizá algún día lo conseguiría, ahora con el PRI transformado en esperanza de México, ahora con un Plutarco Elías Calles proveniente de Tabasco y con un acento peculiar. Y fue así como olvidó acuerdos, lealtad, y es que por qué tendría que guardar tantos valores con personajes que no les guardan respeto a sus militantes ni a sus bases históricas. Paco Ramos y los ex tricolores bien podrían hacer propios los cuestionamientos que hacía sin parar el subcomandante Marcos en pleno 1994: ¿De qué tenemos que pedir perdón? ¿De qué nos van a perdonar? ¿De no haber aceptado humildemente la gigantesca carga histórica de desprecio y abandono?

 

Sin embargo, los motivos de aquellos liderazgos son en su mayoría un oxímoron, al igual que Marcos y su acuerdo con Fox en los 2000, la situación de esos ex priistas se enturbia cuando encontramos que algunos de los miembros mas “destacados” y que por diversas razones emigraron a Morena, fueron ampliamente beneficiados con el fusil de la justicia revolucionaria. Diputaciones federales o locales; puestos de alto nivel en las antiguas administraciones estatales o federales; convenios de silencio; contratos millonarios en obra pública; pactos secretos de unidad con cientos de billetes bajo la mesa; controladores de programas públicos para operar a diestra y siniestra en favor del político de temporada.

 

Resulta bochornoso darse cuenta que Rafael Moreno Valle ‒de los más odiados y al mismo tiempo respetado en las filas estatales del PRI‒ impusiera la moda de las desbandadas, el berrinche como bandera, pero sobre todo el manotazo en la mesa para disparar contra aquel pasado donde juraron lealtad. No obstante, quiero hacer una acotación, RMV puede darse el lujo de decir que traicionó al PRI porque el PRI lo traicionó, nuestros celebres ex priistas ¿podrán decir lo mismo? Seguro estoy que mas de uno que lea esta columna podrá levantar la mano para asegurar que los traicionaron, pero con calma, para asegurar algo así, sus dichos tendrían que ser soportados por otros priistas connotados.

 

Es probable que el tiempo determine la extinción del PRI como lo conocemos, en el peor de los escenarios, Meade conseguirá un poco más de 15 puntos, los congresos estatales estarán divididos entre el Frente y Morena, los ayuntamientos se van mostrando cada vez más morenistas con la fuga priista de caciques y operadores. En fin, el ‘partidazo’ se queda sin aliento, ya no es el mismo de los 2000, que aun en la derrota podía acordar porque su maquinaría era brutal, hoy el PRI transmigra ‒acaso sin quererlo‒ en un nuevo partido fundado por Andrés Manuel, refugio de los primores y hogar de los adictos al poder. Ahora sí, el PRI puede cuestionar ¿quién tiene que pedir perdón y quién puede otorgarlo?

 

comments powered by Disqus