Miercoles, 23 de Octubre del 2019
Jueves, 23 Agosto 2018 02:25

Violenta fuga

Violenta fuga Escrito Por :   David Peral Rodríguez

La guadaña de la violencia de género amenaza a Esmeralda, ojalá sea la excepción a la regla y se convierta en la evidencia contundente de que las redes sociales siempre se equivocan. Ojalá.


 

Por las noches deambulaba en las calles de Atlixco, en ocasiones su cabeza estaba cubierta con alguna capucha, en alguna vereda obscura se encontraba con los automóviles que acudían desesperados para obtener lo que llamaban la fuga de su realidad: ¿vas a querer uno o dos? Sus manos temblaban al principio, el tiempo y los balazos lo hicieron temerario y cínico.

 

La euforia y el placer desaparecían con la presencia del sol, cuando era obligado a llegar al escenario que le exigía volver al disfraz de humano. Al girar la llave de la puerta encontraba en la cama a una adolescente embarazada, encolerizado azotaba a la mujer, obnubilado por el machismo se convirtió en un devoto de la demencia, así llegó a la conclusión de que la nueva vida asesinaba la suya. En una de las tantas noches de excesos ella lo abandonó, dejó ese catre de la tortura y encontró refugio con sus padres, sin embargo, la violencia no perdona y llegó el día en que las amenazas repicaron su WhatsApp. El odio se materializó en una camioneta Nissan que se la llevó.

 

Esmeralda desapareció, sus padres desesperados juraron que había sido secuestrada por su ex novio, no obstante, esta historia resulta aterradora por el giro vertiginoso que sufren miles de mujeres en las localidades rurales de Puebla. Una sola llamada siniestra fue suficiente para dejar en claro que Esmeralda se había fugado intencionalmente, su mamá escuchó la amarga sentencia de muerte de su hija: quiero vivir con él, quiero intentarlo, quizá la pasemos mal, pero quiero saber qué se siente. Colgó y allí entendieron que la vida de su hija le pertenece al azar.

 

El odioso mantra de que la realidad supera a la ficción se hizo presente con Perla Esmeralda, una chica de 20 años, oriunda de la comunidad de Apocopan en Atlixco, presumiblemente raptada por su ex novio, señalado en diferentes ocasiones por dedicarse al narcomenudo en la Mixteca. La joven aseguró, a través de una llamada a su madre, que se había fugado por su propia decisión. Esmeralda ignoró las advertencias, acudió a una Casa de Justicia para asegurar que se encontraba bien, pero existen claroscuros que pueden ser analizados por expertas o expertos en violencia de género. Resulta contradictorio que una aclaración de este tipo haya sido publicada en las redes sociales de su novio, cuando ella tiene un tráfico constante en Facebook; es curioso que su novio la grabe mientras ella asegura que acude a las autoridades para desestimar lo que han dicho de Miguel Ángel en las redes sociales. Todo lo que dice en el video de 32 segundos parece un guión escrito por su novio, en el peor de los casos resulta una entrevista que intenta confirmarle al público morboso que lo dicho por los padres de Esmeralda son mentiras.

 

Evidentemente lo inquietante surge en los comentarios de ese video, donde mujeres y hombres masacran a Esmeralda con insultos y  la tildan de puta, no obstante, las opiniones de Miguel Ángel son mínimas, todo se centra en ella, el machismo se vislumbra invencible en las redes sociales. Lamentable y peligroso.

 

La guadaña de la violencia de género amenaza a Esmeralda, ojalá sea la excepción a la regla y se convierta en la evidencia contundente de que las redes sociales siempre se equivocan. Ojalá.

 

comments powered by Disqus