Viernes, 24 de Mayo del 2019
Viernes, 18 Mayo 2018 03:08

Barbosa vs Claudia Rivera. ¿Qué pasa en Morena?

Barbosa vs Claudia Rivera. ¿Qué pasa en Morena? Escrito Por :   Arturo Rueda

“Primero: en los últimos días la candidata ha acudido a diversas reuniones públicas y privadas con una escolta de cinco guardias, que incluye a un chofer y cuatro guaruras, mismos que viajan en un auto blindado marca Subaru. Nadie sabe quién le proporcionó esos vigilantes, pero la única instancia que tiene esa posibilidad es la Secretaría General de Gobierno estatal….


 

En la semana tres de campaña la tensión interna que se vive en Morena es insostenible entre las dos figuras principales de la campaña. No se sabe por qué ni cuándo Luis Miguel Barbosa y Claudia Rivera agarraron pleito y sus diferencias son abiertas. El candidato a gobernador no la traga ni la digiere y las acusaciones de colaboración con el morenovallismo que le hizo en privado ya se dirimen en la arena pública.

 

Como si no bastaran los escándalos patrimoniales, las bases de Morena se cimbraron el miércoles por la mañana cuando leyeron el ataque de Barbosa a Claudia a través de su periodista orgánico, Fermín Alejandro García, en la columna ‘Cuitatlán’.

 

El jefe de información de La Jornada de Oriente, conocido también por asesorar mediáticamente al senador con licencia, se lanzó con virulencia contra la candidata a la alcaldía acusándola de haber pactado con el morenovallismo y quizá hasta recibir una camioneta, seguridad y dinero que le habría hecho llegar el ex mandatario estatal. Durísimo.

 

¿Qué chingados está pasando al interior de Morena? ¿Por qué tanta violencia?

 

Así lo escribió el periodista:

 

 “Tres son los aspectos que han despertado fuertes dudas de la lealtad de Claudia Rivera hacia el movimiento lopezobradorista, las cuales son las siguientes:

 

Primero: en los últimos días la candidata ha acudido a diversas reuniones públicas y privadas con una escolta de cinco guardias, que incluye a un chofer y cuatro guaruras, mismos que viajan en un auto blindado marca Subaru. Nadie sabe quién le proporcionó esos vigilantes, pero la única instancia que tiene esa posibilidad es la Secretaría General de Gobierno estatal….

 

“Más allá del tema del uso de escoltas, que no es ningún delito o anomalía, lo que plantea dicho cambio de comportamiento de la candidata es que ya habría tenido comunicación, diálogo, entendimiento con altos funcionarios del gobierno o con las cabezas del morenovallismo. No hay otra manera de obtener guaruras.

 

Segundo: a lo largo de los días que lleva la actual campaña electoral, Claudia Rivera ha hecho cero críticas a Eduardo Rivera Pérez, su rival a vencer del PAN. La candidata de Morena tendría que estar hurgando, revisando con lupa, con un alto sentido crítico el desempeño que tuvo Eduardo Rivera como alcalde de la ciudad de Puebla para detectar los negativos del panista y exponerlos ante el electorado, advirtiendo de los riesgos de que el ex edil repita en el cargo.

 

“Eso nunca ocurre, la mayoría de los discursos de Claudia Rivera se limitan a replicar la retórica de Andrés Manuel López Obrador, de hablar de su visión de como (sic) debe gobernarse la ciudad de Puebla, pero nunca, ni por accidente, hace la más mínima crítica a Eduardo Rivera.

 

“Claudia Rivera es la única candidata de Morena que no está en la línea fundamental de este partido de confrontar a los rivales. Muchos de quienes la han escuchado lo primero que dicen es: no parece alguien del movimiento lopezobradorista.

 

Tercero: tampoco toca ni con el pétalo de una rosa a Martha Érika Alonso Hidalgo, la candidata del PAN a gobernadora y actual líder del morenovallismo.

 

“Dicen quienes la han oído, que en algunas ocasiones la candidata de Morena se muestra muy crítica de lo que fue el gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas, pero nunca asocia esos ataques a la figura de Martha Érika Alonso.

 

“¿Qué está pasando?

 

“Sobre el comportamiento errático de Claudia Rivera hay dos hipótesis:

 

“Que resultó ser una candidata muy limitada y que está confiada a que solamente la popularidad de Andrés Manuel López Obrador le va a dar el triunfo. Por eso en su campaña no hay encargados de estrategias electorales, los discursos son malos y no le interesa confrontar a sus rivales. Dicho de otra manera: “ya se echó a dormir en la hamaca”.

 

“O que ya llegó a un arreglo con Eduardo Rivera o el morenovallismo, o con ambos, de no entrar al terreno de la confrontación, de los ataques personales, de los cuestionamientos a lo que representan para Puebla los candidatos del PAN.

 

“Con el paso de los días se podrá comprobar alguna de estas dos posibilidades”. Hasta ahí la larga pero necesaria cita de lo escrito por el periodista.

 

¿Alguien puede explicar qué pasó entre Barbosa y Claudia Rivera?

 

¿Barbosa quiere a Claudia en el callejón de los chingadazos para desviar la atención de sus escándalos?

 

¿Cuál será la respuesta de Claudia Rivera?

 

¡Ay nanita!

 

 

 

 

 

 

comments powered by Disqus