Viernes, 07 de Agosto del 2020
Lunes, 03 Septiembre 2018 02:17

La Hora Cero de La Cuarta Transformación

La Hora Cero de La Cuarta Transformación Escrito Por :   Arturo Rueda

La forma de responderle al panista es con el caso Puebla y el ex gobernador se convierte en protagonista involuntario de la primera sesión del Congreso de la Unión. Moreno Valle sale de su modorra al escuchar a Delgado Carrillo hablar de Puebla y la expresión se le transforma. Manzanilla vuelve a azuzar a sus 21 diputados y Nay vuelve a alzar su pancarta. Antes de que el show continúe, Muñoz Ledo da por terminada la ‘Hora Cero’ de la Cuarta Transformación


 

El arranque de la Cuarta Transformación es el mundo al revés de la política de los últimos 30 años, marcada en el Congreso de la Unión por una minoría izquierdista gritona y un oficialismo mayoritario refractario a esas expresiones. Que griten lo que quieran, porque el ‘PRIAN’ toma las decisiones.

 

La primera sesión del Congreso de la Unión, conducida por el ex interpelador Porfirio Muñoz Ledo, se caracteriza por una mayoría gritona de Morena que dispara a la menor provocación sus abucheos y alaridos, quizá porque todavía no se han enterado que ya son gobierno y que el papel de minoría provocadora, en teoría, ahora tendría que ejercerlo el PAN o el PRI. O juntos.

 

Torpe en su caminar pero lucidísimo en su papel de orador parlamentario, Porfirio asesta ironías para controlar a sus propios compañeros que se le ‘salen del huacal’. Un Moreno, Fernández Noroña, es el primer interpelador oficial del nuevo Congreso al hacer uso de la palabra para exigirle a Muñoz Ledo que ordene a Peña Nieto cancelar el acto protocolario del Sexto Informe en Palacio Nacional una vez que el informe, el verdadero, ya se entregó a la Soberanía.

 

Segundo interpelador fue el ex activista que vendió su prestigio a Ricardo Anaya a cambio de un escaño. Emilio Álvarez Icaza exige a Muñoz Ledo el derecho de finar posicionamiento a nombre de los legisladores independientes, a los que el octogenario replica de forma brillante al recordarle que en su caso es un “senador sin partido”, no un independiente.

 

Tercer interpelador otro aliado de la coalición lopezobradorista, Óscar González Yáñez, quien se suma a darle derecho a la voz a Álvarez Icaza y le cede tres de sus 15 minutos en tribuna, y se lo vende al presidente del Congreso como una “forma de ayudarlo”, a lo que Porfirio replicó que no necesita su ayuda.

 

La mayoría gritona de Morena se expresa en las intervenciones de Carlos Puente del PVEM, de Dante Delgado de MC, pero se vuelve zoológico en la intervención de Claudia Ruiz Massieu, dirigente nacional de lo poco que queda del PRI, quien los enardece al reprocharle a muchos de los presentes su oportunismo para cambiarse a Morena conforme los vaivenes del poder.

 

La incomodidad de Monreal, Delgado, Olga Sánchez, Mier, Zoé, es evidente cuando el ‘Bronx de Morena’, que ya no debería ser ‘Bronx’, arma un coro para responder a la provocación recordando a los 43 normalistas de Ayotzinapa con un conteo.

 

Tras los excesos contra Claudia toca el turno a Juan Carlos Romero Hicks, a quien se le sueltan los demonios cuando reclama la violación al federalismo que suponen los nuevos ‘superdelegados’ del gobierno federal que despacharán en los estados. Organizados por Fernando Manzanilla, los 21 diputados del PES comienzan la gritería del caso Puebla. Nay Salvatori en su look de secretaria ejecutiva alza una improvisada pancarta para que quede claro quién ‘mueve la cuna’.

 

Los gritos aislados de la mini mini minoría del PES no le cambian la expresión a Moreno Valle, sentado en el Olimpo del Congreso destinado a los vicepresidentes de cada Cámara desde donde pone la misma expresión para todos los oradores, excepto para el cierre ciclónico de Mario Delgado, coordinador de Morena en San Lázaro que revela una oratoria fogosa.

 

El pastor de los morenistas ajusta su discurso preparado con antelación para responderle con precisión a sus oposiciones, sobre todo a Claudia Ruiz Massieu y a Romero Hicks. A la priista le echa en cara no entender el sentido de los 30 millones de votos, y le recuerda que les dejan un país en ruinas.

 

La forma de responderle al panista es con el caso Puebla, y el ex gobernador se convierte en protagonista involuntario de la primera sesión del Congreso de la Unión. Moreno Valle sale de su modorra al escuchar a Delgado Carrillo hablar de Puebla y la expresión se le transforma. Manzanilla vuelve a azuzar a sus 21 diputados y Nay vuelve a alzar su pancarta. Antes de que el show continúe, Muñoz Ledo da por terminada la ‘Hora Cero’ de la Cuarta Transformación.

 

En esa ‘Hora Cero’ la mayoría de Morena revela que ellos tampoco entienden que ahora son gobierno, no gritones. Que ahora ese papel le corresponde a la oposición minoritaria, y que ahora los que integran la ‘burbuja’ del lopezoradorismo ya no son borrachos, sino cantineros.

 

comments powered by Disqus