Jueves, 28 de Mayo del 2020
Lunes, 10 Septiembre 2018 01:59

¿El Planeta de Los Simios II o cohabitación en el Congreso?

¿El Planeta de Los Simios II o cohabitación en el Congreso? Escrito Por :   Arturo Rueda

¿A partir de hoy habrá secuela del Planeta de los Simios o una actitud de cohabitación? En el fin de semana el primer debate fueron las acusaciones cruzadas de intento de compra de diputados —Raymundo Atanacio de un lado y Jonathan Collantes del otro—, algo que se hizo en San Lázaro cuando Morena adquirió cinco diputados federales del Verde como contraprestación a la indigna licencia a Manuel Velasco.


 

Como no hay plazo que no se cumpla, ni capillita a la que no le llegue su fiestecita, este día comenzará la nueva era de la política poblana con el arranque del Congreso local en que una fuerza política diferente a la del gobernador —Morena y sus dos partidos satélites— tendrá mayoría simple. Se trata de una situación política inédita, que nunca había ocurrido en Puebla y que sin duda revitalizará el papel del Legislativo en la entidad tras años de desempeños mediocres y ‘levantadedos’.

 

Nadie puede lamentar que Biestro, José Juan y compañía tengan mayoría en el Congreso que funciona desde este día con la votación de la Mesa Directiva, aunque el arranque formal esté previsto para el 15 de septiembre. ‘Tsunami’ de López Obrador o no, es la respuesta de miles de poblanos a la actuación de la LIX Legislatura electa en 2013 por un plazo inédito de cuatro años ocho meses.

 

Esa duración inédita sirvió para que Puebla atestiguara un servilismo inédito de esos diputados que, de acuerdo con un reportaje del portal e-consulta.com, aprobaron un 96 por ciento de las iniciativas que le enviaron Moreno Valle y Gali Fayad, pues esos 41 diputados sirvieron a ambos, privilegiando el ‘Dedo Divino’ del gobernador.

 

Ahora, se presumen, veremos el fenómeno totalmente distinto: una mayoría de diputados cuya misión es llevarle la contra al gobernador en turno si el TEPJF confirma el triunfo de Martha Erika Alonso, o conducir la azarosa etapa de designar a un interino para convocar a elecciones en caso de que sea anulada por los magistrados recurriendo a teorías extravagantes para justificar un fallo político, no jurídico.

 

Analicemos la primera hipótesis.

 

Hasta ahora, conforme a lo hecho y dicho por Gabriel Biestro y José Juan Espinosa, los diputados del bloque de Morena que llevarán la voz cantante, se prevé que con su ingreso al Congreso protagonizarán la secuela de El Planeta de Los Simios, es decir, la invasión violenta al Hotel MM con pretexto de haber encontrado un “laboratorio electoral”. Destrozos, golpes, gritonizas y atropellos en contra de la minoría morenovallista que encabezarán Marcelo García y Gerardo Islas.

 

No hay elementos, en este momento, para pensar que ese bloque de mayoría de Morena tendrá la sensatez de ejecutar una cohabitación, como la teoría política ha designado al gobierno emanado de un partido político que debe entenderse con la mayoría parlamentaria que proviene de otro u otros partidos políticos.

 

 

Cohabitar, en su acepción más simple, es la forma de organizar una cierta vida en común, no la armonía de la vida conyugal. Los franceses fueron los primeros en utilizar el término en sentido político, nos narra Rodrigo Borja en su Enciclopedia Política: “En un artículo publicado en "Le Monde" el 4 de marzo de 1978, François Mitterrand (1916-1996) utilizó el verbo cohabitar para describir la situación que podría nacer de una victoria de las fuerzas de izquierda en las elecciones legislativas de ese año frente a un presidente de la derecha gaulliste. Escribió: “Nosotros cohabitaremos en el mismo país deseosos de preservar el tejido nacional que nos es común pero habrá dos políticas para Francia: la suya y la nuestra, y ellas no podrán confundirse”.

 

“En el mismo año el presidente Valéry Giscard d’Estaing, en un artículo publicado en "L’Express" al día siguiente de las elecciones legislativas, usó la palabra cohabitación para referirse a la evolución deseable de las relaciones de armonía entre la mayoría y la oposición: “ya es tiempo de llegar a lo que yo llamaría una cohabitación razonable”, afirmó.

 

“El artículo de Edouard Balladur publicado en "Le Monde" el 16 de septiembre de 1983, en donde su autor explica que el presidente y la nueva mayoría podrían intentar la cohabitación, explorando las posibilidades de “cierta vida en común”, contribuyó a generalizar el uso de la palabra”.

 

¿A partir de hoy habrá secuela del Planeta de los Simios o una actitud de cohabitación? En el fin de semana el primer debate fueron las acusaciones cruzadas de intento de compra de diputados —Raymundo Atanacio de un lado y Jonathan Collantes del otro—, algo que se hizo en San Lázaro cuando Morena adquirió cinco diputados federales del Verde como contraprestación a la indigna licencia a Manuel Velasco.

 

Total, hoy tendremos la primera probada con la integración de la Mesa Directiva que, en teoría, debe tener representantes de todos los partidos, pero que Biestro y compañía querrán apoderarse en exclusiva.

 

Entonces, Marcelo e Islas tendrán un panorama más claro de lo que sobrevendrá en los próximos meses o años: Sufrir una aplanadora constante o apostar a una parálisis legislativa para frenar los excesos, recurriendo a controversias constitucionales y acciones de inconstitucionalidad.

 

Mientras tanto, desde las gradas los ciudadanos aplaudiremos el primer Congreso que nos dará noticias con sentido parlamentario y no puras crónicas de cómo alzaron los dedos con todo el servilismo del mundo.

 

comments powered by Disqus