Domingo, 05 de Abril del 2020
Lunes, 17 Septiembre 2018 02:23

De cómo Gali eludió la trampa que le habían tendido en el Congreso

De cómo Gali eludió la trampa que le habían tendido en el Congreso Escrito Por :   Arturo Rueda

Entre los diputados de Morena, finalmente, hay buenas razones para ser institucionales y entrar en relaciones con el gobernador: apenas arrancaron funciones, pero la quincena se acerca con velocidad. Como el Congreso no tiene recursos propios y según ‘JJ’ les dejaron las cuentas vacías, la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) tendrá que hacer los depósitos correspondientes tanto para las dietas de nuestros 41 ‘héroes’, como las liquidaciones para los funcionarios despedidos, así como las quincenas de los que llegan como Verónica Vélez Macuil y quién sabe cuántos morenistas más.


 

Como la especulación es una actividad propia de los ‘especuleros’, la realidad siempre es menos catastrófica que la imaginación desbordada. Quienes prevenían un escenario caótico como marco de la instalación de la Sexagésima Legislatura que domina una mayoría de 22 diputados identificados con Morena, se equivocaron. Bastó con que el gobernador Gali decidiera no dar oportunidad a los intentos de lucimiento de José Juan, Biestro y compañía. Con su ausencia, les robó la nota.

 

En efecto. Sin Gali ahí, la sesión inaugural del Congreso perdió atractivo mediático porque los diputados… pues son diputados: figuras desprestigiadas en el imaginario popular vengan del partido que vengan, ya sea del PRI, del PAN o de la Cuarta Transformación. Siempre serán menos populares que un gobernador y mucho menos que un gobernador carismático como Gali.

 

Por supuesto que los ‘morenos’ Biestro, José Juan y compañía tenían preparada una escenificación cuyo ingrediente principal, por un lado, era la presencia del gobernador Gali, y por la otra, la asistencia del ‘gobernador legítimo’, Luis Miguel Barbosa.

 

¿Cuánto tiempo iban a aguantar los diputados, los invitados, los nuevos empleados del Congreso, los ‘buscachambas’ y ‘huelelillos’ presentes para comenzar a gritar ¡Barbosa, gobernador! ¡Barbosa, gobernador! ¡Barbosa, gobernador! ¡Barbosa, gobernador! Quizá la primera que iba a aventarse al ruedo sería Verónica Vélez Macuil, ex directora de Comunicación del ex candidato a la gubernatura y ahora responsable del área en el Congreso por designación de Gabriel Biestro.

 

Informes de inteligencia, además, refirieron al war room del gobernador la intención de echarle a andar una marcha con liderazgos sociales que venía del Paseo Bravo, y después una segunda oleada con liderazgos afines a Morena que, tras la ausencia de Gali, se convirtieron en abiertos porristas del diputado Biestro que con tales muestras de cariño parecía más un candidato a la gubernatura.

 

Sin marco adecuado para su lucimiento, el presidente de la Mesa Directiva, José Juan Espinosa, le dio el uso de la palabra en tribuna al diputado José Juan Espinosa, quien aprovechó la oportunidad para manifestar el rechazo de José Juan Espinosa a la ausencia del gobernador Gali, por lo que anunciaba al plano que José Juan Espinosa no acudiría al Grito en señal de censura. En ese momento, el diputado José Juan Espinosa regresó a asumir su asiento entre aplausos de sus compañeros.

 

Espinosa cumplió, pues no acompañó a Gali en el acto protocolario del Grito en Palacio Municipal, y por primera vez en quién sabe cuántos años, el Poder Legislativo se quedó sin representante en la Conmemoración de la Independencia de México. Ya que no fuera a echarse un tequila a la Plaza de la Victoria con Banda MS era lo de menos…

 

Pero el berrinche duró poco, pues a la mañana siguiente y de traje gris, José Juan Espinosa llegó modosito a los honores a la bandera previo al desfile cívico-militar conmemorativo, saludó de mano al gobernador, se dio un abrazo y ambos se fundieron en tuits mutuos de felicitación por su civilidad y compromiso a favor de Puebla.

 

Minutos después, ya en pleno desfile, el presidente del TSJ se levantó de su lugar al lado de Gali, lo que aprovechó José Juan para dialogar con el gobernador sobre una reunión protocolaria para darle la bienvenida a la LX Legislatura, reunión de la misma naturaleza como en la que despidió a la LIX Legislatura, y con objetivos similares a la que tuvo con los 47 ediles electos de Morena, donde hubo excelentes resultados.

 

Así, adiós a la catástrofe que los ‘especuleros’ veían venir. Nuevamente se equivocaron. Desconocen una de las grandes verdades de Maquiavelo: El Príncipe para triunfar en política debe ser al mismo tiempo león y zorro: león para imponerse por la fuerza y zorro para evitar las trampas. Gali simplemente eludió la trampa que Barbosa había preparado para el 15 de septiembre.

 

Entre los diputados de Morena, finalmente, hay buenas razones para ser institucionales y entrar en relaciones con el gobernador: apenas arrancaron funciones, pero la quincena se acerca con velocidad. Como el Congreso no tiene recursos propios, y según ‘JJ’ les dejaron las cuentas vacías, la Secretaría de Finanzas y Administración (SFA) tendrá que hacer los depósitos correspondientes tanto para las dietas de nuestros 41 ‘héroes’, como las liquidaciones para los funcionarios despedidos, así como las quincenas de los que llegan como Verónica Vélez Macuil y quién sabe cuántos morenistas más.

 

¿Y de quién depende la SFA? La última vez que revisamos la Ley Orgánica de la Administración Pública, pues del gobernador Gali. Ello nos lleva a dos conclusiones. Nunca pelearse con la cocinera. Y dos, la ‘puerca siempre tuerce el rabo’.

 

comments powered by Disqus