Viernes, 12 de Julio del 2024
Martes, 06 Noviembre 2018 03:56

López Obrador, otra vez en las boletas en 2021

López Obrador, otra vez en las boletas en 2021 Escrito Por :   Arturo Rueda

Como jefe de Gobierno del DF también se sometió a la ratificación de su mandato que ganó por amplia mayoría, y fue tan exitoso su proyecto que la izquierda sigue gobernando, y gobernará la CDMX, desde que López Obrador accedió al poder en el 2000, ciclo que Claudia Sheinbaum continuará por lo menos hasta 2024, el PAN y PRI no han podido armar una oposición medianamente articulada capaz de desafiar el poder


 

Andrés Manuel López Obrador tendrá una segunda campaña presidencial cuando, otra vez, se presente a las urnas el primer domingo de julio de 2021. Someterse a la consulta de revocación de mandato, una de sus promesas de campaña, será una nueva oportunidad de impulsar su maquinaria político-electoral para ganar más gubernaturas, ayuntamientos y retener, quizá hasta ampliar, su dominio en la Cámara de Diputados.

 

Enfrentar otra vez en las boletas al tabasqueño es un reto para las oposiciones del ‘PRIAN’, desarmadas electoralmente y asfixiadas en lo financiero, ahora que con motivo de la Austeridad Republicana el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) reducirá al 50% por ciento las prerrogativas de los partidos políticos.

 

Para Puebla esto representa terribles noticias para el morenovallismo, que creía recuperar en 2021 el control del Congreso local y las alcaldías que Morena ganó impulsada por el ‘tsunami’ lopezobradorista con candidatos totalmente desconocidos e inexpertos. El sueño de sacar a Claudia Rivera —o a Morena— de las presidencias de Puebla, Tehuacán, San Martín, San Andrés, San Pedro, será más difícil si el tabasqueño hace campaña… otra vez.

 

Lo anterior respecto al vendaval que se vive en el Congreso local con la mayoría de Juntos Haremos Historia, con 22 diputados, entre los que sobresale un protagónico José Juan Espinosa como un moderno pero rabioso Robespierre, al alma radical capaz de impulsar la devastación del anterior régimen.

 

En el morenovallismo se calcula que se trata de una pesadilla transitoria, de alguna forma llevadera, pero que en tres años se terminará cuando, en nuevas elecciones, puedan recuperar la mayoría en el Congreso local pese a que los legisladores de Morena tendrán una ventaja relativa al buscar la reelección.

 

El argumento de los operadores del régimen es que, cuasi desconocidos, muchos de esos legisladores que ganaron lo hicieron impulsados por el ‘tsunami’ del tabasqueño, pero que sin ese impulso son perfectamente derrotables.

 

Pues bien, los 22 diputados identificados por Morena volverán a recibir la misma dosis de vitaminas con la presencia de López Obrador en las boletas, más el plus de los tres años de financiamiento a la estructura de jóvenes y viejitos que el ‘superdelegado’ Abdala administrará con los 12 programas prioritarios de becas y apoyos.

 

Lo mismo ocurrirá con los principales ayuntamientos que Morena ganó en julio. Ahí, el cálculo era que administraciones desastrosas que ya se ven venir, como la de Karina Sánchez Popoca en San Andrés, Norma Layón en San Martín y Claudia Rivera en Puebla capital, darían suficientes armas a los morenovallistas para recuperarlos.

 

Pero ahora, pese a esas malas administraciones, los ediles desastrosos podrán ser mantenidos en el poder por el impulso de López Obrador en las boletas.

 

Todo lo que construye el tabasqueño, en materia de políticas y estructuras, tiene la intención de que la Cuarta Transformación sea un régimen duradero.

 

Como jefe de Gobierno del DF también se sometió a la ratificación de su mandato que ganó por amplia mayoría, y fue tan exitoso su proyecto que la izquierda sigue gobernando, y gobernará la CDMX, desde que López Obrador accedió al poder en el 2000, ciclo que Claudia Sheinbaum continuará por lo menos hasta 2024, el PAN y PRI no han podido armar una oposición medianamente articulada capaz de desafiar el poder.

 

Lo mismo les ocurre ahora: PAN y PRI se preparan para ser testimoniales en el futuro de la Cuarta Transformación, sin momento ni oportunidad ni figuras para competir por la Presidencia, las gubernaturas y hasta el Congreso.

 

comments powered by Disqus