Miercoles, 22 de Mayo del 2019
Jueves, 08 Noviembre 2018 02:39

Inicia el conteo de feminicidios en la era Claudia

Inicia el conteo de feminicidios en la era Claudia Escrito Por :   Arturo Rueda

Desde la oposición es muy sencillo contar mujeres víctimas de feminicidio. Desde el gobierno, la única actitud prudente es el silencio. El mismo silencio que guardó Claudia en sus redes sociales. Un silencio muy similar al que tenía Moreno Valle, Banck, Martha Erika ante cada feminicidio, o cada mujer poblana caída ante la ola de violencia


 

Una de las mejores cosas que hizo Claudia Rivera Vivanco en sus escasas semanas al frente de la alcaldía de Puebla capital y le ganó un reconocimiento casi unánime fue la colocación de una ofrenda con 96 cruces para visibilizar la escandalosa problemática de los feminicidios, una atrocidad sistemáticamente ignorada por los gobiernos morenovallistas. Fue una forma innovadora de darle realce a una gran problemática social.

 

El próximo año, en 2019, Claudia Rivera Vivanco deberá hacer lo mismo, pero con más espacio para colocar sus propias cruces con los nombres de las mujeres que serán víctimas de feminicidio durante su administración.

 

La primera cruz que deberá colocar es para Ivonne Flores Rey, la joven de 19 años que murió asesinada en la colonia Aquiles Serdán del sur de la capital, junto con su hermano, cuando ambos se defendieron de un asalto violentísimo que quedó grabado en video. Conforme el criterio de que todo homicidio doloso debe investigarse como feminicidio, su muerte es el número 83 del año.

 

En efecto: Ivonne Flores Rey es el primer feminicidio que ocurre en el gobierno de Claudia. Frente a ese hecho, la discusión de si la alcaldesa gobierna mejor con tenis, o su excelente disfraz de Catrina, revelan que la frivolidad también alcanza a los gobiernos de izquierda, y claro, a la Cuarta Transformación.

 

Desde la oposición es muy sencillo contar mujeres víctimas de feminicidio. Desde el gobierno, la única actitud prudente es el silencio. El mismo silencio que guardó Claudia en sus redes sociales. Un silencio muy similar al que tenía Moreno Valle, Banck, Martha Erika, ante cada feminicidio o cada mujer poblana caída ante la ola de violencia.

 

La alcaldesa, pese a ser ferviente impulsora del feminismo, no fue para poner una condolencia ni enviar un abrazo solidario a los padres de dos jóvenes que trabajaban para salir adelante, y en una mala noche encontraron la tragedia. Frente a los cientos o miles de mensajes en redes sociales de enojo, sobre todo de estudiantes de la BUAP, la única respuesta fue el pesado silencio.

 

 ¿Tiene la culpa Claudia del feminicidio de Ivonne Flores Rey de 19 años? Por supuesto que no. Como no la tuvieron Moreno Valle, Banck o Martha Erika. El fenómeno de la violencia de género rebasa cualquier política pública, porque se trata, precisamente, de un problema social multidimensional.

 

La izquierda poblana que se ‘engolosinó culpando al morenovallismo’ de los feminicidios, que disparaba un #NiUnaMás o el clásico #LasQueremosVivas, ahora no sabe reaccionar al nuevo conteo que comenzó la noche del lunes 5 de noviembre con las muertas de Claudia Rivera. ¿Disculparán los feminicidios si sigue usando tenis?

 

La alcaldesa quizá no se ha dado cuenta, pero la muerte de Ivonne es su primera crisis política, que no de seguridad, porque ataca el núcleo de su ofrecimiento de campaña: una mujer al frente del gobierno sabrá cuidar mejor a las mujeres. ¿De verdad?

 

La solidaridad de género de la alcaldesa es insuficiente, como también lo es la de Lourdes Rosales, la fantasmal titular de Seguridad Pública quien, ante el reclamo de los Antorchistas que acudieron a manifestarse a Palacio, trató de atribuirse como logro la detención de uno de los asaltantes, quien murió horas después.

 

Pero Rosales mintió: si el hampón apodado ‘El Gordo’ fue capturado no fue gracias a la acción heroica de la SSPTM, sino del hermano de Ivonne, quien tras ser baleado todavía tuvo fuerzas para malherir a su agresor, según pudimos atestiguar en el video de seguridad. El maleante sólo alcanzó a correr unos pasos y cayó muy cerca del minisúper, lugar donde lo encontró la patrulla que arribó al lugar de los hechos 20 minutos después, con lo que por lo menos otros cuatro malhechores tuvieron oportunidad de huir.

 

Conclusión: no es lo mismo contar feminicidios desde la oposición que desde el ejercicio de gobierno. No es lo mismo tener la solidaridad de género como bandera desde la oposición que desde el gobierno. No es lo mismo la crítica simplona a la responsabilidad de salvaguardar vidas y posesiones de millones de poblanos.

 

Desde la barrera todos los toros son fáciles de torear. Así la curva de aprendizaje de Claudia Rivera Vivanco en su semana tres. Y lo que falta.

 

comments powered by Disqus