Domingo, 19 de Septiembre del 2021
Lunes, 03 Diciembre 2018 04:11

Sin Yolanda, Maricarmen: se las metieron doblada

Sin Yolanda, Maricarmen: se las metieron doblada Escrito Por :   Arturo Rueda

El magistrado José Luis Vargas busca congraciarse con Morena para no ser desalojado de su asiento en el TEPJF, y si los otros tres ya fueron alineados también con esa iniciativa, más el aval de Janine Otálora, el resultado de la votación es un previsible 5-2 a favor de la anulación. La elección de gobernador de Puebla ya se cayó


 

Con una pistola en su cabeza, el magistrado electoral José Luis Vargas difundió —o filtró— en redes sociales su proyecto para resolver el caso Puebla que incluye declarar la nulidad de la elección de gobernador del 1 de julio, revocar la constancia de mayoría de Martha Erika Alonso, instruir al INE convocar a una elección extraordinaria cuya jornada debe realizarse en un máximo de 60 días.

 

Con una pistola en la sien, digo, porque el senador Cruz Pérez Cuéllar, antes panista y ahora de Morena, ingresó una iniciativa para que se respete el periodo original para que cuatro magistrados del TEPJF cumplan su periodo para el que fueron designados y no la polémica ampliación de que el PRI les dio el año pasado.

 

Esos cuatro magistrados son Felipe Fuentes Barrera, Reyes Rodríguez Mondragón, Indalfer Infante y, claro, el magistrado ponente José Luis Vargas, quien había recibido una extensión de cuatro años adicionales a los tres para los que fue designado. Ese magistrado, por cierto, había sido recusado por supuesto parentesco con uno de los abogados del despacho de Martha Erika. Es decir, Morena no confiaba en él.

 

Con esa iniciativa en el Senado, que es una auténtica pistola en la sien, las lealtades cambiaron, consecuencia de cruzar el umbral del 1 de diciembre sin un fallo confirmatorio. Otra vez se cumple el viejo axioma de que en política lo que se aplaza no se verifica.

 

Este proyecto también confirma que en política no hay sorpresas, sino sorprendidos.

 

El magistrado José Luis Vargas busca congraciarse con Morena para no ser desalojado de su asiento en el TEPJF, y si los otros tres ya fueron alineados también con esa iniciativa, más el aval de Janine Otálora, el resultado de la votación es un previsible 5-2 a favor de la anulación.

 

La elección de gobernador de Puebla ya se cayó, y el Instituto Nacional Electoral será el organismo encargado de organizar la extraordinaria en máximo 60 días porque, técnicamente, no habrá IEE, ya que en uno de sus resolutivos ordena la destitución de los consejeros por su actuar negligente en vigilar la cadena de custodia.

 

El resultado previsible de la votación es una presión política derivada de la iniciativa presentada por el senador Cruz Pérez Cuéllar. No hay otra.

 

En este espacio advertí que la lógica política indicaba que López Obrador no iba a dejar pasar el chance de conquistar el territorio de Puebla bajo el principio de que la política es ‘momento y oportunidad’ y no esperar seis años, todo un ciclo político, para adueñarse del estado, lo que significa menos resistencias para su proyecto de demoler el neoliberalismo de una forma duradera, como anunció en su toma de protesta.

 

Hace más de una semana escribí: “López Obrador tiene la oportunidad de dar un puñetazo en el tablero para que en Puebla haya juego nuevo, es decir, nuevas elecciones en las que un candidato competitivo de Morena pueda hacerse del gobierno en comicios extraordinarios el próximo año, sin necesidad de esperar que trascurra todo un ciclo político de seis años”.

 

“Si el TEPJF confirma la victoria de Martha Erika Alonso: deberá conformarse en gobernar con ella los seis años de su periodo. Y para 2024 se la jugarán entre Rodrigo Abdala —su ‘superdelegado’ y amigo personal de Andy— contra Alejandro Armenta, Nancy y quizá Claudia, si es capaz de recomponer su gobierno. No duden que la locura del poder afecte a Gabriel Biestro”.

 

“Pero si el TEPJF tumba la elección, ese proceso ya no tendrá que esperar a 2024, sino que se adelantaría a 2019, cuando Morena, con un candidato competitivo, podría hacerse de una vez con la gubernatura y avanzar en el plan de ocupación territorial.

 

“Si la política es momento y oportunidad, López Obrador hará hasta lo imposible para tumbar la elección en el TEPJF, no por Barbosa, sino para tener otra chance de ganar el gobierno de Puebla, ahora sí con un candidato competitivo”.

 

Tan político, que no jurídico, es el proyecto del magistrado José Luis Vargas que ya ni siquiera consideró el recuento total ordenado realizado en el TEPJF, porque presumiblemente la paquetería ya habría sido manipulada y la certeza se perdió. Un absurdo.

 

Por eso, el fallo confirmatorio no llegó, y ya no va a llegar.

 

Como dice el axioma Taibo: se las metieron doblada.

 

Sin Yolanda, Maricarmen.

 

 

comments powered by Disqus