Domingo, 22 de Septiembre del 2019
Lunes, 10 Diciembre 2018 04:04

Del plato a la boca se cae la sopa: ¡viva la cofradía del clavo ardiendo!

Del plato a la boca se cae la sopa: ¡viva la cofradía del clavo ardiendo! Escrito Por :   Arturo Rueda

Del plato a la boca se cae la sopa. Todos en Morena ya festejaban la anulación de la elección confiados en la potencia de la 4T. Pero al final es probable que ni siquiera López Obrador haya intervenido en el TEPJF. Es evidente que el fallo no le gustó al tabasqueño, pues lo calificó de incorrecto y hasta antidemocrático, pero paradójicamente, el presidente llamó a acatarlo, un mensaje para sus barbáricas huestes en Puebla, ratificando su convicción democrática


 

La historia de Puebla cambió la noche del viernes 7 de diciembre de 2018 cuando el ministro Pérez Dayán otorgó la suspensión a la aplicación de la Ley de Remuneraciones sobre la acción de inconstitucionalidad promovida por Rafael Moreno Valle, Miguel Ángel Osorio Chong y otros 53 senadores, quienes desde su minoría lograron detener la avasalladora maquinaria política de Morena y Andrés Manuel López Obrador.

 

Esa noche la política nacional se reconfiguró, pues los derrotados del 1 de julio cerraron filas desde sus espacios institucionales para crear islas de resistencia, contrapesos, frente al fenómeno popular de López Obrador que evidencia su desprecio a las leyes.

 

El tabasqueño tendrá 30 millones de votos, pero la minoría tiene instrumentos legales y personeros leales en las instituciones para ejercer un mínimo derecho de veto a las principales decisiones del presidente. La ruta del conflicto está trazada.

 

No se veía cómo el morenovallismo podía rescatar la gubernatura de Puebla, pero la cofradía del clavo ardiendo triunfó. Llegó el milagro de Navidad, pero no se trata de un ‘haiga sido como haiga sido’. Es necesario entender cómo ocurrió para que la difamación en voz alta del nuevo general de las derrotas, Luis Miguel Barbosa, no reduzca el fallo que le perjudicó a un asunto pueril de dinero con lo que pretende deslegitimar a los cuatro magistrados que rechazaron la anulación.

 

El voto de los cuatro magistrados que ratificaron a Martha Erika Alonso, sobre todo el de Janine Otálora, fue la continuación del golpe dado por la Suprema Corte al suspender la Ley de Remuneraciones. El mensaje a la 4T es claro: el Poder Judicial de este país hará lo necesario para mantener su independencia, porque ceder a las presiones de López Obrador nada les garantiza.

 

En la política nada es accidente. Hace unos meses, por unanimidad, los siete magistrados de la Sala Central del TEPJF exoneraron de plano a Morena por el fideicomiso del 19-S, revocaron la multa y ni siquiera dieron vista al INE para una nueva investigación. Es decir, fueron totalmente obsequiosos con la nueva hegemonía de López Obrador. Se postraron.

 

¿Y qué recibieron a cambio? Ni siquiera una palmada en la espalda, sino una iniciativa para reducir el periodo de cuatro de ellos, incluirlos en la lista de rebajas de sueldos y nuevas presiones para entregarles Puebla, otra vez, a cambio de nada.

 

El magistrado José Luis Vargas decidió seguir el camino de la obsequiosidad a la 4T y pasará a la historia por el vilipendio a su proyecto de anulación que lo exhibió como un ignorante en derecho merecedor de una paca de alfalfa. Entre Reyes Rodríguez, Indalfer Infante, Felipe de la Mata y Janine Otálora lo frenaron. El acuerdo entre estos cuatro magistrados, refieren las fuentes, se dio luego de la suspensión otorgada por el ministro Pérez Dayán en la SCJN.

 

Por supuesto, la voltereta fue un balde de agua fría tanto para los liderazgos de Morena interesados en impulsar una elección extraordinaria —como Yeidckol Polevnsky, Ricardo Monreal—, como para Luis Miguel Barbosa —que ya se veía en la Segunda Vuelta— y para los anotados en disputarle la candidatura e incluso para los que alzaban la mano para la gubernatura interina.

 

Del plato a la boca se cae la sopa. Todos en Morena ya festejaban la anulación de la elección confiados en la potencia de la 4T. Pero al final es probable que ni siquiera López Obrador haya intervenido en el TEPJF. Es evidente que el fallo no le gustó al tabasqueño, pues lo calificó de incorrecto y hasta antidemocrático, pero paradójicamente, el presidente llamó a acatarlo, un mensaje para sus barbáricas huestes en Puebla, ratificando su convicción democrática.

 

Dame un punto de apoyo y moveré al mundo, dijo Arquímedes de Siracusa el descubrir la ley física de la palanca que permite desplazar grandes masas con una aplicación ínfima de fuerza. Ese punto de apoyo para Moreno Valle fue la coordinación de la bancada panista en el Senado. Desde ahí, le acomodó el primer golpe a López Obrador. El segundo fue quedarse con Puebla.

 

Pero Moreno Valle va por más pues ha descubierto el flanco débil del presidente. Ya hay otra acción de inconstitucionalidad preparada en contra de la reforma a la Ley Orgánica de la Administración Pública, lo que paralizaría la estructura de los ‘superdelegados’, y también un rechazo frontal a la terna presentada para elegir al ministro de la Suprema Corte de Justicia, una vez que Morena no tiene los 88 votos necesarios para sacar adelante la designación.

 

Por eso López Obrador andaba tan molesto ayer cuando fue cuestionado por el tema de Puebla. En un fin de semana perdió dos batallas, y ahora además de Enrique Alfaro en Jalisco, tiene focos de resistencia en el Senado, en la Suprema Corte y en el TEPJF.

 

 

Conclusión: la 4T tiene mucha potencia, pero en el ejercicio de gobierno nadie es invencible. Los milagros de Navidad existen, y la votación de los magistrados fue casi idéntica a la final de la Champions en Estambul, Arsenal vs Milán. Una serie de penaltis digna de infarto.

 

¡Que viva la cofradía del clavo ardiendo! ¡Que viva!

 

comments powered by Disqus