Miercoles, 26 de Junio del 2019
Viernes, 14 Diciembre 2018 03:15

Las batallas que vienen para Martha Erika

Las batallas que vienen para Martha Erika Escrito Por :   Arturo Rueda

A partir de este día, Martha Erika Alonso será gobernadora, pero no se va a sentar en un trono de rosas, sino de espadas, muy parecido al que se disputan en Game of Thrones. Las amenazas a la estabilidad de ese gobierno provienen de muchos frentes.


 

Fueron un par de minutos largamente acariciados, dolorosamente esperados desde la noche del 1 de julio, cuando su victoria electoral fue manchada por la cantaleta del fraude.

 

Esa cantaleta derivó en violencia, meses de incertidumbre, ninguneos desde el nuevo gobierno federal, agresiones por las fuerzas morenistas, traiciones, más ninguneos, misoginia. Más traiciones.

 

Una pesadilla hasta la cardiaca sesión del TEPJF en la que fue confirmado su triunfo por el voto de calidad de la magistrada Janine Otálora.

 

Preventivamente, una adecuada reforma allanó el camino para que su toma de protesta fuera aséptica, limpia, indolora. No ante el Congreso de la ‘nave de los locos’, sino ante los civilizados togados del Tribunal Superior de Justicia.

 

Apenas unos segundos después de la medianoche, Martha Erika Alonso Hidalgo entró al salón de plenos del TSJ escoltada por el ahora ex gobernador Antonio Gali Fayad.

 

Impecable, segura de sí misma, sin ninguna clase de titubeos y resguardada por la noche, Alonso Hidalgo, 160 días después, entró en el ejercicio del poder. La espera terminó.

 

Subrayo “resguardada por la noche”, pues sus odiadores dirán que se trata de la toma de protesta de un ilegítimo, un espurio, alguien que accede por la puerta de atrás.

 

El argumento del alonsismo es contundente: los vacíos de poder se llenan. La situación de la entidad, sobre todo en materia de seguridad, no da espacio ni segundo que perder. Recuperar la gobernabilidad, el control, de forma inmediata.

 

Para su primer tramo de gobierno, Alonso Hidalgo se decantó por la mano dura al colocar en la SGG a Jesús Rodríguez Almeida, un claro perfil policiaco. No se ve que lo suyo sea la negociación o el buen rollo. Fue el tercer secretario de Seguridad Pública de Moreno Valle y ofreció resultados contradictorios. No brilló.

 

La parte política del gabinete ha sido confiada a Luis Banck, quien desde la oficina de la gubernatura podrá coordinar las acciones sin exponerse al golpeteo de la primera línea de fuego. Se cuida a la estrella emergente del morenovallismo y quien parte con el mejor perfil rumbo a 2024. Esa es la suya, parece.

 

El ex fiscal Fernando Rosales complementa el perfil de mano dura al asumir la SSP. Se apuesta por la inteligencia policial antes que por la carrera policial. Ya se verán los resultados en las semanas y meses por venir.

 

A partir de este día, Martha Erika Alonso será gobernadora, pero no se va a sentar en un trono de rosas, sino de espadas, muy parecido al que se disputan en Game of Thrones.

 

Las amenazas a la estabilidad de ese gobierno provienen de muchos frentes.

 

La más cercana, pero no la más amenazante, es la mayoría de Morena en el Congreso local, la ‘nave de los locos’, que poco puede hacer para arruinar el gobierno estatal por más ruidoso que sea.

 

Un poco más lejos, pero con dinamita en los puños, el gobierno federal de AMLO irritado por las dos derrotas que les propinó Moreno Valle en el mismo fin de semana. Un elefante capaz de matar a cualquiera sobre el que se recargue.

 

Aun si no se recarga, López Obrador pretende aplicar un plan de astringencia financiera a los estados que los dejará con los recursos propios, las participaciones y aportaciones, lo que podría significar una caída presupuestal fuerte para Puebla.

 

A diferencia de Moreno Valle y Gali, Alonso Hidalgo va a administrar las vacas flacas. Tendrá más retos con menos dinero para ejecutar.

 

Abajo, las 48 administración municipales de Morena, con recursos e influencia suficiente en la zona metropolitana y los grandes centros urbanos como Tehuacán. Guste o no, son los amos del territorio.

 

A los lados, los medios de comunicación como e-consulta y La Jornada de Oriente, voceros del ex candidato Luis Miguel Barbosa, quienes continuarán su tarea de demolición.

 

Finalmente, una minoría desorganizada que cree en la teoría del fraude electoral, y una mayoría ruidosa en las redes sociales que un día sí y otro también despotrica contra la herencia del morenovallismo.

 

Este es el escenario de la gobernadora, quien tendrá que superar con velocidad su curva de aprendizaje.

 

¿Lo mejor?

 

Que junto a ella tiene a sus samuráis: Banck, Max, Eukid, Moya. Cuatro puntales para resistir un terremoto.

 

comments powered by Disqus