Viernes, 19 de Julio del 2019
Martes, 18 Septiembre 2018 02:23

¿Es o será Morena el nuevo PRI?

¿Es o será Morena el nuevo PRI? Escrito Por :   Héctor Hernández Álvarez

Si Morena hace un buen trabajo, la derecha política no será un contrapeso importante


 

El buen resultado en las pasadas elecciones federales de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT, PES), hace pensar que Morena se ha convertido en el nuevo partido hegemónico e inclusive en el nuevo PRI. No obstante, las diferencias entre uno y otro partido, así como su historia particular y el contexto en el cual se desarrollan son diametralmente opuestos. Si bien el discurso de campaña del presidente electo Andrés Manuel ha ido cambiando y varias propuestas que tenía han quedado en el olvido (como regresar al Ejército a sus cuarteles y bajar el precio de las gasolinas), sigue aun con una clara orientación a la austeridad y por lo menos parece tener la intención de mejorar la situación social en nuestro país.

 

En política, es común y normal modificar las propuestas de campaña una vez que se llega al poder, debido, en primer lugar, a que ya no se tiene la necesidad de hacer discursos populistas ni demagógicos para ganar votos; en segundo lugar, porque surge la necesidad de adecuarse a la realidad del país y trabajar con lo que hay, con lo cual, las propuestas de políticas públicas se van modificando. La austeridad republicana promovida por el próximo presidente constitucional y la mayoría en el Congreso de la Unión dan muestra de que están entendiendo el mensaje. ¿Por qué la gente decidió elegir otra opción qué en el papel era radicalmente opuesta al partido en el poder? La respuesta es simple: hartazgo social. Mientras que la mayoría de los mexicanos viven con un ingreso mísero, la clase política es de los pocos estratos sociales que pueden permitirse una buena vida. Sin olvidar tampoco los altos índices de violencia, inseguridad, falta de acceso a la justicia y escándalos como los de Javier Duarte en Veracruz, Tlatlaya, Ayotzinapa y la ‘estafa maestra’.

 

Era conocido por los dirigentes de la coalición Juntos Haremos Historia que el momentum de la izquierda política en nuestro país debía ser apabullante. Para ello tenían que ocupar la ideología correcta que era justamente la que ellos tenían. Supieron aprovechar perfectamente la coyuntura política a su favor y tener una baraja de propuestas ante las principales problemáticas de México, como son la inseguridad, la impunidad y la corrupción. Ese fue su principal factor diferenciador frente a las demás opciones.

 

Ahora bien, empezaré por describir lo que puedo ver acerca de las semejanzas entre Morena y el PRI, con el fin de aportar argumentos al debate, ¿es o será Morena el nuevo PRI? El plan que siguieron los morenistas fue el del ‘efecto paraguas’, es decir, mientras alimentaban la conciencia de la población en general con propuestas ilusorias y de transformación; por otro lado, aceptaban a miembros tradicionalmente opuestos a la izquierda, lo que hizo que el partido fundado por Andrés Manuel creciera en tamaño y poder.

 

Es necesario mencionar que Morena siguió fielmente un discurso orientado a la izquierda durante el periodo de campañas electorales, sin embargo, ese mismo ha tenido que irse modificando; lo que ha provocado que caiga en contradicciones importantes. El arropo de exintegrantes de otros partidos políticos del PAN y del PRI; los polémicos nombramientos de Manuel Bartlett, Ignacio Ovalle y Porfirio Muñoz Ledo, aun sabiendo que fueron parte de la alta esfera del PRI, han derivado en múltiples críticas por parte de la oposición e inclusive de los fieles a Morena.

 

A pesar del ingreso de ex miembros panistas o priistas, no creo que sea un factor determinante y exclusivo de la forma de actuar de Morena, sino más bien a un factor que corresponde a la clase política mexicana en general. El transfuguismo ha sido una práctica muy común en todos los niveles (locales, estatales, federal), el pasar de un partido a otro por conveniencia personal no es nada raro. Los “cacicazgos” de los líderes estatales o locales de los partidos políticos parecen gozar de una autonomía absoluta, no sancionatoria por parte de los dirigentes nacionales, para evitar el ingreso de personajes afines a otras ideologías. Con lo cual, este fenómeno forma parte de la cultura política mexicana y no de un solo grupo.

 

Hay que esperar a que la nueva administración pública federal completa tome posesión del cargo para saber de qué forma se irá desenvolviendo la labor política. Por ahora, desde mi análisis y punto de vista, el mayor enemigo para el Movimiento Regeneración Nacional es el mismo partido y la toma de decisiones estratégicas en materia de políticas públicas que llevarán a cabo. Si Morena se equivoca con errores graves como podrían ser más nombramientos burocráticos cuestionables, actos de corrupción e ineficacia para atender las problemáticas que más afectan a la ciudadanía, se convertirá en una bomba de tiempo que estallará por la falta de coherencia y por no entender el mensaje que los mexicanos manifestaron en las urnas.

 

Para finalizar, seguramente hay cosas importantísimas que la mayoría desconocemos. Lo que hay que hacer es despertar y quitarse la inocencia política. Cosas de relevancia como la democracia liberal, los derechos humanos, la igualdad e inclusive, las mismas leyes no son más que instrumentos para mediar o atenuar la naturaleza del hombre y castigar sus malos actos. No obstante, los resultados siempre son parciales, no es posible eliminar los males sociales, sobre todo en países como México, con debilidad institucional y un sistema político corrompido. Es cierto que el poder corrompe, creo que Andrés Manuel no solamente ganó con la ayuda del pueblo, sino que también fue apoyado por otros actores políticos de la oposición. Se dice que favor con favor se paga. En efecto, los nombramientos polémicos pudieron haber sido el pago por favores políticos.

 

Quitarse la inocencia e intentar conocer lo que se hace tras bambalinas, lejos de los reflectores, es la mejor manera de analizar la política. Aunque, de ese tema, no se habla lo suficiente.

 

comments powered by Disqus