Miercoles, 24 de Julio del 2019
Viernes, 04 Enero 2019 02:23

La derecha en México sí es mezquina

La derecha en México sí es mezquina Escrito Por :   Héctor Hernández Álvarez

Todavía no existe una derecha ciudadana, pero sí oligárquica


 

El panorama político en Puebla y en México parece sombrío. Lo que se sabe, hasta ahora, es que la polarización social y política no cesarán; por el contrario, seguirán aumentando. Ciertamente, creo en que la política debe ser incluyente con los ciudadanos, especialmente con los estudiados en dicha ciencia. Sin embargo, la cultura política en nuestro país aún se encuentra demasiado rezagada, haciendo parecer que la política es sólo para unos cuantos. Ejemplos de esto vemos todos los días: casos de demagogia, de nepotismo, sobornos e ineptitud en la planeación, elaboración y evaluación de la política.

 

Actualmente los dos polos políticos (derecha/izquierda) han protagonizado una auténtica guerra ideológica y propagandística. A decir verdad, la derecha ha tratado de hacer ver a la izquierda como una agrupación novata, falta de doctrina y sumamente populista. No obstante, habrá que preguntarse si la derecha realmente ha hecho un buen trabajo.

 

En términos prácticos, la derecha se encuentra conformada principalmente por dos partidos protagonistas: el PAN y el PRI. El primero de éstos se ha convertido en el principal opositor a nivel federal en contra del hegemónico Morena.

 

En efecto, si revisamos los resultados del gobierno de Rafael Moreno Valle del PAN cuando fue gobernador en Puebla, las tomas clandestinas de hidrocarburos aumentaron considerablemente. De acuerdo con Petróleos Mexicanos (PEMEX), se registró un incremento de mil 830 por ciento de estas tomas. Además, Puebla dejó de ser uno de los estados más seguros de la República para convertirse en uno de los principales respecto de crímenes como los feminicidios, trata de personas y robo de combustibles.

 

En la actualidad, si revisamos el gabinete del ejecutivo estatal, todos los servidores públicos son allegados al PAN, ya sea por ser amigos de la ex gobernadora, o miembros del partido en cargos públicos de anterioridad. Tal es el caso de Luis Banck, quien fue presidente municipal de la ciudad de Puebla, posteriormente designado como jefe de la oficina del Ejecutivo estatal y probable opción para gobernador interino.

 

Por otra parte, de manera personal, y como periodista de opinión, he indagado acerca del sistema electrónico de registro al Partido Acción Nacional para nuevos militantes. He encontrado que, en muchas ocasiones, no se recibe confirmación de registro ni mucho menos instrucciones para seguir con el proceso de inscripción. Además, en las administraciones panistas recientes, el DIF del estado ha fungido como órgano administrativo para acomodar a la familia y amigos de los panistas en el poder.

 

Otro punto para considerar es la lucha interna en el PRI y el PAN. La desunión en el PRI llamó la atención incluso antes de las pasadas elecciones, con el cambio de directivos de alta jerarquía, principalmente de la Secretaría de Gobernación ante el anuncio de que José Meade sería el candidato presidencial. Por su parte, el PAN también está terriblemente dividido. Para constatarlo sólo hace falta revisar las pasadas declaraciones de panistas y ex panistas como Ernesto Cordero y Javier Lozano en contra de Ricardo Anaya, cuando éste fue candidato a la presidencia. Así como las renuncias de Margarita Zavala y Felipe Calderón. Tampoco hay que olvidar que cuando Rafael Moreno Valle fue elegido coordinador de los senadores del PAN, el ex dirigente nacional, Damián Zepeda, se pronunció públicamente en contra de dicho nombramiento.

 

Por si todo lo anteriormente descrito fuera poco, no hay que olvidar el tema de las representaciones locales. Es evidente que, a nivel municipal, existen cacicazgos del PRI y el PAN, que únicamente han funcionado como los responsables de seleccionar por ‘dedazo’ a futuros contendientes a cargos de elección popular, miembros de ayuntamientos y demás servidores públicos.

 

Con todo esto, en efecto, vale decir que la derecha no ha sido efectiva en atender las principales problemáticas sociales ni tampoco ha resultado ser inclusiva. Con una clara fragmentación e ineficiencia en la atención a la seguridad y la justicia social, tenemos una derecha no elitista (porque no es una derecha refinada, aunque sí corriente), pero sí oligárquica, donde abundan los compadrazgos y el nepotismo.

 

En efecto, la virtud que ha tenido Morena ante otras fuerzas políticas ha sido mantener, en la medida de lo posible, la cohesión entre sus miembros y sus aliados, haciendo referencia al Partido Encuentro Social y el Partido del Trabajo. Es necesario mencionar que la Coalición Juntos Haremos Historia fue la que más unida estuvo en las pasadas elecciones del primero de julio. Las demás coaliciones contendientes en el estado de Puebla sufrieron divisiones a nivel municipal. Para verificar esto sólo hace falta revisar las planillas que participaron, mediante el Instituto Electoral del Estado.

 

Me atrevo a escribir este tema en mi columna de esta semana, porque soy un ciudadano que me consideraba afín a la ideología de centroderecha. Sin embargo, y como ya he explicado anteriormente en este escrito, tenemos una derecha oligárquica en nuestro país, que usa la democracia para defender sus intereses personales y que no representa a la ciudadanía que alguna vez confío en ellos. Que ha resultado inepta para plasmar el interés nacional de México en el exterior y que sólo nos ha dejado la mala imagen de ser un país inseguro, corrupto e impune.

 

Creo en la democracia y en la política inclusiva, no importa si es de derecha o de izquierda, lo importante es fomentar el desarrollo armonioso y responsable de nuestra sociedad. Dado esto, Mirena tiene en sus manos una gran responsabilidad y enormes oportunidades para lograr lo que promulga. Esperemos que en caso de ganar las próximas elecciones en Puebla y de la mano del gobierno federal, se puedan superar todos los retos que tenemos en nuestro presente y futuro de cara al 2019.

 

comments powered by Disqus