Domingo, 05 de Julio del 2020

Edil Carlos Garrido hace berrinche por trabajo de Marina en Necaxa

Miércoles, 28 Noviembre 2018 04:12
Edil Carlos Garrido hace berrinche  por trabajo de Marina en Necaxa

La Armada de México operaba en el lugar desde 2014. El presidente municipal se inconforma por el trabajo de los elementos de la SEMAR y provoca la salida de la institución del municipio afectado por problemas de inseguridad.

Salomón García / Juan Galindo

@Diario_Cambio



Mientras en otros estados de la República Mexicana alcaldes y gobernadores solicitan la presencia de fuerzas federales para hacerle frente a la ola de violencia y consumación de actos delincuenciales, el alcalde del municipio Juan Galindo (Necaxa), Carlos Garrido Torres, logró todo lo contrario: que salieran elementos de la Secretaría de Marina y Armada de México (SEMAR)


La queja del presidente Garrido Torres fue difundida en redes sociales recientemente y tuvo su efecto con la salida de elementos de la SEMAR de esta demarcación. La presencia de los marinos era permanente en el centro de Necaxa y sus alrededores desde el año 2014.


La inconformidad del actual alcalde fue que no le informaban sobre su actividad y que se les veía en el centro y principalmente en un hotel propiedad del ex presidente municipal. Ese fue su argumento, suficiente como para obtener una reacción de los mandos de la SEMAR.


Los elementos de la Marina llegaron a Necaxa por dos situaciones: la primera por solicitud directa realizada por el ex alcalde de extracción priista, Luis Gerardo Martínez Gómez, debido a que en la región ya se estaba “descomponiendo el panorama en relación a la seguridad”, declaró en su momento el munícipe; y la segunda por la relación fraternal que guarda uno de los principales mandos de la noble institución, José Luis Vergara, con este pequeño municipio situado en la Sierra Norte de Puebla.


Desde hace tres años, a la llegada del entonces presidente municipal Luis Gerardo Martínez Gómez, los efectivos de la Armada de México llegaron a Necaxa, incluso el mes de mayo del año pasado la Orquesta Sinfónica de la SEMAR brindó un concierto por el Día de las Madres.


Se registraron múltiples acciones de apoyo social, patrullajes, canalizaciones a hospitales y clínicas a personas de grupos vulnerables y también participaron de forma activa en el plan DN III en coordinación con autoridades locales y de la región.


Hasta este momento, en la página oficial de estructura de la SEMAR y la Secretaría de Gobernación (Segob) aparece publicado “el Almirante José Luis Vergara nació en Nuevo Necaxa, Puebla el 9 de octubre de 1959; ingresó al Servicio Activo de la Armada de México el 4 de agosto de 1975 como Cadete en la Heroica Escuela Naval Militar; recibiéndose como Ingeniero en Ciencias Navales el 1 de noviembre de 1981, obteniendo el 1er. Lugar de su clase”.


Añade que, desde el 1 de diciembre de 2015 se desempeña como almirante oficial mayor de la Secretaría de Marina. Cuenta con las condecoraciones de perseverancia de sexta a primera clase y perseverancia excepcional tercera clase por haber cumplido de 10 a 40 años en el servicio activo de la Armada de México.


Este poblano ha sido distinguido como uno de los pocos que ha logrado reconocimientos internacionales como en “defensa y seguridad nacional, una Condecoración al Mérito Facultativo… segundo lugar en la maestría en mando superior y seguridad nacional, la Condecoración de la Legión de Honor Militar Mexicana, Distintivo Estado Mayor General de la Armada el distintivo Buque Escuela Velero Cuauhtémoc” entre otros.


En una entrevista reciente, este corresponsal le preguntó a José Luis Vergara porque su interés en apoyar a Necaxa con presencia de Marinos y él contestó “Salomón, sencillamente porque aquí tengo mis raíces, mi casa y amo mi tierra”


Pues bien, todo lo anterior quedó en la historia y ahora la ciudadanía espera la reacción del alcalde en cuanto a la demanda de seguridad y, principalmente, espera que los niveles de delincuencia que se han disparado en los últimos meses en agravio de sus vecinos de Xicotepec de Juárez y Huauchinango, no afecten ahora esta localidad de poco más de 10 mil habitantes.