Sábado, 26 de Septiembre del 2020

Vinculan a proceso a los dos mandos policiacos de Texmelucan

Miércoles, 09 Mayo 2018 03:26
Vinculan a proceso a los dos mandos policiacos de Texmelucan

Miguel Ángel Jacinto Fragoso y Sinohé León Sánchez, permanecerán en prisión lo que resta de su proceso jurídico. Estos mandos son directamente responsables de los 127 elementos detenidos, ya que como parte de sus obligaciones era dar de alta a los uniformados, así como brindarles la capacitación necesaria

Carlos Cózatl Martínez / @cr_cozatl



 


El comisario Miguel Ángel Jacinto Fragoso, y el director de Seguridad, Sinohé Jerónimo León Sánchez, permanecerán en prisión por lo que resta de su proceso jurídico, al ser vinculados por su presunta participación en los delitos de abuso de autoridad y cohecho.
Junto a estos altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública de San Martín Texmelucan, también se encuentra su chofer particular, el oficial Mauricio N, quienes fueron detenidos el pasado dos de mayo en las instalaciones de la dependencia en dicho municipio, luego de ser relevados por la SSP del estado por un decreto oficial.


Según el comunicado de prensa emitido por la Fiscalía General del Estado (FGE), la dependencia aseguró que los tres sujetos permanecerán recluidos en el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Tepexi de Rodríguez, por el tiempo que dure su proceso judicial.


"Durante la audiencia, el Juez de Control determinó que existen elementos suficientes para establecer la responsabilidad de Miguel Ángel N, comisario de Seguridad Pública, Tránsito y Vialidad; Sinohé Jerónimo N, director de Seguridad Pública; y Mauricio N, quien presuntamente se desempeñaba como chofer de los mandos. Los delitos que se les imputan son cohecho y abuso de autoridad", señaló la dependencia en un comunicado.
Cabe destacar que estas autoridades  también son responsables de la situación jurídica de los aún 127 elementos detenidos, ya que como parte de sus obligaciones era dar de alta a los uniformados, así como brindarles la capacitación  necesaria para servir sus funciones con decoro, situación que también mantiene a los uniformados en vulnerabilidad.