Miercoles, 22 de Enero del 2020

Vandalismo, heridos y detenidos: así fue el brutal asalto de Morena al Hotel MM (FOTOS)

Miércoles, 04 Julio 2018 04:02
Vandalismo, heridos y detenidos: así fue el brutal asalto de Morena al Hotel MM (FOTOS)

Los lopezobradoristas irrumpieron violentamente al inmueble para exhibir un supuesto laboratorio electoral. Desde jóvenes panistas hasta líderes del albiazul, acusaron agresiones, manoseos y robo; del lado morenista también hubo descalabrados y gente aprehendida

Berenice Martínez / @bereymar



Integrantes de Morena irrumpieron en el búnker del PAN y amedrentaron a simpatizantes que trabajaban en el Hotel MM, ubicado en Bulevar Atlixco en Las Ánimas Santa Anita. Alrededor de las 14:30 horas de este martes José Juan Espinosa Torres y Alejandro Armenta Mier llegaron a “descubrir” un presunto laboratorio donde se fabricaban actas a favor de Martha Erika Alonso Hidalgo, con lo cual se buscaba consumar el fraude electoral.


Los candidatos irrumpieron en el salón donde había computadoras, paquetes electorales y un equipo “sofisticado”, con el que el PAN pretendía consumar el fraude electoral con la complicidad del Instituto Electoral del Estado (IEE) y el magistrado Israel Mancilla, del Tribunal Superior de Justicia, quien se encontraba en el lugar.


Por un ‘pitazo’, minutos después una veintena de morenistas llegaron para ingresar al hotel por la fuerza; en su paso encontraron un vehículo oficial del Ayuntamiento de Cuetzalan con paquetería de los comicios del pasado primero de julio.





Agreden a panistas y morenistas; hubo ensangrentados 


Al interior de un salón se encontraban trabajadores del PAN. “¡Órale, vámonos para allá”!, “¡que te sientes chingada madre!”, gritó un simpatizante mientras agarraba del cuello a un panista.


“Agarren acá, actas falsificadas, nadie sale”, exclamó un seguidor más. Quienes participaron en la irrupción fueron Gabriel Biestro, dirigente estatal de Morena; Nancy de la Sierra, candidata al Senado y David Méndez, vocero de campaña del candidato a gobernador por la coalición Juntos Haremos Historia, Luis Miguel Barbosa Huerta.


Los morenistas sacaron varios paquetes con actas “apócrifas” con las que el blanquiazul pretendía consumar el fraude electoral y “arrebatarle” al senador con licencia la gubernatura del estado. En el salón también se encontraba Omar Blancarte, operador morenovallista y funcionario de la Secretaría General de Gobierno, a quien gritaron “¡sal de ahí, Blancarte!”.


Otros que participaron en el disturbio poselectoral fueron Saúl Huerta Corona, candidato al Distrito 11; Héctor Alonso Granados, que compite por el Distrito 19; Mónica Lara Chávez del Distrito 17, así como Fernando Manzanilla Prieto, aspirante a diputado federal por el Distrito 12, quienes exigieron la intervención de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade) y la Policía Federal.







Jesús Morales llegó, pero fue echado por morenistas


Alrededor de las 15:15 de la tarde arribó una decena de policías estatales y municipales con el fin de tranquilizar los ánimos, pues trabajadores panistas habían sido detenidos por los morenistas, quienes tomaron “el control” del lugar. Tiempo después, el secretario de Seguridad Pública, Jesús Morales Rodríguez, llegó con otra veintena de granaderos.


En la entrada del hotel se concentraron militantes, simpatizantes y ciudadanos que exigían la intervención de la Policía Federal, pues acusaron que José Juan Espinosa y Alejandro Armenta habían sido secuestrados por panistas, quienes minutos después fueron liberados.


“Aquí está el centro de operaciones desde donde se operó primero el fraude electoral. Desde el Hotel MM estuvieron saliendo los paquetes alterados, totalmente clonados, ya nos dieron aviso los consejeros distritales que los paquetes inclusive carecen de firma, y como pudieron ver todas las sábanas de las actas que se capturaron en el PREP de aquí salieron, hay cajas perfectamente acomodadas”, dijo Espinosa Torres.


El candidato alegó que las sábanas electorales contenían resultados de casillas de municipios de la Mixteca, la Sierra Norte y la capital del estado. “¡Lárgate, ladrón!” gritó una decena de morenistas al dirigente estatal del PAN, Jesús Giles Carmona, quien salió del salón donde presuntamente se maquinó la elección local.  


Los uniformados estatales y municipales intentaron dialogar con morenistas que gritaron “fraude” una y otra vez, al acusar que el ex gobernador Rafael Moreno Valle pretende perpetrarse en el poder a través de su esposa, Martha Erika Alonso.




Armenta propicia pleito verbal con Jesús Morales


Alejandro Armenta pidió que tres integrantes de su equipo fueran liberados, pues acusó que fueron secuestrados por operadores panistas. Los ánimos se encendieron y medios de comunicación locales captaron los hechos ocurridos la tarde de este martes.


El abanderado al Senado de la República se enfrascó en un pleito verbal con Jesús Morales, a quien acusó de proteger al morenovallismo y ser parte del fraude electoral. “Estamos defendiendo el voto de los poblanos, aquí se están fabricando actas electorales para llevárselas a los órganos electorales y quien está resguardando a los operadores es Jesús Morales, que retire a sus policías, no somos delincuentes electorales”, afirmó.


Interviene la Fepade, Policía Federal y PGR


Durante la trifulca fueron golpeados el morenovallista Omar Blancarte, Jesús Giles, Sandra Izcoa, coordinadora de comunicación de Martha Erika Alonso, así como José Juan Espinosa, Manuel Domínguez, ex secretario juvenil del PAN e Hilario Gallegos, panista y simpatizante de Morena y el diputado federal Eukid Castañón.


Este último resultó herido, pues arribó al lugar de los hechos debido a que iba por un café, pero al ser identificado fue arrinconado por simpatizantes de Morena; uno de ellos hasta le escupió, por lo que se tiró al piso.


Al MM llegaron también personal de la Policía Federal, la Fepade y peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) para resguardar las actas y paquetes electorales falsificados para concretar el fraude de la elección del primero de julio.