Miercoles, 21 de Agosto del 2019
Martes, 16 Julio 2019 02:42

Rivera, Patjane y Layón: el desencanto del gobernante

Rivera, Patjane y Layón: el desencanto  del gobernante Escrito Por :   Alexis Da Costa

Tres años es muy poco tiempo, muchos teóricos de la administración pública debaten desde hace años si sería más efectivo alargar el periodo de los presidentes municipales. Unos argumentan que con esto se diseñarían proyectos a largo plazo y planes de crecimiento, los detractores de esta idea dicen que daría pie a un ‘nido’ de corrupción y malos manejos; el cuento nunca acaba.


 

Existen ejemplos buenos, gobernantes que ya quisiéramos que se hubiesen quedado unos años más en el cargo, pero también existen aquellos que en menos de un año provocan un descontento casi generalizado en su población, aquellos que en meses se vuelven los villanos favoritos, siendo a partir de ese momento los culpables de todo mal y los blancos directos del escrutinio público.

 

Habrá quienes lo merezcan, habrá quienes no, pero son tres ejemplos los que se han vuelto un referente obligado.

 

Claudia Rivera en Puebla capital quizá sea el caso más sonado gracias a la importancia de la ciudad; los detractores de su gobierno la culpan de la inseguridad, de la contaminación, de que amenace soleado y hasta de que está lloviendo; éste es un buen ejemplo de aquel "villano favorito" que tanto mencionaba Salinas de Gortari hace algunos años. No podemos negar que la lluvia de críticas a la alcaldesa no vienen sólo de una introspección a su gobierno sino a intereses políticos internos y externos a su partido, y esa persecución siempre será la más complicada.

 

Otro ejemplo es el de Patjane en Tehuacán, quien si bien ha dado  motivos para ganarse las críticas, éstos han sido en su mayoría escándalos personales y no correspondientes a su desempeño como presidente municipal. Pareciera que al estilo que el alcalde, al estilo Gary Hart, sigue reacio a la idea de que los medios se metan en su vida privada; no es el primero ni será el último y gracias a esto el escrutinio público se ha enfocado en él, pidiendo incluso la revocación de su mandato.

 

Un ejemplo diferente es el de Norma Layón, la alcaldesa de San Martín Texmelucan y protagonista predilecta de estas columnas entrópicas. Igual que en los pasados ejemplos, Layón ha sido el blanco de una lluvia de críticas desde todos los sectores que han pedido la separación del cargo en múltiples ocasiones. La crítica —como en todo periodo presidencial— inició con la exigencia de más seguridad, sin embargo, se acrecentó con la presentación de tres proyectos. Un paradero de camiones, un Corredor Gastronómico y un decreto que modificaría al Sistema Operador de Agua Potable. Del primero no sabe nada, el segundo ya fue cancelado y el tercero pareciera está congelado. ¿Cuál es el problema entonces? El punto angular en el crecimiento del descontento hacia el gobierno de Layón radica en la falta de tacto político, pues en arranques coléricos ha insultado y difamado lo mismo a medios de comunicación como a cámaras empresariales y hasta a ciudadanos. A unos no los baja de ‘vendidos’, a los otros les dijo que recibían un ‘dinerito’ por eso no querían el cambio, y a los últimos les dice ‘minorías’ de manera peyorativa.

 

Tres ejemplos distintos del desencanto hacia gobernantes. Claudia con lo político, Patjane con la vida privada y Layón con la soberbia.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico