Miercoles, 23 de Octubre del 2019
Viernes, 08 Marzo 2019 01:46

100 días de 2 mil 190 y de un proyecto transexenal; sí se puede y lo dejan

100 días de 2 mil 190 y de un proyecto transexenal; sí se puede y lo dejan Escrito Por :   Carlos Ramirez

En unos primeros 100 días que se han vivido con intensidad segundo a segundo, con todos los frentes abiertos y ninguno cerrado y de la mano de un proyecto de transfiguración -y no de transformación-, el presidente López Obrador parece estar pensado muy adelante.


 

El regaño a sus colaboradores hace unos días reveló el estado de ánimo presidencial alterado porque nada se ha aterrizado, todo se ha retrasado en el pantano de la burocracia y la novatez y existe el temor de que llegue a su primer informe de gobierno en septiembre sin resultados y ya sin eficacia su discurso de culpar al pasado de los problemas del presente.

 

Sin embargo, el modelo político del gobierno presidencial de López Obrador tiene la mira puesta en el largo plazo. José Agustín Ortiz Pinchetti, uno de sus principales asesores, corresponsable de la redacción de la Constitución Moral y ahora fiscal contra delitos electorales, ha corrido el velo en el texto ‘La oportunidad de una nueva Constitución’ que parece que pasó desapercibido: explica qué quiso decir el presidente López Obrador en su discurso de aniversario de la Constitución el pasado 5 de febrero.

 

En su artículo del 10 de febrero pasado en La Jornada, Ortiz Pinchetti toma dos críticos del ‘parchado’ a la Constitución -Daniel Cosío Villegas y Diego Valadés- y dice que en efecto “existe la obligación urgente de meterle mano a la Constitución”. Y revela la estrategia de López Obrador de rehacer la Constitución:

 

“¿Cuál sería el momento apropiado? Sin duda no sería el actual, sino después de las elecciones intermedias de 2021. Se renovará entonces la Cámara de Diputados federal y se convocará a un referéndum para que se ratifique o revoque el nombramiento del presidente. La población decidirá a favor de la Cuarta Transformación o en contra, replegándose hacia una posición más conservadora. Si vota por AMLO/Morena podría convocarse a una Asamblea Constituyente que tendría tres vías: a) revisar el texto actual para eliminar sus inconsistencias y redundancias; b) reorganizar la Constitución para quitarle textos que deberían estar en leyes secundarias, como propone Valadés; c) o, redactar una nueva Constitución que incorpore las propuestas de la Cuarta Transformación y los principios históricos del Estado mexicano.

 

“¿En qué fecha podrían programarse los trabajos en cualquiera de estas líneas? Me gustaría que fuera el 5 de febrero de 2022. Una vez asimilado el resultado electoral del verano de 2021. Si el voto hubiera sido negativo habría que esperar otro momento histórico, quizás en 2024”.

 

El análisis de Ortiz Pinchetti acomoda todas las piezas del rompecabezas lopezobradorista, piezas sueltas por ineficacia, por ir paso a paso o por tratar de crear una sensación de desorden del sistema político actual. En este sentido, Ortiz Pinchetti le da sentido, orientación y rostro real a la Cuarta Transformación: rehacer el sistema político priista/régimen del gobierno priista/Estado constitucional priista, pero no para consolidar un modelo populista porque el populismo no es un sistema/régimen/Estado, sino que sólo constituye una forma de organización del poder presidencial y su base social dependiente.

 

A partir de las consideraciones de Ortiz Pinchetti, el nuevo sistema/régimen/Estado sumará las propuestas sociales lopezobradoristas y su reacomodo de dependencia de fases de la 4ª Transformación y “los principios históricos del Estado mexicano”. Hasta donde se tienen indicios, se tratará de restaurar el Estado priista asistencialista de compromisos sociales, una mezcla de cardenismo radical de lucha de clases sin lucha de clases, del desarrollo estabilizador de López Mateos y Díaz Ordaz y del Estado intervencionista de Echeverría y López Portillo.

 

La Cuarta Transformación seguiría a la primera callista, la segunda cardenista y la tercera alemanista, cada una definida por la construcción de un partido funcional a esas metas. Hasta ahora se había tratado del mismo partido como PNR-PRM-PRI; la Cuarta, por tanto, dependería de la construcción de Morena como nueva sigla, pero con la misma estructura sistémica de control de masas y de administración de intereses empresariales del PNR-PRM-PRI. Por ello, sin duda, Morena se ha engrosado con priistas-priistas, panistas-priistas, perredistas-priistas y funcionarios-priistas.

 

La primera pista de la tarea del sexenio transexenal lopezobradorista la ofreció Ortiz Pinchetti, con fechas, estrategias y metas.

 

-0-

 

SNTE cruza frontera. En un evento de significado muy importante por los tiempos de exclusión que viven los EEUU, el secretario general de SNTE mexicano, Alfonso Cepeda Salas, y Eric Heins, presidente de la Asociación de Maestros de California, suscribieron en San Diego un programa de colaboración para atender a niños y jóvenes migrantes en ambos lados de la frontera, independientemente de su nacionalidad y garantizar condiciones laborales. California le sigue enmendando la plana al racismo antimexicano de Trump.

 

Política para dummies: La política es, dice Pablo Simón en El Príncipe moderno, una actividad muy gratificante, pero ingrata.

 

http://indicadorpolitico.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@carlosramirezh

 

---30---

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico