Domingo, 13 de Octubre del 2019
Lunes, 25 Marzo 2019 02:28

Trump y Televisa: privatización de la diplomacia, Ebrard-SRE, ujier

Trump y Televisa: privatización de la diplomacia, Ebrard-SRE, ujier Escrito Por :   Carlos Ramirez

WASHINGTON, DC- Es probable que a Mike Pompeo, secretario de Estado de la Casa Blanca, no le preocupe mucho su cargo, pues hace unos días declaró, ¿en broma?, que algún día de estos el presidente Trump lo podría despedir vía Twitter. Pero el canciller mexicano Marcelo Ebrard debería estar preocupado porque la política exterior estratégica del Estado mexicano con los Estados Unidos se trasladó a Televisa.


 

Pueden decir que en esa cena en casa del ejecutivo televisivo Bernardo Gómez no se tocó ningún asunto delicado, pero la negociación de la estrategia de seguridad de los Estados Unidos en el Río Bravo y de México en el Río Suchiate tiene aristas que tocan asuntos de Estado.

 

A Pompeo no parece preocuparle el activismo diplomático de Jared Kushner, el first son in law (primer yerno) del imperio, en temas de seguridad nacional como la agenda judía-israelí -dos comunidades de poder que exigen atención particular- y la mexicana desde Peña Nieto, pero en México el eje de la seguridad nacional, la seguridad del Estado y las relaciones internacionales se fija vis  à vis la relación total con los Estados Unidos.

 

El problema número uno de seguridad nacional de México es la Casa Blanca. Por eso existe desorientación en las oficinas de inteligencia, seguridad nacional y política militar de los EEUU por el desplazamiento de Pompeo de la relación con México en la agenda de seguridad estratégica de Washington, porque los resultados de los contactos personales-familiares de Trump no trasminan a los grupos de análisis que explican y definen políticas coyunturales. La molestia en algunos analistas consiste en la ausencia de pensamiento estratégico del presidente Trump y sus agendas anímicas en el mapa de riesgos estadounidense.

 

La cumbre de seguridad México-EEUU se realizó en la casa particular del principal funcionario de Televisa, con la circunstancia agravante de que Televisa tiene intereses estratégicos en los EEUU que pasan por decisiones de la Casa Blanca. La mezcla de intereses particulares-intereses de Estado ocurre de manera pública por primera vez en la historia.

 

El TCL-2 y México como país ‘colchón’ de la migración a los EEUU forman parte de la agenda de inteligencia y seguridad nacional de México; y al tratarse en cada de uno de los principales consorcios privados mexicanos con relaciones estadounidenses, esa cumbre representó una fractura muy seria en las exigencias de seguridad de la diplomacia y dejaron al canciller Ebrard en un mero ‘ujier’ del anfitrión Bernardo Gómez.

 

En su columna del jueves, el embajador en retiro Agustín Gutiérrez Canet fue muy cuidadoso en referirse a la “Diplomacia Televisiva”: “llama la atención que una visita oficial a México de un alto funcionario extranjero se lleve a cabo en la residencia privada de un connotado empresario mexicano, como lo es Bernardo Gómez, vicepresidente de Televisa. Se rompió la forma de celebrar reuniones en recintos oficiales o particulares de un funcionario para impedir conflictos de interés”.

 

Además de ser diplomático, Gutiérrez Canet es esposo de la embajadora de México en los EEUU, Martha Bárcena Coqui, y además tío de la esposa del presidente López Obrador. La embajadora fue marginada de la reunión por el canciller Ebrard y por tanto disminuida en sus funciones a meros actos protocolarios intrascendentes y asuntos sin importancia. La relación estratégica y de seguridad de México en los EEUU se manejará ahora en Televisa.

 

Si se aplica la ‘doctrina’ López Obrador de que una buena política exterior se basa en una buena política interior, entonces estamos asistiendo a la privatización de los intereses del Estado mexicano. Lo malo es que la agenda interior de los intereses de México con los EEUU pasan por el filtro de la seguridad nacional. Lo que se habló en la cumbre México-EEUU en Televisa tuvo que haber manejado información de inteligencia civil y militar entre Kushner y el presidente mexicano y de modo natural fue conocida por el empresario de Televisa que carece de algún juramento de confidencialidad del Estado, a menos de que Bernardo Gómez hubiese cenado en la cocina para dejar a solas al presidente mexicano, al first son in law y al canciller mexicano reducido a modesto traductor pasivo.

 

El ganador de esa reunión no fue México sino Televisa, pues Gómez se convirtió en un momento mágico en ‘lobista’ de negocios bilaterales que nada tienen que ver con los intereses de seguridad nacional del Estado mexicano. La relación México-EEUU no se llevará en la cancillería, ni en la embajada mexicana en Washington, sino en las oficinas de Bernardo Gómez, el nuevo soldado del presidente, soldado de Morena.

 

Por lo pronto, Bernardo Gómez se convirtió ya en el objetivo de las agencias de inteligencia de los EEUU y del mundo y en sujeto de espionaje para encontrar sus lados vulnerables para explotar. Y como Gómez no se ha destacado por su discreción, muchas de las frases sueltas en esa cena circulan en el mundo del espionaje.

 

-0-

 

Política para dummies: La política es, en esencia, la seguridad nacional del Estado.

 

http://indicadorpolitico.mx

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

@carlosramirezh

 

---30---

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico