Lunes, 23 de Septiembre del 2019
Martes, 03 Septiembre 2019 01:39

Palabra empeñada

Palabra empeñada Escrito Por :   Irma Sánchez

Ante la teoría de que para atacar un problema hay que comenzar por reconocerlo, ¡qué bueno! que el presidente López Obrador con todo y que está convencido de que en México todos estamos retefelices, el problema de la inseguridad que azota al país no le pasa inadvertido, por el contrario, lo acepta y lo considera su principal desafío.


 

Y más importante resulta que en plena ola de violencia con asaltos, robos, asesinatos, desmembrados, mutilados, se comprometió públicamente en su III Informe a controlarlo con toda la crisis con que se envuelve, para la que se declaró hombre de desafíos, retos y perseverante con la capacidad suficiente para pacificar a México.

 

Con estos atributos durante 18 años trabajó incansablemente contra viento y marea  para llegar a la presidencia de la república, y por fin convenció a más de 30 millones de mexicanos para conseguirlo.

 

Hoy con esa fuerza el pronunciamiento que hizo desde su informe de labores desde luego que no mitiga el problema por sí solo, pero da esperanza de que lo tiene claro y que consciente de su magnitud, desde sus oficinas en Palacio Nacional, sale la iniciativa para sumar esfuerzos y recursos de su gabinete y los gobiernos de los estados para revertir el fenómeno y reconstruir el clima de tranquilidad que hasta el siglo pasado reinaba en el suelo mexicano.

 

La delincuencia le ha costado progreso y vidas a México, y hoy con el anuncio se le apuesta a recuperar la paz para fortalecer las bases para que la nación progrese.

 

Uno de los estados marcados con la delincuencia creciente es el nuestro, en donde no hay día en el que se dejen de cometer atracos por todos lados, al grado de limitar ya la vida y convivencia social en cafés, taquerías y restaurantes a los que llegan en comando los delincuentes con pistola en mano dispuestos a todo para llevarse celulares, carteras, relojes, dinero y lo que se pueda.

 

Se confía que con el compromiso del presidente por encima de grillas de género en Puebla, los responsables de la seguridad entreguen mejores resultados, por el bien propio y de sus propias progenitoras.

 

El combate a la delincuencia fue una promesa, y el presidente empeñó su palabra que representa la oportunidad para volver a creer en él y en su gobierno.

 

Va la apuesta sobre la palabra empeñada.

 

¡Es nuestra hora! 

 

  

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico