Miercoles, 20 de Noviembre del 2019
Viernes, 23 Agosto 2019 03:52

Claudia: un barco que navega, un barco que se hunde

Claudia: un barco que navega, un barco que se hunde Escrito Por :   Arturo Rueda

Y es que por segundo mes consecutivo, la realidad delictiva de Puebla capital se pone de lado de Lourdes Rosales al frente de la SSPTM, quien logra contener todos los delitos de alto impacto: homicidio, feminicidio, secuestro, extorsión, violaciones. Sin embargo, la incidencia delictiva total volvió a subir en julio —respecto del mes anterior— por los robos con violencia. La tarea no está hecha.


 

Claudia Rivera Vivanco, la impopular presidenta municipal de Puebla, sigue viviendo días turbulentos. En algunos de ellos parece que el barco se va a pique, como el viernes pasado cuando tuvo que usar su voto de calidad para sacar adelante la votación de los estados financieros ante la ruptura de su Cabildo, o el sábado, cuando no fue invitada a la reunión de alcaldes metropolitanos con el gobernador Barbosa.

 

En esos días, su futuro parece ominoso y no parece haber fuerza capaz de rescatarla de su propia confusión.

 

Sin embargo, hay otros días sin borrascas en los que parece que el barco continuará navegando, como ayer, cuando la Comisión de Reglamentos aprobó una reforma al Coremun que prohibirá la venta en vía pública y en mercados de teléfonos celulares, nuevos o viejos, que no estén amparados por documentación legal. Se trata de una réplica de la medida impuesta por Claudia Sheinbaum en CDMX.

 

Podrá decirse que se trata de una medida insuficiente. Pero el robo a celulares, que luego son revendidos en la vía pública, especialmente en la 8 Poniente entre 9 y 11 Norte, donde CAMBIO logró contabilizar hasta 29 puestos, o en los mercados como El Unión, el Hidalgo o el Independencia, es la principal causa de asaltos violentos en la calle y el transporte público.

 

Por supuesto que es insuficiente la medida de prohibir. Es probable que se cree un mercado negro, que tengan que usarse otros métodos como las redes sociales, o incluso sea un mecanismo que incentive la corrupción, pues los inspectores municipales cobrarán cuotas o moches a quienes sorprendan revendiendo celulares en la vía pública.

 

Pero algo es algo y sin duda esta prohibición les dificultará la reventa de los celulares robados a los hampones, y con más dificultades en el mercado negro, quizá disminuya un poco la incidencia de robos violentos y en el transporte público.

 

Y es que por segundo mes consecutivo, la realidad delictiva de Puebla capital se pone del lado de Lourdes Rosales al frente de la SSPTM, quien logra contener todos los delitos de alto impacto: homicidio, feminicidio, secuestro, extorsión, violaciones. Sin embargo, la incidencia delictiva total volvió a subir en julio —respecto del mes anterior— por los robos con violencia. La tarea no está hecha.

 

De junio a julio, los robos se dispararon 35 por ciento: hubo casi 400 más y los que más crecieron fueron el robo a negocio y a transporte público, este último 69 por ciento, dieciséis casos más.

 

 

Puede decirse que Lourdes Rosales acumula dos meses de éxito con tendencia delictiva estable, pero los robos violentos hacen incrementar la incidencia delictiva. De tal forma, prohibir la venta de celulares va en la vía correcta de inhibir ese mercado.

 

Claudia, pues, volverá a ganar otro tanque de oxígeno para defender la permanencia de Lourdes Rosales al frente de la SSPTM, aunque parece que los prejuicios del nuevo equipo de SSP con el vicealmirante se están imponiendo frente a la fría realidad de los números: han convencido al gobernador Barbosa de que necesitan su cabeza para colocar ahí a alguien con formación militar.

 

La defensa de Lourdes Rosales ha llenado de borrasca, otra vez, el futuro político de Claudia: no se ha firmado el convenio de seguridad pública, no se le invitó a la reunión con ediles metropolitanos y se atizó a su oposición interna —el G5—, sumando otros dos votos disidentes, para dejarla en una situación precaria, orillándola a entregar la cabeza que no quiere entregar y que quizá, viendo los números de la incidencia, habría que mantener en la SSPTM.

 

Como siempre con Claudia, hay días en que el buque se hunde, y otros en los que navega y flota. ¿Cuánto resistirá ese barco?

 

**** Aguas con las extorsiones. Ahora que las extorsiones están desatadas, donde incluso varios funcionarios y regidores del Ayuntamiento capitalino cayeron, habría que lanzar una alerta por la actividad frenética de un sujeto llamado Manlio López, quien se dice empresario de medios de comunicación pero en realidad es asesor o director de Comunicación de la alcaldesa Karina Pérez Popoca en el Ayuntamiento de San Andrés.

 

Este sujeto de la picaresca, Manlio López, quien se dice dueño de un pasquín digital llamado Uninmedios —o algo así— se ha acercado con varios directivos de medios serios para, “a nombre del gobernador Barbosa y la señora Charito”, ponerse a la órdenes para negociar convenios de publicidad con los ediles de la zona metropolitana.

 

Sobra decir que el gobernador Barbosa y su esposa no conocen a este estafador de poca monta, y mucho menos a ese pasquín digital llamado Uniemedios —o algo así—. Así que favor de no caer en la estafa.

 

Lo increíble es que la alcaldesa Karina, enterada del proceder del hamponcillo, lo sostiene en el gobierno de San Andrés Cholula. ¿O los convenios que negocia son de ese municipio? ¿Hay moche para la alcaldesa?

 

*** Regresa un poblano de excelencia. Luego de más de una década en la Secretaría de Energía, donde tuvo diferentes puestos e incluso representación internacional, el brillante Santiago Creuheras regresa al terruño, repatriado por el gobierno barbosista como subsecretario de Medio Ambiente al lado de la experta titular Beatriz Manrique, con la que hará excelente dupla en beneficio de Puebla.

 

Egresado de Harvard, Creuheras decidió dedicarse al servicio público pese al éxito familiar en el rubro empresarial. Suerte en la tarea.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico