Miercoles, 13 de Noviembre del 2019
Miércoles, 09 Octubre 2019 01:45

Después de Medina Mora, cualquiera puede caer

Después de Medina Mora, cualquiera puede caer Escrito Por :   Arturo Rueda

Pero así como está Medina Mora, apanicado, se encuentran prácticamente todos los miembros de la clase política del PRIAN. Por eso nadie hace una oposición real: porque nadie puede resistir una miradita a sus depósitos sospechosos, a sus cuentas bancarias abultadas, porque todo eso no puede explicarse a través de sus salarios.


 

Entre la clase política local y la nacional sólo hay un comentario en estos días: si ya cayó un ministro de la Suprema Corte de Justicia, cualquiera puede caer.

 

No es una sentencia equivocada: entre la prisión preventiva necesaria a Rosario Robles, más la renuncia inesperada de Eduardo Medina Mora a su asiento de ministro, queda claro que hay pocas escapatorias en el cambio de régimen cuando se ponen de frente.

 

El problema no es que la Cuarta Transformación la tome contra alguien como parte de la lógica del cambio de régimen, sino que nadie puede oponerse realmente. ¿Por qué? Porque todos están manchados por la corrupción, por las fortunas imposibles, por los peculados, por los ingresos sospechosos. Así de simple.

 

Este razonamiento sirve para desmontar la preocupación por el futuro de la Suprema Corte tras la dimisión de Eduardo Medina Mora, pues su salida bajo el sospechosismo permitirá que AMLO adelante los tiempos para ganar otro asiento en el máximo tribunal.

 

A esos analistas les preocupa qué pasara con la SCJN, pero en realidad nunca se preocuparon ni de la división de poderes ni de la autonomía del poder judicial. La verdadera pregunta es cómo llegó a ser ministro un corruptazo de ese nivel que se derrumbó tan pronto le encontraron sus depósitos por más de 100 millones de pesos en Reino Unido.

 

De frente a sus estados de cuenta, a la investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera, el escándalo del dinero black a los depósitos millonarios en el extranjero, Medina Mora prefirió darse la media vuelta y ejecutar la tradición de la dimisión para salvar el pellejo.

 

¿Es culpa de AMLO que un corruptazo como Medina Mora fuera electo por las instituciones mexicanas de la era neoliberal? ¿Que fuera tan fácilmente vencible para que se derrumbara con el soplo de una investigación de la UIF?

 

Pues claro que no. Pero así como está Medina Mora, apanicado, se encuentran prácticamente todos los miembros de la clase política del PRIAN. Por eso nadie hace una oposición real: porque nadie puede resistir una miradita a sus depósitos sospechosos a sus cuentas bancarias abultadas, porque todo eso no puede explicarse a través de salarios.

 

No. Pablo Hiriart se equivocó cuando dijo que a Medina Mora se le acabaron las fuerzas y por eso dimitió de su cargo.

 

Mejor dicho, no tenía justificaciones para su riqueza malhabida. Por eso prefirió irse.

 

Como el combate a la corrupción va en serio, la imagen de López Obrador goza de cabal salud y de hecho no sólo mejoró en el último mes, sino que sus variables son más sólidas. Su liderazgo se encuentra intacto.

 

De acuerdo con la reciente encuesta de El Financiero de Alejandro Moreno, “Septiembre fue el quinto mes consecutivo en que la aprobación presidencial se ha mantenido estable, registrando tan sólo variaciones de entre 1 y 3 puntos desde abril pasado. No obstante, la encuesta registra algunos aumentos en la percepción favorable que el mandatario tiene de honestidad y de liderazgo. En honestidad, la opinión positiva pasó de 58 a 63 por ciento, mientras que en liderazgo ésta subió de 53 a 60 por ciento”.

 

Cualquiera puede caer y ante esa posibilidad todos ven de frente a López Obrador y mejor se van de lado.

 

Lo mismo ocurrirá aquí en Puebla, pues los equipos de auditoría e investigaciones de Luis Miguel Barbosa trabajan sin prisa pero sin pausa con el apoyo de Santiago Nieto y la Unidad de Inteligencia Financiera.

 

Lo mismo puede caer un ex gobernador, los distinguidos ex miembros del morenovallismo, y hasta un rectorcito.

 

Todo es cuestión de tiempo, y el reloj sigue avanzando.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico