Miercoles, 11 de Diciembre del 2019
Viernes, 22 Noviembre 2019 02:47

En Puebla queremos balazos, no abrazos, vs la delincuencia

En Puebla queremos balazos, no abrazos, vs la delincuencia Escrito Por :   Arturo Rueda

A diferencia del Presidente que delegó todo el tema en su titular de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, en Puebla desde las 8 de la mañana que acude a la Mesa de Coordinación a la que asisten los responsables federales y estatales, Barbosa se ha dedicado a construir un mapa territorial de la delincuencia como no lo había hecho ningún gobernador previamente.


 

En algo se ha separado Luis Miguel Barbosa de Andrés Manuel López Obrador pese a que ambos comparte la visión de la Cuarta Transformación: aquí si hay balazos contra la delincuencia, no abrazos.

 

 

A diferencia del Presidente que delegó todo el tema en su titular de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, en Puebla desde las 8 de la mañana que acude a la Mesa de Coordinación a la que asisten los responsables federales y estatales, Barbosa se ha dedicado a construir un mapa territorial de la delincuencia como no lo había hecho ningún gobernador previamente.

 

La dedicación casi obsesiva a ese tema permitió que en sus primeros dos meses al frente del gobierno la incidencia delictiva redujera un 28 %. Un bajón tremendo luego de meses y meses de inestabilidad política.

 

Pero la tendencia nacional arrastra a Puebla, y en el conteo de octubre, las cifras del SNSP indican un efecto rebote: la delincuencia creció 11 % respecto de septiembre, lo que más o menos nos vuelve a poner en los mismos números de agosto.

 

Tengo la impresión que el gobierno de Luis Miguel Barbosa se va a mover en esa línea: un mes bajando, un mes subiendo. Un pasito para adelante, un pasito para atrás.

 

En la SSP del vicealmirante Amezaga saben que hay algunos delitos que sólo se pueden controlar y siguen un comportamiento estacional: por ejemplo, el huachicol y el huachigas.

 

Barbosa ha tenido éxito, por ejemplo, en estabilizar la comisión de delitos de alto impacto como el homicidio, el feminicidio y el secuestro.

 

 

Pero la tendencia se desborda, por ejemplo, en delitos sexuales y todo tipo de robos, especialmente en el transporte público y al transporte de carga. Esos suben y suben.

 

Pese a los esfuerzos del gobierno de Barbosa que comenzaron con su toma de protesta en agosto, lo cierto es que en el comparativo anual salimos perdiendo. Prácticamente todos los delitos incrementaros, los de alto impacto y los patrimoniales, y el crecimiento anual de la incidencia es de 29 %.

 

Se han duplicado los feminicidios, las violaciones equiparadas, el robo de autopartes, el robo violento a transeúntes, la corrupción de menores, el narcomenudeo y el secuestro.

 

En los primeros diez meses de 2018 se cometieron 51 mil delitos, y en los primeros diez meses de 2019 ocurrieron 65 mil. Es decir, un incremento de 29 %, 14 mil delitos en sólo un año.

 

El reto, pues, es brutal para Barbosa. Ha decidido que en Puebla se aplican los balazos, no los abrazos, pero si la tendencia nacional sigue empeorando, no habrá remedio alguno: la violencia se va a volver a descontrolar.

 

Una mención aparte merece el tema en Puebla capital: después de buenos tres meses, a Lourdes Rosales también le ocurrió un efecto rebote. Después del bajón del 33 % en septiembre, en octubre crecieron 7 % los delitos en la capital. Duro, pero no tan terrible.

 

Sin embargo, el recuento hemerográfico de noviembre nos indica que volverán a dispararse los homicidios y los robos al transporte público.

 

Una de dos: o los maloras les encontraron el modo a las estrategias de la SSP y la Secretaría de Seguridad Ciudadana, o los hechos de Culiacán envalentonaron a los criminales en todo el país. Los efectos perniciosos ya se resienten.

 

Urge que lleguen las primeras patrullas de paquete de mil. Que comience la contratación de nuevos policías. Y que el gobernador Barbosa se sostenga: en Puebla no hay abrazos, sino balazos para los delincuentes.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico