Jueves, 17 de Octubre del 2019
Martes, 12 Febrero 2019 03:01

Enemigos de la Cuarta Transformación

Enemigos de la Cuarta Transformación Escrito Por :   Arturo Rueda

En la galería de los Enemigos de la Cuarta Transformación luce el rostro de la presidenta municipal Claudia Rivera, dominada por la frivolidad, mareada por subirse a un ladrillo que le dio la conspiración de la fortuna. Ella ya está en Viena para el coloquio de tercer nivel sobre Ciudades Patrimonio. Ni siquiera López Obrador se fue a Davos al Foro Económico Mundial para no perder tiempo en banalidades


 

Transformar a México le va a costar a Andrés Manuel López Obrador más tiempo y esfuerzo de lo que él imaginaba. Su mensaje de honestidad, austeridad, rebota de momento en los conservadores ‘fifís’ de la derecha, pero también en su equipo de gobierno y en muchos militantes-simpatizantes de Morena con responsabilidades públicas a lo largo y ancho del país.

 

Algo hace mal López Obrador, pese a su gran popularidad, si ni siquiera es capaz de convencer a sus propios compañeros de la Cuarta Transformación de abrazar nuevos valores en la vida pública: no mentir, no robar, no traicionar.  

 

Sus enemigos están fuera, pero también dentro del movimiento. Son puercos, cochinos, marranos, como decía en campaña, a los que ha llamado conservadores de izquierda en una reciente conferencia mañanera. AMLO tiene muchos frentes abiertos si batalla afuera, pero también batalla adentro.

 

 

Ahí esta el caso de Olga Sánchez Cordero y Javier Jiménez Espriú, ambos con sendos departamentos en Houston que no fueron declarados pese a la orden expresa del presidente a todo su gabinete. Con funcionarios así, la credibilidad empezará a derrumbarse tarde o temprano. El buen periodismo de Reforma los agarró a ambos con las ‘manos en la masa’.

 

La titular de Segob recurrió a la triquiñuela jurídica para justificarse: se trataba de una copropiedad, no de una propiedad.

 

El titular de la SCT ejecutó la simulación de los viejos ricos que legan propiedades y acciones de sociedades empresariales a sus hijos para así liberarse de todas responsabilidades en la vida pública.

 

Esas son simulaciones dignas del ‘PRIAN’ e indignas del movimiento transformador. Cualquiera del gabinete de Peña Nieto pudo justificarse igual: “le cedí todo a mi hijo antes de hacerme funcionario público”.

 

En la galería de los Enemigos de la Cuarta Transformación luce el rostro de la presidenta municipal Claudia Rivera, dominada por la frivolidad, mareada por subirse a un ladrillo que le dio la conspiración de la fortuna. Ella ya está en Viena para el coloquio de tercer nivel sobre Ciudades Patrimonio. Ni siquiera López Obrador se fue a Davos al Foro Económico Mundial para no perder tiempo en banalidades.

 

¿Pero Claudia? Sus antecedentes de traición al movimiento cada día son más claros: hace apenas una semana presumió su cercanía y alianza política con Antorcha Campesina en una imagen que asquearía al presidente de la 4T, quien precisamente proscribió a esa organización de cualquier reparto de dinero público.

 

¿Por qué Claudia se va a Viena y se alía con Antorcha Campesina, mientras que AMLO no fue a Davos y proscribe a esa organización parapolítica de los Córdova Morán?

 

Porque Claudia es una conservadora de izquierda, como hace unos días definió López Obrador a los enemigos de la 4T enquistados dentro de su propio movimiento. Ellos, los Olga Sánchez, los Jiménez Espriú, las Rivera Vivanco, simplemente no creen en los principios del movimiento. Los toman como pura retórica.

 

Esos son los enemigos internos de la 4T a los que su líder ni siquiera puede convencer de seguir los principios básicos del movimiento: no robar, no mentir, no traicionar.

 

¿Cómo va a convencer a los de afuera?

 

En Puebla, por ejemplo, se contaron 158 tomas clandestinas pese a la guerra lanzada contra el huachicol, más o menos el promedio mensual que se dio en 2018, 2017, 2016. Los huachicoleros no se enteraron del mensaje del presidente de que los programas del gobierno de la República son la salida para dejar esta actividad delincuencial.

 

En Puebla crecen los robos sin freno. Pero ya ni eso es el problema mayor. En las dos últimas semanas, nueve policías municipales han salido de la corporación por distintos actos delictivos. Entre ellos, el famoso caso del agente violador que se dio a la fuga y lleva más de una semana prófugo sin que Lourdes Rosales de la SSPTM encuentre su rastro, mientras crece la sospecha de que mandos de la corporación facilitaron su huida.

 

El mensaje de López Obrador de perdón y pacificación tampoco llega a sus bases, quienes continúan asaltado, comercializando objetos provenientes de ilícitos. Como los 29 puestos ambulantes de la 8 Poniente, a sólo ocho cuadras del Zócalo, donde a la luz del día se venden los celulares que se obtienen en robos violentos a transeúntes y en el transporte público.

 

Pero tampoco nos engañemos: esos ladrones tienen mercado porque hay ciudadanos que compran esa mercancía robada. Son, esencialmente, malos ciudadanos: fallados todos, los que roban y los que compran lo robado.

 

¿No les llegó el mensaje del líder AMLO de las ventajas de portarse bien?

 

¡Evidentemente NO!

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico