Miercoles, 15 de Julio del 2020
Viernes, 17 Enero 2020 02:02

Borren el nombre de Puebla: ahora somos Nueva Ecatepec

Borren el nombre de Puebla: ahora somos Nueva Ecatepec Escrito Por :   Arturo Rueda

Con Claudia la ciudad de Puebla tocó fondo, pues ahora somos la ciudad con la más alta percepción de inseguridad. Un sitio que antes estaba reservado para las ciudades santuarios del narco, como Ciudad Juárez, Acapulco, Reynosa, Culiacán o Tijuana; ahora ese primerísimo lugar es para nuestra antes pacífica ciudad. Que nos cambien el nombre a Nueva Ecatepec.


 

Antes de comenzar esta reflexión, un mea culpa: me equivoqué la semana pasada cuando escribí que Claudia Rivera era rehén de su propia incompetencia. Me disculpo ante mis cuatro lectores, porque ella no es rehén, sino que todos los poblanos somos los rehenes de su incompetencia. Solamente casi dos millones.

 

Con Claudia la ciudad de Puebla tocó fondo, pues ahora somos la ciudad con la más alta percepción de inseguridad. Un sitio que antes estaba reservado para las ciudades santuarios del narco, como Ciudad Juárez, Acapulco, Reynosa, Culiacán o Tijuana; ahora ese primerísimo lugar es para nuestra antes pacífica ciudad. Que nos cambien el nombre a Nueva Ecatepec.

 

Ya se venía venir este despeñadero en materia de seguridad pública, pues Claudia empeoró todos los números que le dejó Banck: dejó de supervisar el desempeño de las policías y otras instancias, pues ya no acude a las mesas de seguridad que ahora se realizan de forma intermitente y no semana con semana, como ocurría con la anterior administración.

 

En la segunda quincena de 2020, el Ayuntamiento capitalino es un incendio de grandes proporciones. No hay un frente que Claudia no tenga abierto: desde el gobernador que dejó de contestarle los mensajes, hasta los regidores que no aprobaron sus estados financieros y, por supuesto, la ciudadanía harta de su mediocridad expresada en inseguridad y bolardos.

 

Con el primer lugar nacional en inseguridad, el gobierno de Claudia ya puede declararse fallido. No hay un solo aspecto resaltable ni que la salve, por lo que es el principal lastre electoral de Morena rumbo a la elección intermedia del 2021.

 

El problema es qué hacer con Claudia y su gobierno fallido.

 

Ahora que el fantasma del cabildazo ha revivido, ¿tumbarla?

 

O ahora que enfrenta una auditoría de la que el ex contralor Mario Riveroll prefirió darse a la fuga, ¿meterla a la cárcel?

 

El único comparativo a la mano es lo ocurrido en Tehuacán con Felipe Patjane, pues dos meses después de su encarcelamiento, ni hay nuevo edil en la ciudad, ni los regidores se han puesto de acuerdo, ni la situación de inseguridad ha mejorado. La mano dura no resolvió, acaso complicó más.

 

Pero en Tehuacán sólo hay dos distritos locales en riesgo,  mientras que en Puebla capital hay siete. Sumando la situación crítica que hay en las dos ciudades más importantes del Estado, el riesgo es altísimo: 9 distritos electorales de los veintiséis, es decir, la tercera parte.

 

De vuelta al mismo punto: no hay marcha atrás en considerar como fallido al gobierno de Claudia, que se convirtió en la peor alcaldesa del país según el ranking de Consulta Mitofsky, y al mismo tiempo llevó a Puebla a convertirse en la ciudad más insegura del país.

 

Peor, pues, ya no se puede estar: todo lo que sigue es podredumbre y degradación. Un gobierno cada vez más inepto y una alcaldesa abducida en su propia realidad que no le da para comprender la magnitud del reto.

 

Hay una tercera vía para deshacerse de Claudia que el gobernador debería considerar: pedirle al presidente López Obrador que se la lleve a un cargo en el Gobierno federal en el que pueda hacer pocos estropicios, pero al mismo tiempo sea una salida digna para su incompetencia declarada.

 

La alcaldesa se siente protegida por la compañera Gutiérrez Müller, pero a la misma pareja del presidente, el poder o influencia que tiene sólo le da para salvar a uno de sus protegidos: o habla por Alfonso Esparza o habla por Claudia Rivera Vivanco, pero no tiene el margen para influir por los dos.

 

Hace tiempo, la primera vez que el presidente AMLO se encontró con Luis Miguel Barbosa ya como gobernador electo en Huatulco, le ofreció su ayuda para resolver el tema de los ediles de Morena que estaban fracasando. Quizá es el momento de tomarle la palabra y ejecutar una salida negociada de esa manzana podrida llamada Claudia Rivera Vivanco.

 

Ya que se largue como Directora de Asuntos sin Importancia del Gobierno federal y que deje de joder a Puebla.

 

 

comments powered by Disqus

archivo historico