Lunes, 14 de Octubre del 2019
Martes, 16 Julio 2019 02:57

El activismo de figuras de oposición

El activismo de figuras de oposición Escrito Por :   Héctor Hernández Álvarez

Expresidentes y oportunismo político


 

Ante el fenómeno transformador de Morena en el poder, la oposición tradicionalmente conformada por partidos políticos parece no ser suficiente para combatir los argumentos de la 4T.

 

En efecto, expresidentes de la República, concretamente Vicente Fox y Felipe Calderón, se han mantenido muy activos en contra de la actual administración. Los grupos y personas opositores tienen, al menos, dos elementos de coincidencia.

 

En primer lugar, la reacción en contra del cambio de régimen y el deseo por reinstaurar viejas prácticas; en segundo lugar, la defensa de intereses legítimos en los ámbitos políticos y económicos.

 

Económicos por preferir opciones viables en términos productivos y presupuestales. Como claro ejemplo tenemos la defensa del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México ante la decisión de modernización de Santa Lucía, la oposición a la construcción del Tren Maya, y la no construcción de la refinería en Dos Bocas.

 

Por otra parte, se defienden intereses políticos por el tema partidista. Grupos de poder se habían consolidado y puesto cómodos en el escenario nacional, es evidente que múltiples daños han ocurrido a miembros del PRI y el PAN.

 

En el caso del ex presidente Calderón  es claro que su activismo va más allá,  pues tiene la intención de conformar una nueva agrupación partidista: México Libre.

 

Los mítines en que ha participado tienen un contenido de franco ataque al nuevo gobierno, procurando el señalamiento de Andrés Manuel López Obrador como principal responsable de la ingobernabilidad en el país.

 

En mercadotecnia política, es bien conocido que una estrategia generalmente eficaz se trata de señalar y separar lo “malo” de lo “bueno”. A quien se quiera vencer se le deberá identificar abiertamente como los “malos”, los corrompidos, los ineficaces, señalar sus fallas y exaltar los méritos propios para alcanzar el efecto deseado de posicionamiento político.

 

Por otra parte, es necesario mencionar que cuando alguien llega a ostentar el cargo de presidente de la Republica, éste ya no se mantiene activo una vez consumado su periodo. En este punto, Calderón está saliéndose del paradigma nacional.

 

Ciertamente hay retractores al proyecto de México Libre debido a que interpretan el proyecto como algo puramente personal, también como cinismo al querer instaurar libertad, cuando fue él quien promovió la llamada ‘guerra contra las drogas’ en su periodo presidencial, que dejó miles de muertes.

 

 En lo personal, considero que el mejor regalo que dejó el periodo calderonista fue el de la instauración de la Policía Federal, que desarrolló fielmente el papel de principal institución civil para procurar la seguridad pública del país.

 

No obstante, al concluir su encargo y apoyar a su esposa Margarita Zavala como candidata a la presidencia y su deseo por establecer un nuevo partido, es claro que la ambición por perpetuarse en el poder no ha terminado.

 

Para terminar, recordemos que muchas veces las ideologías que los partidos políticos venden a la ciudadanía (izquierda, derecha) no son más que disfraces para participar en la lucha por el poder. Se debe optar por una forma de pensamiento antagonista que enfrente a la supuesta ideología en turno.

 

En este sentido, la perspicacia puede ser la mejor herramienta para evitar que a los ciudadanos nos vendan ‘espejitos’ electorales.

 

  El Realismo en el análisis.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico