Jueves, 21 de Noviembre del 2019
Jueves, 26 Abril 2018 04:07

Debatir

Debatir Escrito Por :   Luis Antonio Godina

De acuerdo con el Instituto Nacional Electoral, dos de cada cinco personas con la televisión encendida vieron el debate entre los candidatos presidenciales el pasado domingo.


 

Respecto al alcance en televisión, este año la audiencia se multiplicó por 10 en relación con el primer debate del 2012, el cual llegó a 1.4 millones de personas.

 

Además, el debate se pudo seguir en Facebook Live, donde  se generaron más de 4.8 millones de reproducciones; en Twitter se registraron 1.4 millones de menciones con los hashtag #DebateDelDebate y #DebateINE, promovidos por el Instituto, el último de los cuales llegó a ser Trending Topic mundial.

 

En tanto, en la plataforma de videos YouTube se registraron 885 mil reproducciones y en Periscope (Twitter) 950 mil espectadores.

 

Con esto se demuestra el interés de los ciudadanos por ver a sus candidatos debatir, intercambiar ideas, conocer sus propuestas, sus fortalezas y sus debilidades.

 

Sin embargo, vale la pena recordar al primero que propuso un debate entre los candidatos presidenciales: Luis Donaldo Colosio, que en la campaña para la elección de 1994 envió una carta a Diego Fernández de Cevallos y Cuauhtémoc Cárdenas para debatir previo a la elección.

 

Y a partir de ahí, los debates han estado presentes en la democracia mexicana.

 

El pasado domingo pudimos ver a los candidatos presidenciales presentarse ante los mexicanos, exponer sus ideas, sus fortalezas y mostrar sus debilidades.

 

El formato fue mejor que en otras ocasiones, más ágil, con preguntas de los moderadores, con reacciones de los candidatos, con reflejos, con posiciones que los ciudadanos pudieron ver.

 

Lo malo fue que el tiempo se los ‘comió’, que los micrófonos se apagaron a pesar de no haber concluido sus exposiciones.

 

En fin, fue un ejercicio democrático, que permitió a los ciudadanos contrastar puntos, ideas, propuestas.

 

Cada uno tiene su opinión respecto al ganador de este primer debate y estoy seguro que muchos están esperando lo que ocurra en el segundo, que tendrá lugar el 20 de mayo en Tijuana, Baja California, durará dos horas y contará con la presencia de 40 a 50 personas en el público que podrán interactuar con los candidatos.

 

Debatir es, sin duda, un ejercicio democrático que nos va a permitir a los ciudadanos tomar una decisión informada.

 

Por ello, los candidatos deben pensar en quienes los van a ver, escuchar y contrastar. Hablar para ellos y ofrecer lo que a su juicio sea lo mejor para el país.

 

Ahí debemos ver sus ideologías, lo que piensan de México y la manera en que piensan resolver los problemas.

 

Aquí debemos tener los diagnósticos y las recetas para resolver los problemas que como país tenemos.

 

Hay que debatir muchas veces, en todos lados y ante todos los públicos. Así tendremos a los candidatos de carne y hueso y no a sus asesores tras los spots y slogans de campaña.

 

Ojalá y la democracia los toque y piensen en los ciudadanos que están ávidos de conocerlos y no en cálculos electorales.

 

Debatir es democrático.

 

comments powered by Disqus