Lunes, 15 de Julio del 2019
Lunes, 12 Noviembre 2018 02:20

El nuevo partido de Calderón

El nuevo partido de Calderón Escrito Por :   Yaxa Michel

El día de ayer, en entrevista con Ciro Gómez Leyva, el expresidente Felipe Calderón declaró que, en vista de que el PAN sigue cooptado por un solo grupo de poder y que su favorito Manuel Gómez Morín va a perder, contempla la posibilidad de crear o participar en la creación de un nuevo partido político el próximo año.


 

Lo que esto quiere decir es que hay gente, como Calderón, que está buscando participar políticamente en el país y no encuentra los espacios para hacerlo. Es decir, hay un vacío que los partidos de oposición no están ocupando.

 

Este espacio es para aquellos que no coinciden con el proyecto de nación de López Obrador y desconfían del PRI y del PAN por los casos de corrupción que se les ha señalado y por la inseguridad que no pudieron controlar. Es un grupo de ciudadanos que buscan mantener las políticas neoliberales o se identifican ideológicamente más hacia la derecha.

 

Como establece André Kaiser, Profesor de la Universidad de Colonia, el espacio para nuevos partidos surge de las demandas insatisfechas del electorado y de la oferta insuficiente de los partidos existentes.

 

El problema aquí es que Calderón no puede encabezar este partido, ya que el fue parte de lo que originó la desconfianza: primero tiene que seguir defendiendo su triunfo en 2006, luego creó las condiciones y las prácticas internas para que el PAN se encuentre en la situación actual, y es identificado como quien inició una guerra contra el narcotráfico que tiene al país en un grave problema de inseguridad.

 

Entiendo que a falta de liderazgos que exploten este vacío en la oferta y demanda política del país quiera involucrarse; pero se requiere de un nuevo liderazgo, innovador, fresco, apasionado por México, valiente, arrojado, sin compromisos ni ataduras.

 

Parece como si los políticos de siempre son los únicos interesados en ocupar ese vacío. Pero ellos tendrán pocas posibilidades de éxito cuando carecen de legitimidad y lo que demanda la ciudadanía son nuevas formas de hacer política; que principalmente se resume en cero corruptelas, influyentismos, y abusos de poder.

 

Viejos políticos prometiendo que ya entendieron y que no robarán no es una historia creíble. Además, Andrés Manuel ya es dueño de ese discurso.

 

El reto de quien cree un nuevo partido político es entender que el electorado está polarizado ideológicamente, y que son las políticas de nicho las que han tenido éxito en la formación de nuevos partidos en países como Grecia, Alemania y República Checa. Y, aunque México tiene sus particularidades, el panorama no es tan distinto.

 

Donde sí creo que la experiencia de viejos políticos puede ser útil es en la operación territorial de un nuevo partido político. Ojo, no con las viejas prácticas de compra de votos; sino con mecanismos de interlocución efectivos que ofrezcan soluciones reales y honestas a sus afiliados y simpatizantes; con una sensibilidad social auténtica y no con un pragmatismo electoral.

 

En fin, creo que Calderón tiene un buen diagnóstico, pero él no es la solución. Le reconozco su interés auténtico por la vida política del país; y entiendo que como Fox, Zedillo y Salinas le inquietan los pronósticos para México. La cosa es que parte del legado de cualquier presidente es dejar cuadros y formar liderazgos que abanderen sus ideales, y en eso también falló.

 

comments powered by Disqus