Viernes, 25 de Septiembre del 2020

Empleados del Ayuntamiento de Tlacotepec acusan al edil por corrupción y nepotismo

Viernes, 22 Junio 2018 03:19
Empleados del Ayuntamiento de Tlacotepec  acusan al edil por corrupción y nepotismo

Ex alcalde destituido por la SCJN controla el municipio a través de su sobrino, aseguran. Señalan que las direcciones de Gobernación y Seguridad Pública desvían recursos públicos al candidato del PSI a la presidencia municipal

Staff CAMBIO / Tlacotepec de Benito Juárez



Empleados del Ayuntamiento de Tlacotepec de Benito Juárez acusaron múltiples actos de corrupción y nepotismo en la administración de Pablo Pérez Maceda, ex presidente municipal destituido por la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), así como de su sobrino y actual alcalde, Rafael Pérez Carlos.


Los funcionarios de Tlacotepec, quienes solicitaron el anonimato para evitar represalias, señalaron que Pablo Pérez Maceda, a pesar de ser destituido, continúa tomando las decisiones en el Ayuntamiento, además desvía recursos públicos a la campaña de su hermano Bernardo Pérez Maceda, candidato a la presidencia municipal de Tlacotepec por Pacto Social de Integración (PSI).


Las direcciones que señalan con más casos de abusos y corrupción son la de Gobernación y Seguridad Pública. Es de señalar que Roberto Pérez Maceda, hermano de Pablo Pérez, actualmente es el regidor de gobernación, a quien le atribuyen la ola de violencia que azota a los habitantes de Tlacotepec desde hace cuatro años.  


La detención de dos trabajadores del ex alcalde, acusados por secuestrar a dos campesinos, obligó a varios funcionarios de la Comuna a revelar las tropelías que se viven en el Ayuntamiento. 


Tan sólo en la nómina de Seguridad Pública municipal hay 45 policías registrados, a todos se les deposita su sueldo de cuatro mil pesos quincenales, sin embargo, sólo cinco policías municipales aprobaron el examen de control y confianza. Asimismo, señalan que 20 son policías ‘cachirules’ y los otros 20 no existen y un empleado de confianza del Ayuntamiento hace los retiros de dinero en efectivo de estos ‘efectivos fantasma’.


Empleados indicaron que el ex alcalde pide una cuota de 40 mil pesos a policías municipales y vialidad municipal, que deben reunir sin pretexto alguno, por lo que los oficiales se ven obligados a generar multas, sanciones a borrachos, infracciones o cualquier pretexto para obtener dinero de los ciudadanos. La dirección de Tránsito Municipal está a cargo de Rogelio Trujillo Pérez, sobre quien pesan denuncias por abusos de poder contra automovilistas.


En el Registro Civil de Tlacotepec se pueden hacer correcciones de actas de nacimiento sin problema y al momento, pero con un costo de hasta cinco mil pesos.


“Si llevas tu acta con un error pasas con el ex presidente, te cobra cinco mil pesos, él te dice si te hará el paro con tu  trámite, pero con la condición que votes por su hermano”, detalló un empleado del Ayuntamiento.


Pablo Pérez Maceda tiene ocho hermanos, los cuales toman decisiones en el Ayuntamiento de Tlacotepec y otros se hacen cargo de diferentes constructoras que ejecutan obras públicas. 


Las unidades oficiales del Ayuntamiento,  son utilizadas para promover el voto a favor de Bernardo Pérez Maceda, candidato del PSI por la alcaldía. Los empleados son desplazados a varias comunidades durante horario laboral para hacer campaña política.


Revelaron que la mayoría del erario público de este año está siendo destinado para la campaña de Bernardo Pérez Maceda. 


Acusan que Pérez Maceda posee una financiera irregular donde hace préstamos de dinero en efectivo: “si una persona tiene necesidad de dinero, Pablo les presta, pero los obliga a firmar documentos en blanco, con exagerados intereses. Se han dado casos donde las personas se atrasan, son intimidados por delincuentes”, explicó un empleado.


Es de señalar que este miércoles fueron capturados dos empleaos de Pablo Pérez Maceda, señalados por haber secuestrado a dos campesinos en una  camioneta Ford que es utilizada para la campaña de Bernardo Pérez Maceda. 


Los empleados aseguraron temer por su vida, siendo el motivo por el que no se acercan a las autoridades, porque han sido testigos de que el personal de la FGE se corrompe ante los sobornos de la familia Pérez Maceda.