Sábado, 19 de Junio del 2021

Estudiante de Enfermería de 23 años, el decapitado de San Bartolo

Lunes, 28 Mayo 2018 02:01
Estudiante de Enfermería de 23 años, el decapitado de San Bartolo

El joven finado fue identificado por sus familiares. La víctima se desempeñaba como trabajador de limpieza de una clínica Ruíz y laboratorio en esta ciudad de Puebla

Staff / Diario CAMBIO



La cabeza hallada junto con un narcomensaje en San Bartolo corresponde a Alan Josué Vedolla Méndez, estudiante de Enfermería. Los restos del joven de 23 años fueron abandonados el jueves por la noche en una jardinera de dicha unidad y fue identificado por sus familiares el domingo por la mañana.


Alan Josué Vedolla Méndez, de 23 años de edad, era estudiante de Enfermería y tenía su domicilio en dicho conjunto habitacional.


La última vez que se le vio fue el pasado 24 de mayo cuando a bordo de su motocicleta con placas GAS-01, en compañía de su pareja sentimental a quien le iría a dejar a su domicilio.


Fuentes consultadas indicaron que el occiso se desempeñaba como trabajador de limpieza de una clínica Ruíz y laboratorio en esta ciudad de Puebla.


Y es que Alan sostenía un noviazgo con una joven quien también se encuentra desaparecida, pero no se dieron a conocer sus datos personales, incluso se desconoce si su familia ya interpuso alguna denuncia ante la Fiscalía General del Estado.


La familia, quien proporcionó dicha información a las autoridades, continúa la búsqueda del resto del cuerpo, por lo que al enterarse de algún deceso violento se trasladaron al lugar.


Fue la noche del pasado jueves cuando la cabeza de Alan Josué fue localizada en una jardinera de la Plaza de la Higuera, frente al edificio D-17 en San Bartolo, la cual estaba dentro de una bolsa negra y con un supuesto narcomensaje, versión que su familia ha rechazado, pues aseguran que el joven no tenía actividades ilícitas.


El día de su desaparición, el joven vestía pantalón de mezclilla, camisa azul, chaleco negro, tenis negros marca Nike. Como seña particular tenía varios tatuajes en la parte alta de la espalda, pecho y en los brazos.


El 5 de marzo fue su cumpleaños


A través de su cuenta de Facebook sus amistades no dudaron en externar sus condolencias y lamentaron su muerte,  pues lo describieron como un buen amigo y muy solidario.


Su última publicación la realizó el 23 de mayo, un día antes de su desaparición, en la que subió una selfie con el torso desnudo mostrando sus tatuajes.


Aficionado de las motocicletas, Alan también mostraba el cariño que le tenía a sus sobrinos, así lo presumía en sus fotos.


Todavía el 5 de marzo sus amigos lo felicitaron por su cumpleaños, destacándose las publicaciones de sus amigas quienes le desearon lo mejor en este 2018.


Aunque su cabeza fue hallada supuestamente acompañada de un mensaje que hacía alusión a un ajuste de cuentas entre narcomenudistas, en su red social nunca hizo comentarios sobre esta actividad.


Sus restos fueron velados ayer en las capillas de La Piedad, sin embargo, su familia no desiste y continúa con la búsqueda del resto de su cuerpo.


Hasta el momento su motocicleta no ha sido localizada y su reconocimiento se realizó este sábado.