Miercoles, 12 de Mayo del 2021

Con el edil de Nopalucan ya son 6 los alcaldes asesinados en dos años

Martes, 04 Septiembre 2018 02:26
Con el edil de Nopalucan ya son 6 los alcaldes asesinados en dos años

Félix Aguilar Caballero, primer alcalde electo ejecutado tras los últimos comicios. En Huehuetlán, Tepexco, Huitzilan, Tlanepantla, y ahora Nopalucan de la Granja, todos los presidentes municipales fueron ultimados en emboscadas.

Carlos Cózatl Martínez

@cr_cozatl



Félix Aguilar Caballero, mejor conocido como ‘El Tanque’, se convirtió en el primer edil electo ejecutado tras las elecciones del pasado primero de julio, donde resultó ganador de la contienda por el municipio de Nopalucan de la Granja por el partido Verde Ecologista de México (PVEM). El próximo regente de dicho municipio fue baleado en al menos 12 ocasiones cuando regresaba de una reunión con su equipo de transición.


Con el homicidio de Aguilar Caballero ya son seis los presidentes municipales en funciones o electos que han sido ultimados en los últimos dos años; uniéndose a los casos de los municipios de Huehuetlán El Grande, Tepexco, Huitzilan y Tlanepantla, en todos ellos fueron asesinados en una emboscada cuando transitaban por alguna avenida o carretera.


Hasta el cierre de esta edición no se ha logrado detener a ningún sospechoso, ni se cuenta con información de los presuntos responsables, siendo el caso del edil de Huitzilan de Serdán, Manuel Hernández Pasión, el único en el que hay una persona detenida por el hecho.


El primer caso: José Santamaría Zavala muere en un presunto robo


En agosto del 2016 fue ejecutado a balazos José Santamaría Zavala, edil de Huehuetlán El Grande, quien fue postulado por el partido Movimiento Ciudadano. El munícipe fue emboscado y rafagueado cuando circulaba a bordo de su camioneta Toyota Rav4 con placas UAL9370 en dirección hacia San Agustín Ahuehuetla.


De acuerdo con la carpeta de investigación 226/2016 del municipio de Tepexi de Rodríguez, el edil fue interceptado por al menos dos sujetos que le dispararon con un arma calibre 9 milímetros. Según la FGE se trató de un intento de asalto frustrado, ya que el alcalde no contaba con el efectivo que le exigían los asaltantes, quienes pensaban que traía consigo la nómina de los trabajadores del municipio.


Segundo caso: Antolín Vital Martínez fue amenazado antes de ser ejecutado


Antolín Vital Martínez, presidente del municipio de Tepexco, fue ultimado al recibir al menos cuatro disparos a quemarropa, dos de los cuales lo impactaron en el cuello y la mejilla, provocándole la muerte instantánea a bordo de su camioneta a la altura de Tepeojuma.


El suceso ocurrió el 25 de enero del 2017, luego de que el munícipe había cargado gasolina en una estación cercana. Su cuerpo fue encontrado en el asiento del conductor.


Anteriormente, Vital Martínez denunció haber recibido amenazas de muerte durante una manifestación en la población, además en alguna ocasión fue insultado y golpeado por una mujer que insinuó había abusado sexualmente de su hija.


Tercer hecho: Manuel Hernández Pasión, el único caso con detenidos


Manuel Hernández Pasión, ex presidente municipal de Huitzilan, fue emboscado la tarde del 10 de octubre del año pasado cuando viajaba a bordo de su camioneta, desde Zacapoaxtla con dirección hacia su Ayuntamiento.


Durante el ataque también falleció una persona más, quien se presume era su escolta; ambos cuerpos recibieron más de una decena de impactos de bala calibre 9 milímetros y rifles de asalto R15.


Antorcha Campesina organizó varias marchas para exigir el esclarecimiento del homicidio de Hernández Pasión, el cual señalaban se trató de un crimen político, por lo que en vísperas del primer informe de gobierno de Gali Fayad y con la convocatoria de más de 100 mil agremiados, las autoridades detuvieron en Chalco, Estado de México, a Pablo Daniel N y Cristian N como los presuntos sicarios que privaron de la vida al alcalde.


Cuarto caso: José Efraín García muere de un balazo en el rostro


José Efraín García García, munícipe de Tlanepantla, fue asesinado el pasado mes de abril por un comando armado en el camino de San Pablo Actipan-Tepeaca.


Al momento no se tienen más datos de los agresores que lograron darse a la fuga a bordo de una camioneta con dirección a Hueyotlipan, tras dispararle al ex edil en más de cuatro ocasiones; uno de los impactos le dio en el rostro, por lo que falleció al ser trasladado al Hospital General de Tepeaca por uno de sus familiares.


Quinto caso: Genaro Negrete fue ejecutado tras ser secuestrado


En julio fue localizado en el municipio de Tulancingo, Hidalgo, un cuerpo en descomposición, el cual se supo hasta el día siguiente que correspondía a Genaro Negrete, alcalde de Naupan, que permaneció desaparecido por 30 días tras haber sido secuestrado.


El plagio se llevó a cabo cuando circulaba por la autopista México-Tuxpan a bordo de su camioneta en compañía de su esposa, quien fue liberada días después del hecho.


Según las primeras investigaciones, el cadáver que se encontraba en estado de descomposición presentó heridas de impacto de bala; al momento se desconoce si la familia pagó un rescate por el ahora occiso.


Sexto caso: Félix Aguilar Caballero, primer candidato electo ejecutado


Minutos después de las 19:00 horas de este 3 de septiembre, varios sujetos armados interceptaron a Félix Aguilar Caballero, alias ‘El Tanque’, en la junta auxiliar de Santa María Ixtiyucan cuando circulaba a bordo de un vehículo tipo VW Jetta color rojo con placas del estado de Puebla UBG-9438, sobre la carretera federal hacia Acatzingo.


El edil electo por parte del PVEM recibió al menos una docena de impactos de arma de fuego por parte de un comando armado que viajaba a bordo de una camioneta Ford Lobo de color blanco, según los testigos del hecho.


Aguilar Caballero fue señalado dos días antes de las elecciones por la CTM de ser responsable de un intento de ‘levantón’ en contra de uno de sus agremiados, por lo que la FGE ya realiza las indagaciones correspondientes para saber si estos sucesos se encuentran relacionados; otra de las líneas de investigación apunta a que se trató de un ajuste de cuentas entre bandas dedicadas al robo de combustible o saqueo de trenes.