Jueves, 12 de Diciembre del 2019
Lunes, 19 Agosto 2019 01:21

El PRI ¿tendrá remedio?

El PRI ¿tendrá remedio? Escrito Por :   Gabriel Sánchez Andraca

Al inicio de la campaña para la dirigencia nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), uno de los aspirantes, el que parecía tener las mayores posibilidades, don José Narro, ex rector de la UNAM, renunció no sólo a luchar por la presidencia del partido sino al mismo partido después de muchos años de militancia, afirmando que ya todo estaba arreglado para dar el triunfo al gobernador de Campeche con licencia, Alejandro Moreno Cárdenas, ‘Alito’.


 

              Ivonne Ortega denunció lo mismo, pero afirmó que seguiría en la lucha, pues se proponía realizar una campaña intensa y de estrecho contacto con las bases, y que las bases cansadas de los viejos sistemas priistas, querían un cambio y eso la animaba a seguir en la lucha.

 

              Llegó a la elección y fue derrotada aplastantemente por ‘Alito’. Dijo que el fraude había sido evidente, pero que seguiría en el PRI para tratar de cambiar las cosas. Dos semanas más tarde, también renuncia afirmando que el PRI continuaba con sus “prácticas vergonzosas”.

 

               La ex gobernadora de Yucatán, se dice, seguirá en política pero en un partido más confiable.

 

            La elección de la dirigencia nacional del PRI fue realizada hace dos domingos y los resultados fueron desastrosos. De casi siete millones de empadronados, no participaron cinco millones. La votación nacional fue sumamente raquítica.

 

             En Puebla, una entidad que hasta hace pocos años era eminentemente priista, tenía registrados a más de 600 mil militantes y sólo votaron poco más de 120 mil.

 

             Y eso pese al intenso trabajo realizado por esos operadores priistas que son dignos de admiración, porque saben lo que tienen que hacer, lo hacen venciendo todos los obstáculos, convenciendo a los militantes, moviéndose de pueblo en pueblo, en fin, saben trabajar. Uno de ellos es Héctor Lau, quien nos dijo que la lucha fue intensa pero exitosa, pues la entidad poblana quedó sólo debajo de Coahuila y Veracruz en la votación priista. Es decir, dadas las circunstancias y los problemas existentes, fue una buena votación.

 

            Pero aún hay más. Antorcha Campesina o Movimiento Antorchista, como ahora se llama, agrupación política aliada del PRI, aunque muchos priistas no simpatizan con ella, se convirtió  en el sector más numeroso, disciplinado y mejor organizado del priismo.

 

             Lógicamente han sentido el rechazo de los priistas y tal vez por eso han decidido hacer su propio partido político, pues tienen todo para lograrlo. Ya lo anunciaron.

 

             Y por si fuera poco, hay pláticas entre los líderes antorchistas (Juan Celis Aguirre) y el dirigente cetemista en el estado (Leobardo Soto Martínez) para hacer una alianza en apoyo de los jóvenes antorchistas y cetemistas poblanos.

 

              Esa alianza será en el campo deportivo, cultural, capacitación para el trabajo y otro tipo de actividades, como información sobre el daño que provocan las adicciones en los jóvenes.

 

               Se pretendió en un principio que entre esas dos organizaciones se conformara un partido político local, pero el dirigente nacional cetemista no lo ve correcto y por esa razón esa alianza queda en suspenso.

 

                Debe estar enterado de que el licenciado Soto Martínez tiene la amenaza de la dirigencia de su partido de ser expulsado del mismo por haber apoyado la candidatura para gobernador del estado de Luis Miguel Barbosa y por esa razón ha sido llamado hasta traidor.

 

                 Han hablado a su favor, lo sabemos de buena fuente, dos ex candidatos del PRI a la gubernatura para evitar su expulsión pero con nulos resultados. La comisión de justicia y no sé cuántas cosas dará pronto su veredicto y ya veremos qué pasa.

 

                 Al PRI, pues, le está yendo como en feria y todo por no estudiar... por no estudiar el porqué de la desilusión de su militancia, el porqué de la desilusión de sus simpatizantes, el porqué de la desconfianza de todos.

 

                  Ya lo ha dicho en repetidas ocasiones el presidente Andrés Manuel López Obrador, ex priista también, como lo es el gobernador de Puebla, Barbosa Huerta, y como lo es don Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Cámara de Diputados y como el coordinador de la bancada de Morena en el Senado, el neoliberalismo tiene la culpa.

 

                No sólo ha propiciado el empobrecimiento del país, sino que estuvo a punto de regresar a manos extranjeras el petróleo mexicano, como ha entregado las concesiones mineras y como estaba entregando la producción de energía eléctrica; ha propiciado la descomposición política y social de México. Por eso el país está sumido en la inseguridad, en la violencia, por eso tiene más de 50 millones en pobreza y de ellos más de 20 millones en pobreza extrema. Y por eso creció la corrupción, la impunidad y tantas otras cosas malas para México.

 

               Pero que no cunda el pánico, el PRI tiene una ideología liberal de avanzada, congruente con la forma de ser del mexicano. Ha jugado un papel importante en la construcción del país después de la Revolución y cuenta con militantes leales, congruentes con los principios sociales y políticos de la Revolución. No va a desaparecer, pero se tiene que transformar. Tiene capital humano para ello.

 

comments powered by Disqus
  • LO MÁS LEÍDO

  • Regionales: Minuto a Minuto

  • archivo historico