Domingo, 15 de Diciembre del 2019

Víctima de cura lujurioso de Coronango denuncia ante FGE por ataques al pudor

Lunes, 02 Diciembre 2019 03:35
Víctima de cura lujurioso de Coronango denuncia ante FGE por ataques al pudor

Laura N acudió ante Ministerio Público de Delitos Sexuales a levantar una denuncia en contra del párroco de San Francisco Ocotlán por el delito de ataques al pudor.

Luisa Tirzo / Coronango

@Diario_Cambio



Después de tres días de intentar interponer su denuncia por ataques al pudor en contra del párroco de San Francisco Ocotlán, Álvaro Antonio N, Laura N finalmente lo denunció por los tocamientos lascivos y hostigamiento de los cuales fue víctima en noviembre de 2018.


El pasado jueves 28 de noviembre por la noche, la agente del Ministerio Público (MP) de la Agencia Especializada en Delitos Sexuales se negó a levantar la denuncia, argumentando inicialmente que no era su jurisdicción y que para eso estaba la agencia del Ministerio Público de Cholula; después aseguró que no podía porque no había acudido la madre de la menor y amagó con llevarse a la joven a un albergue del DIF.


Laura se asustó y optó por acudir al siguiente día al Ministerio Público de San Pedro Cholula; donde la agente explicó que no podía recibir una denuncia de ese tipo porque no había una psicóloga, ya que al tratarse de una menor de edad se tiene que aplicar un protocolo para no revictimizarla y violentar sus derechos.


Este medio buscó a la directora de Delitos Sexuales, María Adriana Iguanzo, quien ordenó a la Ministerio Público de Delitos Sexuales en turno del viernes atender a la menor, cuando finalmente inició todo el proceso; hasta el sábado la menor fue preparada por una psicóloga y fue entrevistada por la MP.


Se espera que en el transcurso de esta semana le entreguen a Laura N la Carpeta de Investigación (CI) por el delito de ataques al pudor en contra del párroco de San Francisco Ocotlán.


Arzobispo confirma separación del párroco


El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinoza, confirmó que el párroco de San Francisco Ocotlán, en el municipio de Coronango, Álvaro Antonio N, fue separado de su cargo tras los señalamientos de agresión sexual por parte de una ex monaguilla de la comunidad.


Entrevistado por medios estatales tras la misa dominical, instó a la joven a denunciar para que las autoridades esclarezcan el caso; el clérigo no quiso emitir una postura al respecto, sólo confirmó la separación parcial del sacerdote y pidió a la afectada acudir a las autoridades para que deslinden responsabilidades.


La denuncia


La pequeña de 16 años de edad a la que llamaremos Laura relató a CAMBIO Regionales que los hechos ocurrieron en noviembre de 2018 y por temor a las influencias que presumía el sacerdote en el consejo de la Arquidiócesis de Puebla, no lo denunció antes.


 “Mi familia lo conocía, nos llevábamos bien, en cierto momento le llegué a tener el cariño de un padre que me hacía falta y yo siento que él abusó de ese cariño (…). Yo estuve de monaguilla durante dos años en la parroquia de Ocotlán (…), los hechos ocurrieron en casa de un familiar”, relató.


 “Me dijo dame un abrazo, me abrazó y me tocó los senos. Luego me pidió un segundo abrazo de una manera morbosa y lo rechacé porque me sentí muy incómoda. Corrí a mi cuarto pero él me siguió (…), se sentó en mi cama y me comenzó a tocar las piernas morbosamente y yo lo quité y me salí llorando”, agrega.


Afortunadamente en ese momento llegó la familiar de la joven, cuando ésta salía llorando de la habitación tras huir de los tocamientos lascivos del párroco que llevaba siete años a cargo de la parroquia de San Francisco Ocotlán junta auxiliar de Coronango.


Cura lujurioso se fuga


Tras ser señalado por una ex monaguilla menor de edad por intentar atacarla sexualmente, el párroco de la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán, Álvaro Antonio N, fue cesado de su cargo por la Iglesia Católica y se desconoce su paradero desde el pasado jueves 28 de noviembre.


En tanto, sus acólitos organizaron cadenas de oración para que regrese a oficiar misa el sacerdote a la comunidad, al cual siguen protegiendo pues insisten en que su reputación es “intachable”.

archivo historico