Friday, 26 de April de 2019

Tiempos de Nigromante
Si antes de Chalchihuapan el objetivo era quedarse con ocho y entregarle a Peña Nieto las ocho restantes, ahora los números jugarían en su contra. La orden de Bucareli es que Moreno Valle puede quedarse con cuatro diputaciones federales, pero debe entregar los otros 12 distritos. Y el único garante, responsable del cumplimiento, sería el mismo gobernador poblano, en castigo a su actitud soberbia
Para el PRI, lo mejor es que ya tiene contra argumentos para las campañas de 2015 y 2016. A Lydia Cacho se opone José Luis Tehuatlie. A La Célula, la Ruedota de la Fortuna y el miniteleférico. A Javier García Ramírez, las obras entregadas a fuereños y empresas con socios gubernamentales. A la ineficiencia del Centro Expositor, las obras con concreto hidráulico que se inundan con cada lluvia. Al cuarto lugar de pobreza, el tercero que consiguieron los morenovallistas. A la cuarta entidad más corrupta del país, la tercera que también consiguió Moreno Valle. Al robo flagrante al erario, las fotomultas y la privatización del agua
Moreno Valle paga el costo de la impunidad que le otorgó, así como a su burbuja. Dejó vivir a su enemigo, quien ahora vuelve por su revancha. En el futuro, puede ser que el Góber Bala se arrepienta de no liquidar al Precioso cuando pudo, pero no quiso. Y ahora, aunque quiera, es seguro que no podrá, una vez que el ex gobernador poblano ha regresado con la venia de la Secretaría de Gobernación para operar políticamente
Tres movimientos simultáneos no pueden ser una casualidad, un accidente. La esperada modificación de la dirigencia estatal del PRI. La defensa de Lastiri de los programas federales. La remoción de Juan Molina Arévalo para enviarlo a Oaxaca. El PRI, pues, “echa la carne al asador” para reorganizarse rumbo a 2015 y 2016. El morenovallismo ya no tendrá una dirigencia desgastada a la que vapulear, ni un permisivo coordinador de delegados que permitió el agandalle de los programas federales.
Pablito fue el payaso de las cachetadas de la opinión pública. Parece difícil que Allende Cano lo sea teniendo detrás a un rudo rudísimo como Adolfo Karam. Por si fuera poco, el ex director de la Policía judicial y ex subsecretario de Seguridad Pública tiene contactos en el bajo mundo suficientes para allegarse aliados poderosos en la guerra que se avecina. ¿De qué nivel será el enfrentamiento con Eukid?
De acuerdo al comunicado que OHL envió ayer a la Bolsa Mexicana de Valores, el Poder Judicial Federal obligó al gobierno poblano a emitir un nuevo decreto de rescate en el que reconocía que la empresa tenía derecho a una indemnización. La trasnacional reclamaba pago por una cantidad superior a 600 millones de pesos. Y aquí viene la parte incomprensible: Moreno Valle decidió no pagarle 600 millones de indemnización a OHL, pero le consiguió un negocio mejor para recibir un subsidio de 5 mil millones de pesos. ¿En qué mundo tiene lógica?
Al decreto de rescate le siguió un juicio en tribunales federales que Moreno Valle perdió, aunque quiso dar la impresión de que había ganado. El Poder Judicial Federal concedió la nulidad de la concesión, pero obligó a indemnizar a la empresa OHL que pedía una cifra superior a los 600 millones de pesos. Esa derrota jurídica, más la presión política del gobierno federal, abrió la puerta para que OHL regresara por la puerta grande, humillando a los morenovallistas
El gobernador poblano se quedó en el peor de los mundos: creyó que Madero sería su títere, y ahora están enfrentados. Creyó que la estructura maderista ya respondía a sus intereses, y resulta que sólo responden a Madero. Creyó que podía empezar a construir una estructura nacional, pero ni siquiera pudo imponer a los presidentes del PAN de Tlaxcala y Veracruz, pues la militancia local se rebeló ante la injerencia de los poblanos.
Luego de que Rafael Moreno Valle menospreció el impacto social de la marcha #PueblaDeLuto y le ha quitado trascendencia por tratarse de un asunto de “políticos”, vale la pena recuperar la manifestación similar ocurrida hace ocho años en el marco del escándalo Cacho. La marcha de 2006, cuando todavía no había redes sociales y acudir a las calles era la única forma de manifestar la indignación, no fue una “ciudadana” en estricto sentido, ya que en realidad fue convocada, organizada y financiada por la cúpula de Acción Nacional de esa época, además de las organizaciones empresariales, el SNTE y varios grupos de izquierda como el llamado Frente Cívico Poblano.
Terminó la marcha de los indignados poblanos y comenzó la guerra de cifras. Las del gobierno señalaban apenas a mil 250 manifestantes. Los organizadores, optimistas, llegaron a ver 12 o 15 mil en #PueblaDeLuto. Números que apenas dejan ver un lado de la primera megamovilización contra Moreno Valle. Y es que, a diferencia de la “era preciosa”, la lucha de los poblanos contra la represión morenovallista se dio en dos frentes: el real —la calle— y el virtual —en las redes sociales—.
¿Saldrán los poblanos a marchar el domingo? ¿Cuántos lo harán y cuántos esperarán pacientes al 2016 para ajustar cuentas con su voto? Si salen, ¿qué consignas gritarán? ¿Pedirán la renuncia del Góber Bala o sólo el fin de una política autoritaria, asfixiante, lejana a cualquier tipo de convivencia democrática? Hasta el domingo lo sabremos, pero se trata de una oportunidad de construir la ciudadanía que mucha falta le hace a Puebla. Como lo dijeron los padres liberales, nos hace falta más sociedad y menos gobierno
En la Puebla de El Color de la Pasión no hay fotomultas, aumentazo a las tarifas del agua, presos políticos, criminalización de la protesta, Ley Bala, hostigamiento a activistas y periodistas, retiro del Registro Civil en juntas auxiliares, decomiso de mototaxis, cierre de verificentros, retrasos de obra, bulevares de concreto hidráulico inundados, una Ruedota de 400 millones, un teleférico que nunca existió, tercer lugar nacional en pobreza y corrupción, quinto peor en crecimiento
El gobierno no debe leer mal el descenso de la batahola mediática: si el niño Tehuatlie ha comenzado a desaparecer se debe a la dinámica misma de los medios nacionales de comunicación, a la búsqueda de un nuevo escándalo porque Moreno Valle perdió la batalla de las percepciones. Esa derrota mediática puede convertirse en política de acuerdo al fallo de la CNDH, así como la extensión del mismo
¿Quién se va a quedar al frente de la alcaldía cuando Gali renuncie para irse a competir la minigubernatura del 2016? Legalmente, el alcalde sustituto que debe cumplir una ausencia definitiva es Gerardo Maldonado Balvanera, ex presidente del Comité Municipal del PAN. Pero por no cumplir con los requerimientos de lealtad, no lo van a dejar llegar y el Cabildo deberá nombrar un presidente municipal interino. ¿Quién puede ser?
Si el morenovallismo en realidad quisiera modificar su estilo autoritario, hace semanas que pudo haber tomado medidas para restablecer la legitimidad. Asumir la responsabilidad de la muerte del niño, dar condolencias, cortar cabezas, abrogar la Ley Bala de forma efectiva, impulsar un nuevo perfil en la SGG, abrir puertas y restañar heridas. Pero no: el Góber Bala se refugió en la mentira, precisamente, para no hacer cambios a su estilito cabrón.
Con el derrumbe de todos sus pronósticos, así como la exhibida nacional por prestarse al juego de la propaganda, ahora andan en otro jueguito: la conspiración de opereta. Ahora ya no es importante quién mató al niño José Luis Tehuatlie, las inconsistencias del procurador y su investigación CSI región 4, mucho menos si la mala madre Elia Tamayo cometió el error de llevar a una manifestación a su hijo. Ahora lo importante es descubrir la mano que meció la cuna para desestabilizar al gobierno estatal