Lunes, 22 de Julio del 2019

Volkswagen tuvo un 2018 para el olvido

Domingo, 23 Diciembre 2018 19:28
Volkswagen tuvo un 2018 para el olvido

El consorcio mundial tomó la decisión de dejar de producir en su planta de Cuautlancingo los modelos Golf y Beetle

David Meléndez

@dav_ms6



El 2018 pasará a la historia como un año negro para Volkswagen, pues acumuló una serie de eventos negativos que no tuvo ni siquiera en el 2015, cuando explotó el caso del Dieselgate. La caída de ventas derivó en varios paros técnicos a lo largo del año y tuvo como consecuencia final que la empresa tomara la decisión de reducir su plantilla laboral.


Por si la crisis de las ventas y producción no fuera suficiente para la empresa alemana asentada en Puebla, el consorcio mundial tomó la decisión de dejar de producir en su planta de Cuautlancingo los modelos Golf y Beetle, aunque prometió que producirá una SUV.


El incremento salarial histórico que logró el Sitiavw de 5.5 por ciento directo al salario se vio opacado totalmente cuando el gremio y la empresa acordaron reducir el número de plazas y ofrecer a los trabajadores cuatro formas para ser dados de baja.


Sin lugar a dudas, la industria automotriz atraviesa una crisis a nivel mundial; sin embargo, la incertidumbre consumió a la empresa alemana durante gran parte del año debido a las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).



Las negociaciones del TLCAN y la posibilidad de que éste no se renovara puso ‘en jaque’ a las industrias automotrices instaladas en México, siendo Volkswagen una de las que más atentas estuvo a las negociaciones, ya que para la planta de Cuautlancingo, Estados Unidos es uno de sus principales mercados de exportación.


Después de trece meses de negociación, México y Estados Unidos llegaron a un acuerdo para renovar el TLCAN, mismo al que se sumaría semanas después Canadá. Entre los acuerdos a los que se llegaron fue el incremento de las reglas de origen a 75 por ciento y elevar los salarios de los trabajadores a 16 dólares por hora.



Ante los ajustes en los niveles de producción que realizó la empresa y sus proyecciones para el próximo año, la empresa comenzó a rescindir de los servicios de 450 trabajadores eventuales, a los cuales ya no les renovó el contrato con la finalidad de que la plantilla de los trabajadores sindicalizados quedara intacta.



Durante el 2018, la planta de Cuautlancingo tuvo al menos cinco paros técnicos de entre 3 y 10 días ocasionados por la falta de materiales para el proceso de ensamblaje, ajustes en los niveles de producción y mantenimiento de las naves industriales. La producción del Jetta fue parada por dos semanas en octubre.



Por primera vez en su historia, el Sitiavw logró un acuerdo salarial bianual con Volkswagen al obtener un incremento salarial directo del 5.5 por ciento y más puntos porcentuales en el tema de prestaciones. Además, para el 2019, los sindicalizados aseguraron que el aumento salarial será equivalente al índice inflacionario más dos puntos porcentuales, blindando el salario de todos los trabajadores que integran el sindicato.



Una de las polémicas más fuertes en las que se vio involucrada la marca fue el uso de las cañones antigranizo para evitar que las lluvias dañarán los automóviles, pues provocó gran inconformidad entre los vecinos de las colonias aledañas a la planta, quienes acusaron que el uso de las mismas ‘alejaron’ la lluvia de la zona, perdiendo casi 50 millones de pesos en cultivos.



En plenas negociaciones con el Sitiavw para el acuerdo salarial, la directiva de la empresa informó que el modelo Golf se dejará de producir en Puebla para trasladar su producción a la fábrica central en Wolfsburgo, Alemania. Un mes después, en septiembre, se anunció que la planta de Cuautlancingo también dejaría de producir el Beetle, ya que dicho modelo será descontinuado de la gama de modelos de Volkswagen para dejarle su lugar a un nuevo modelo.



En mayo, el entonces gobernador Antonio Gali anunció que Volkswagen tenía proyectada la llegada de un nuevo modelo a la planta poblana para el 2020, el cual vendría acompañado de una gran inversión. La versión fue confirmada por la empresa al asegurar que se encuentra en un proceso de reestructuración que planea comenzar en 2020 y con el que pretende recuperar el terreno perdido en el mercado internacional.



La Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) alertó a los consumidores del mercado automotriz sobre fallas en las unidades de distintas marcas, entre ellas Volkswagen, pues se detectaron irregularidades en 91 vehículos. Las fallas se encontraron en modelos Golf y GTI año 2018, teniendo deficiencias en sus sistemas de navegación.



Las ventas de Volkswagen disminuyeron en un 18 por ciento de enero a noviembre de este año en comparación con el mismo periodo del 2017, cuando registró la venta de 175 mil 35 vehículos, mientras que este año la cifra llegó a 143 mil 269 automóviles.  Esta situación relegó a la marca alemana al tercer lugar de ventas a nivel nacional, siendo superado por Nissan y General Motors.



Ante la posibilidad de tener una crisis durante el 2018, Volkswagen le presentó a los trabajadores sindicalizados cuatro modalidades para reducir la plantilla laboral. La primera opción refiere una la liquidación del 200 por ciento. La segunda de ellas es la baja temporal de dos años con el salario integral de un año, aguinaldo y prestaciones. La tercera incluye una liquidación del 200 por ciento, 400 mil pesos además de la contratación en la planta de Silao, Guanajuato. La cuarta incluye los mismos beneficios que la tercera, con la diferencia de integrar al trabajador en la bolsa de trabajo de Audi.