Jueves, 12 de Diciembre del 2019
Viernes, 21 Diciembre 2018 02:08

Descubriendo los cómos de López Obrador

Descubriendo los cómos de López Obrador Escrito Por :   Yaxa Michel

El martes 18 de diciembre los diputados federales se dieron un agarrón con la discusión de eliminar el impuesto a la gasolina (IEPS). El argumento principal de la oposición fue que López Obrador prometió bajar el precio de la gasolina. La respuesta de los morenistas fue que la oposición es cínica e hipócrita al hacer esa petición. Y, la lógica o la explicación de por qué mantener o eliminar una política pública brilló por su ausencia.


 

Unos gritaban “que baje la gasolina” y otros “no más moches”. Las mentadas, los jalones y los empujones se convierten en el espacio idóneo para purgar las frustraciones colectivas de resentidos y ardidos, justificados detrás de la defensa del pueblo y de la patria. Lo que prevalece es decir lo que creo y lo que siento; no los argumentos racionales.

 

¿Los diputados nos representan? Desafortunadamente sí. Estamos igual los ciudadanos en redes sociales y en la calle. La gente replicamos los argumentos y las actitudes que escuchamos y leemos de aquellos a quienes apoyamos. Los humos no se calman solos. Respirar en un arranque de emociones y usar la cabeza se olvida.

 

La explicación de porqué ya no se puede subsidiar la gasolina es la misma que dio Felipe Calderón hace ocho o 10 años. Subsidiar la gasolina es carísimo, cada día más; y, el gobierno ya no tiene ese dinero. Antes ese subsidio se justificaba con los altos ingresos petroleros que tenía el país; eso es algo del pasado.

 

La explicación hoy de porqué no se puede eliminar o bajar el IEPS es la misma que dio José Antonio Meade hace dos años.  El dinero que se recauda con ese impuesto el gobierno lo necesita y lo usa para inversión, programas de asistencia o gasto corriente.

 

El gobierno de López Obrador considera que sí logrará bajar el precio de la gasolina; pero, a base de una política energética distinta en donde aumente la producción de petróleo del país y las refinerías para convertir este petróleo en gasolina barata. Pero eso no pasa de la noche a la mañana, toma según sus cálculos al menos tres años.

 

Mientras tanto, no van a tomar decisiones que pongan en riesgo la balanza de las finanzas gubernamentales. Esto quiere decir que, coinciden con Felipe Calderón y con los argumentos de Meade, no se puede ya subsidiar la gasolina, ni tampoco proponer eliminar el IEPS cuando eres gobierno. Pero cuando eres oposición, es muy fácil rezongar de cualquier impuesto y es muy redituable con el electorado.

 

Por eso, no basta con decir a qué te opones, y qué promesas haces. Hay que explicar el cómo. Este es el cómo de López Obrador. Este es el cómo que la mayoría de la gente eligió. El problema es que no lo conocían, no lo entendían, y la urgencia por ver resultados les gana a muchos. Oficialmente, el nuevo gobierno no lleva ni un mes.

 

La lógica económica sigue el mismo rumbo. Ahora viene un estilo particular para ejercer el gasto público. Por un lado, eso debe dar tranquilidad a los que se preocupaban con volverse Venezuela y con que México se volviera populista. El gran mensaje de este presupuesto debería ser tranquilidad y prudencia.

 

comments powered by Disqus