Miercoles, 05 de Mayo del 2021

Rastro de Texmelucan viola todas las normas de sanidad

Miércoles, 19 Diciembre 2018 03:21
Rastro de Texmelucan viola todas las normas de sanidad

Sacrifican ganado engordado con clembuterol. El centro de matanza siempre ha tenido problemas a pesar de que las autoridades municipales anteriores presumieron tener un rastro de primera, indica el ex inspector sanitario federal José Antonio Fragoso Astorga.

Héctor Tenorio / San Martín Texmelucan

@Diario_Cambio



La contaminación al medio ambiente y mantos acuíferos por vísceras de animales podrían derivar en la clausura del rastro municipal de San Martín Texmelucan, que desde administraciones pasadas recurrió al mal manejo de desechos de los animales que sacrifican, indicó José Antonio Fragoso Astorga, médico veterinario zootecnista.


En entrevista, el ex inspector sanitario federal señaló que cuando trabajó como inspector, el rastro de San Martín Texmelucan ya tenía serias irregularidades. “Ahora con los problemas que se presentan al interior, creo que el rastro tiene problemas muy graves y está dando motivos para su clausura”, expresó.


Destacó que el encargado del centro de matanza debe conocer a fondo la normatividad estatal y federal de sanidad e infraestructura. “Si Cofepris se da cuenta, en los próximos días va a clausurar el rastro”, advirtió.


El ex inspector sanitario federal destacó que el rastro municipal está violando todas las normas de sanidad, ya que el inmueble no cuenta con la infraestructura para mantener la limpieza ni sanidad requerida.


“Uno de los puntos más críticos es la sanidad, no se ve que la procuren como se debería ser. Imagínense, con semejante contaminación, los animales sacrificados que lleguen a caer al suelo quedarán también contaminados, lo que generará un problema de salud para la ciudadanía de Texmelucan que consuma esa carne”, reveló.


“El presidente municipal anterior se jactaba de decir que no había ganado con clembuterol, claro que sí había. En varias visitas que realicé al rastro me logré dar cuenta que se negociaba la matanza de los animales con clembuterol a diferentes horas, mientras que el ganado común y corriente se mataba en otro horario, hecho que fue cobijado por Rafael Núñez Ramírez”, destacó.